El Presidente Evo Morales promulgó la Ley Marco de Autonomías y Descentralización (LMAD) Andrés Ibáñez, la última de un paquete de cinco normas orgánicas que sostienen al Estado Plurinacional y a la denominada “revolución democrática y cultural” del gobierno del MAS. Se ha perpetrado un enorme retroceso en el proceso autonómico y las regiones perdieron hasta el 70 por ciento de sus competencias, lamentaron algunos líderes de la oposición, aunque otros aseguraron que la norma es “buena y saludable” porque entierra definitivamente al Estado centralista.

La Asamblea Legislativa Plurinacional aprobó las leyes de Régimen Electoral, del Órgano Judicial, del Órgano Electoral y del Tribunal Constitucional, y el sábado sancionó la LMAD, considerada la más controvertida de las cinco normas estructurales aprobadas en los últimos cuatro meses.

La LMAD consta de 149 artículos y establece un régimen de descentralización política con cuatro niveles de gobierno: autonomías departamentales, regionales, municipales e indígenas.

La norma autonómica consolida la unidad nacional y alienta la solidaridad y la complementariedad entre las regiones y el gobierno central a través de mecanismos de coordinación como el Consejo Nacional de Autonomías y el Servicio Estatal de Autonomías, aseguró el ministro de Autonomías Carlos Romero.

Según el ideólogo de la autonomía cruceña Juan Carlos Urenda, con la promulgación de la LMAD se “perpetra un enorme retroceso al proceso autonómico” y se entierra el 70 por ciento de las competencias consignadas en el estatuto autonómico de Santa Cruz. “No se están entregando competencias reales, no hay nada que festejar y debemos reconocer la derrota”, admitió Urenda.

La nueva Ley de Autonomías “aprobada por el rodillo de asambleístas del MAS es una burla al pueblo boliviano porque posterga el desarrollo de las regiones. El presidente del Estado Plurinacional se burló de los bolivianos porque hizo creer que era autonomista, al extremo que convocó a reuniones de concertación; sin embargo lo único que hizo fue imponer su proyecto, que viola más de 15 artículos de la Constitución Política del Estado”, denunció el presidente del Comité pro Santa Cruz Luis Núñez.

Los opositores cuestionan especialmente el Artículo 145, que viabiliza la destitución de gobernadores y otros funcionarios a sola acusación judicial sin esperar el fallo de la justicia; “es una norma para perseguir opositores y consolidar el centralismo”, criticó el senador cruceño German Antelo.

Los opositores denuncian también que la LMAD no desconcentra la administración de recursos económicos y recorta ingresos a las regiones, razón por la cual este lunes se cumple un paro cívico en el departamento de Potosí. Varios analistas consideran que las regiones seguirán dependiendo de las disposiciones y de la chequera del gobierno central, coartando de esta manera las facultades administrativas de las entidades territoriales autónomas y su capacidad para normar y ejecutar políticas públicas.

El ministro Romero aseguró que las gobernaciones y municipios tendrán suficiente dinero para aplicar sus autonomías sin depender de las rentas asignadas por el gobierno central. Recordó que el Estado transfiere el 43 por ciento de los fondos públicos a los departamentos y municipios, y en los últimos cinco años los ingresos regionales aumentaron 156 por ciento. Además, dijo que en las cuentas bancarias de gobernaciones y municipios hay más de 5.000 millones de bolivianos provenientes del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y de la coparticipación tributaria.

“Aunque el rodillo pudo imponerse desde el principio, ha habido cosas que son interesantes y que son avances que no dejan de ser saludables; entendemos que este proceso va a continuar y no se ha perdido nada”, comentó el gobernador de Santa Cruz Rubén Costas.

“Los pasos que damos en autonomías son imparables, los pasos que da el centralismo en la búsqueda de entorpecer este proceso no son sostenibles, y por más que tengan todo el poder y el rodillo esta situación nunca va a ser duradera”, señaló el gobernador cruceño.

Según los parlamentarios de la oposición, la ley “es buena” y su implementación y avance dependerá de cada región: “Una ley no va a cambiar la historia, esta ley es un paso intermedio, es una zancadilla, un intento de evitar lo inevitable, pero la autonomía ya está en Bolivia y va a depender de nosotros. El recurso para denunciar su inconstitucionalidad que hemos presentado no es contra la ley, es contra los artículos inconstitucionales”, precisó el senador Antelo.

Es difícil continuar y avanzar al ritmo que nosotros esperábamos, pero al menos estamos avanzando y eso es importante, comentaron los dirigentes de la oposición.

El presidente de la Federación de Asociaciones Municipales (FAM) Luis Revilla convocó a una reunión a los alcaldes para analizar el texto final de la norma y tomar una decisión final este martes. “Estamos preocupados porque creemos que ha habido un retroceso en lugar de un avance, pero vamos a revisar el texto porque nadie lo conoce, y una vez que tengamos el texto oficial vamos a pronunciarnos como Federación de Municipios”, adelantó.