(Enlared).- El Ministerio de Desarrollo Rural y Agropecuario confirmó a Enlared-Onda Local que las familias afectadas por la sequía en el Chaco son 19.595, y no “más de 41 mil”, como se difundió en algunos medios de comunicación la semana pasada. Se trata de 9.712 familias que viven en el Chaco cruceño, 7.721 en el tarijeño, y 2.162 en el chuquisaqueño.

El informe proporcionado por la Unidad de Contingencia Rural del Ministerio de Desarrollo Rural y Agropecuario, aclara que las 19.595 familias afectadas por la sequía, fueron reportadas desde el mes de octubre de 2009 hasta mayo de 2010.

Este total de familias afectadas se encuentra en 16 municipios de los tres departamentos, siete municipios en Santa Cruz, 5 en Chuquisaca y 4 en Tarija.

El Ministerio también informó que en lo relativo a la actividad agrícola, en los tres Chacos la superficie de cultivos afectada llega a 30.775 hectáreas: 12.445 en Santa Cruz, 9.440 en Tarija, y 8.890 en Chuquisaca. Los productos mayormente dañados son el maíz, frejol, maní, poroto, papa y tomate.

En cuanto al ganado que se perdió en esta sequía (de octubre de 2009 a mayo de 2010), el total de animales muertos llega a 308: 162 en Santa Cruz, 84 en Tarija y 62 en Chuquisaca; y generalmente se trata de ganado bovino y caprino.

Con todo, el reporte del Ministerio advierte que a la fecha 16.485 animales están riesgo de perecer: 7.420 en Santa Cruz, 4.804 en Tarija, y 4.261 en Chuquisaca.

El reporte también indica que el Chaco es una zona que se caracteriza por ser seca la mayor parte del año; la actividad agrícola se desarrolla entre septiembre y febrero, pero a medida que las lluvias se retrasan los agricultores lo mismo retrasan la siembra.

La otra gran actividad económica es la ganadera. Aquí, la falta de forraje y agua provoca que los animales estén débiles y vulnerables a enfermedades parasitarias.

Tomando como ejemplo el municipio de Camiri (Santa Cruz) y la variabilidad de las lluvias en la región durante los últimos 55 años, el reporte del Ministerio de Desarrollo Rural concluye que, en general, la tendencia en el Chaco es a la compensación: año bueno, año malo, año bueno, año malo.

Aunque también existen los periodos de varios años malos seguidos. Desde 1955, por ejemplo, se ha registrado la recurrencia de cuatro periodos de cuatro años malos seguidos: del 55 al 58, del 74 al 78, del 88 al 91 y, la más reciente seguidilla de años malos, que aún vive el país, de 2005 a la fecha.

La evaluación en el Chaco, que dio lugar al reporte enviado por el Ministerio, fue realizada de manera conjunta por las prefecturas, ministerios y organizaciones no gubernamentales.

En Potosí la urgencia es salvar al ganado camélido

En Potosí, la unidad de Gestión de Riesgos de la gobernación y la Unidad de Contingencia Rural del Ministerio de Desarrollo Rural, priorizan la atención del ganado camélido en los once municipios del suroeste potosino afectados por la sequía.

La desparasitación, la dotación de vitaminas y sales minerales para el ganado camélido, son las principales acciones que se desarrollarán en los próximos días, a fin de evitar la mortandad de las llamas, informó a Enlared-Onda Local el responsables de la unidad de Gestión de Riesgos de la gobernación, Jhony Callapino.

Los municipios afectados y donde se priorizara la atención, por ser considerados altamente productores de ganado camélido, son: Tomave, Uyuni, Porco, Llica, Tahua, Colcha K, San Pedro de Quemez, San Agustín, San Pablo de Lípez, Mojinete y San Antonio de Esmoruco.

“Estos son los municipios que son vulnerables permanentemente a la sequía; es por esto que en esta época de sequía esta región necesita más atención”, remarcó.

Callapino informó que si bien hasta el momento no se registró la mortandad de ganado camélido en la zona, lo que se busca es justamente evitar esta situación, para lo cual iniciaron gestiones ante la unidad de Contingencia Rural, para dotación de insumos veterinarios para el ganado.

Con relación al suministro de agua para el consumo humano y del ganado, Callapino indicó que se está realizando una valoración de la situación actual, toda vez que si bien no hubo precipitaciones, en la región existen manantiales de donde se puede proveer el líquido elemento.

De todas maneras, dijo, se esperara los informes para ver si se considera o no el traslado de agua a los municipios afectados por la sequía, considerando que recién se ingresará a la época seca.

“Precipitaciones pluviales en Potosí: en algunas partes se han presentado en exceso, y en otras como el suroeste, se ha presentado un déficit; y en esta fecha, peor todavía no hay precipitaciones”, remarcó.

Por el momento, dijo que la prioridad es la atención del ganado, que es una “fuente de vida” para las familias de la región del suroeste potosino.

En lo relativo al sector agrícola, Callapino indicó que según el último reporte, en la región fueron afectados por las sequías y vientos, aproximadamente 5.377 hectáreas de cultivos de quinua, además de otros productos.

“Como gobernación vamos a prever la ayuda para la siguiente campaña agrícola, pero necesitamos la autorización del gobierno nacional para reformular el presupuesto”, apuntó.

Camargo destina Bs 8 millones para enfrentar la sequía

La alcaldía de Camargo invertirá poco más de Bs 8 millones para la construcción de sistemas de riego y otras obras que permitan en el futuro enfrentar la sequía, informó a Enlared-Onda Local el alcalde Marco Antonio Barrera.

El burgomaestre informó que al momento, el municipio atraviesa una situación crítica a consecuencia de la falta de agua, lo que incluso estaría ocasionando problemas entre algunas comunidades.

Indicó que si bien no se tiene datos oficiales de los daños que está ocasionando la sequía, preliminarmente se conoce que están afectadas las 85 comunidades del municipio.

“Tenemos diferentes pisos ecológicos que nos permiten tener una producción variada, y lamentablemente el agua y las tomas están sufriendo una escasés, generando incluso conflictos entre comunidades hasta por el tema de agua potable”, indicó.

Esta situación, motivó a que en la reformulación del presupuesto se asignara más recursos al agua, lo que fue concertado con las mismas comunidades, que priorizaron la construcción de sistemas de riego, atajados, además del servicio de agua potable.

Barrera señaló que los ocho millones de bolivianos provendrán tanto de los recursos propios de los municipios, como de contrapartes.

El alcalde informó que al momento los técnicos del municipio aún evalúan los efectos de la sequía. Los informes serán presentados en la reunión de la Mancomunidad de los Cintis, en la que se asumirán acciones de manera conjunta.