Hasta hace unas semanas estaba en la disyuntiva si debía estar al margen de las discusiones políticas a favor o en contra del proceso de cambio que en los hechos se traduce a favor o no del gobierno del MAS.

Creo que muchos compañeros que estuvimos desde el inicio participando a través del Foro y/o periódicos digitales, defendimos al Régimen Político actual en momentos críticos del país, sin ser del MAS. Sin estar tras de ninguna pega, sólo por convicción. Porque creíamos o por lo menos quien escribe estaba [mos] defendiendo el proceso del cambio.

Critiqué al régimen político actual en varios artículos, pero siempre pensando en diferenciarme con las posturas de la derecha.

Hoy con la Ley de Aduanas, con lo que está sucediendo en Potosí, con los hechos en Caranavi, con la orfandad de los hermanos del Movimiento sin tierra, con el acuerdo con la CIDOB que es muy cuestionable. Mirando atrás con esa particular Reforma Agraria que no fue más que la constitucionalización del Latifundio, con la firma de los nuevos contratos con las empresas petroleras que en los hechos también fue constitucionalizar la entrega de nuestros recursos naturales que había empezada Sánchez de Lozada. La presión para la renuncia del doctor Andrés Soliz Rada, para favorecer a las transnacionales

Lo señalado y un montón de etcéteras, estoy convencido que no se puede seguir defendiendo al MAS con el argumento del proceso de cambio, porque esa fue una ilusión nuestra pero que no estaba , no está ni estará en los planes del MAS, cambiar la estructuras económica, por donde empieza el verdadero cambio.

Ayer en el programa de los domingos en canal siete fue entrevistado el ministro Arce Catacora y me pareció verle a Sánchez Berazain o cualquier otro ministro de los gobiernos liberales. Argumentos fácilmente rebatibles:

¿Qué la Ley de Aduanas no afectará a los pequeños comerciantes, al micro comerciante y a toda la población boliviana? ¿Qué esta Ley de Aduanas sólo afectará a los grandes contrabandistas?

¿De qué viven las poblaciones de Villazón, Yacuiba, Bermejo, Puerto Suárez, Guayaramerín, Cobija? ¿Es que acaso no viven del contrabando por la falta de fuentes de trabajo? O vamos a decir como Arce Catacora que todos son grandes contrabandistas.

Hay que decir de una vez: Poblaciones enteras viven del contrabando no porque les guste esa actividad sino porque tienen que comer, tienen que mantener a sus hijos y no encuentran otra forma de llenar la olla, vestir a sus retoños y enviarles a estudiar.

¿Hay algún plan alternativo para miles y miles de miles de bolivianas y bolivianos que se quedaran sin fuente de trabajo? [sin etiquetar si esta actividad es legal o ilegal] No, en absoluto, este gobierno se caracteriza por falta de inteligencia, criterio, falta de sentido común; y, una enorme angurria por el poder que les permitirá salir de la pobreza material. Porque de su pobreza intelectual, política y ética nunca podrán salir.

Preguntémonos porque los empresarios [Que en esencia son – ellos sí – grandes contrabandistas] aplauden la aplicación de la Ley de Aduanas. ¿Es que se quieren suicidad como clase social? No, la burguesía jamás se suicidará como clase social, su tendencia natural es reproducirse a costa del hambre y la miseria del pueblo.

A estas alturas es evidente el carácter Pro burgués – gamonal, Pro imperialista: por los nuevos contratos firmados con las petroleras sin esperas las auditorias que el doctor Soliz Rada solicita, por la constitucionalización del latifundio, Ley de Aduanas y otro largo etcétera. El discurso antiimperialista de Evo Morales es sólo una diarrea verbal.

Entonces, frente a la traición del Movimiento al Socialismo a todos los bolivianos que apostamos por el proceso de cambio y le dimos reiteradas veces nuestros votos empecemos a reunir firmas para pedir la revocatoria del mandato presidencial de Evo Morales Ayma y vice presidencial de Álvaro García Linera y toda la bancada parlamentaria. Porque esto ya no es hacer el juego a la derecha, porque el MAS es la derecha misma.