(Agencias).- Los casos confirmados de influenza A (H1N1) en el país aumentaron hasta 49, de los cuales 37 se reportaron en La Paz, uno en Tarija, tres en Cochabamba, seis en Santa Cruz y dos en Beni, informó el director nacional de Epidemiología René Lennis. La tendencia epidemiológica es creciente, por lo que el Ministerio de Salud declaró alerta nacional epidemiológica por la nueva influenza humana AH1N1.

“Vemos que el virus H1N1 ha pasado a ser uno más respiratorios que circulan en nuestro país; tenemos que aprender a convivir con este virus, por lo tanto, era previsible que en cualquier momento se presentaran casos en nuestro medio”, advirtió Lennis.

El especialista explicó que la alerta significa que todos los servicios de salud y personal del área deben estar atentos a las personas con los síntomas de la nueva gripe: fiebre, tos, dolor de garganta, malestar articular, dolor muscular intenso.

El Jefe de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud de La Paz (Sedes) René Barrientos indicó que La Paz se encuentra en emergencia epidemiológica y que para contrarrestar la situación se trabaja en coordinación permanente con el Ministerio de Salud, los centros de salud y hospitales, a fin de manejar una información eficaz y realizar las acciones necesarias.

El Ministerio de Salud informó que en los próximos días adquirirá 400 mil vacunas adicionales, como una medida importante de prevención para evitar la propagación de la gripe A (H1N1). La ministra Nila Heredia explicó que el primer lote de 1,3 millones de dosis comenzó a aplicarse en abril de manera gratuita y se agotó en las últimas semanas debido al rebrote del virus.

El virus (H1N1) 2009, causa de la actual pandemia, es un virus nuevo frente al cual la mayoría de la gente tiene muy poca o ninguna protección. Por lo tanto, este virus puede causar más infecciones y muertes que la gripe estacional.

En general, hay dos tipos de vacuna contra la influenza pandémica, la vacuna inactivada y la vacuna atenuada.En Latinoamérica y el Caribe se aplica una vacuna inactivada fabricada con partes de un virus muerto. La vacuna atenuada (con virus vivos) no se debe utilizar en gestantes ni en los grupos de personas descritos anteriormente. En América, esta vacuna atenuada contra la influenza pandémica sólo está disponible en Estados Unidos y Canadá, y se aplica mediante un spray nasal (en la nariz).

Hasta principios de mayo se han administrado más de 400 millones de dosis de vacuna contra la influenza pandémica (H1N1) en el mundo. Se han aplicado más de 70 millones de dosis en 23 países de Latinoamérica y el Caribe, y se han distribuido 151 millones de dosis entre los Estados Unidos (127 millones) y Canadá (24 millones), a trabajadores de salud, grupos de mayor riesgo y población general.

Esta vacuna NO contiene mercurio, el cual ha demostrado ser tóxico. Lo que se usa es una sustancia que es fácilmente eliminada por el organismo denominada timerosal. Sus propiedades orgánicas hacen que el timerosal no sea tóxico, aunque está derivado del mercurio. El timerosal es necesario especialmente en las vacunas multidosis (un mismo frasco sirve para vacunar varias personas), precisamente para evitar que entre aplicaciones se contamine la vacuna por efecto del medioambiente.

Hay una gran cantidad de estudios realizados que no han podido encontrar asociación causal entre el timerosal y el autismo. De hecho, en algunos países que retiraron esa sustancia de casi todas las vacunas usadas en sus programas de vacunación, pensando disminuir así el número de niños con autismo, la medida no tuvo éxito. En esos países el número de niños con autismo en vez de disminuir ha continuado incrementándose, a pesar de que no usan timerosal en las vacunas. Por eso es que, al descartarse esa opción, se continúan haciendo esfuerzos especiales para tratar de encontrar las causas del autismo.

Con información de Prensa Latina y Enlared.