Brasilia, París, Beigin y Accra (PL).- El gobierno brasileño liberó hoy 100 millones de reales (unos 55 millones de dólares) para atender a más de 100 mil afectados por las intensas lluvias de los últimos días. Francia declaró estado de catástrofe natural para todas las zonas del departamento Var devastadas por lluvias que dejaron un saldo de 25 muertos. En China, las peores inundaciones en 100 años damnificaron hasta ahora a más de 2,6 millones de personas. En África occidental, Ghana registra las lluvias más intensas de su historia.

Las lluvias en los estados brasileños de Alagoas y Pernambuco provocaron el desbordamiento del Río Mundaú, matando a 41 personas. La situación es más crítica en Alagoas, donde han muerto 29 personas, 607 están desaparecidas y más de 26.100 aisladas, mientras unas 47.600 tuvieron que abandonar sus lugares de residencia y alojarse en refugios habilitados en escuelas públicas. Un total de 15 mil cestas básicas de alimentos, cobertores, medicina y ropas son distribuidas entre los damnificados de ese estado.

Mientras, en Pernambuco han muerto 12 personas, no hay cifra oficial de desaparecidas, más de 17 mil 700 están aisladas y más de 24 mil 300 fueron desplazadas de sus lugares de origen.

Informaciones periodísticas desde esos territorios muestran imágenes de los daños provocados por el desbordamiento del Río Mundaú, semejantes a los de un tsunami como el ocurrido en 2004 en Indonesia.

El Ministerio de Planificación de Brasil informó que otras 75 mil cestas básicas serán enviadas a los dos estados y que 400 efectivos de la Fuerza Nacional de Seguridad están listas para desplazarse a los sitios requeridos para ayudar en la atención, la logística y la distribución de alimentos y demás vituallas. Esos hombres deben trabajar también en la reconstrucción de puentes y la instalación de generados de energía eléctrica.

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva recorrerá hoy los territorios afectados, mientras todos los ministerios están movilizados en la ayuda y se creó un Gabinete de Crisis, coordinado por el Gabinete de Seguridad Institucional para analizar la situación por las lluvias.

El ministro de Defensa Nelson Jobim visita a Alagoas y Pernambuco para hacer un levantamiento de la logística de ayuda a los damnificados. Después de una reunión con Lula, Jobim adelantó que ya fue montado un hospital de campaña para atender a los afectados.

Francia decreta catástrofe natural

Francia declaró hoy estado de catástrofe natural para todas las zonas del departamento Var (sureste), devastadas por las lluvias que dejaron un saldo de 25 muertos y cuatro desaparecidos. Este decreto permitirá a todos los afectados que posean un seguro ser indemnizados por sus aseguradoras.

El presidente francés Nicolás Sarkozy visitó ayer la región y sostuvo una reunión en la alcaldía Draguignan, la más dañada por el temporal. En el encuentro el Jefe de Estado afirmó que durante su mandato no se construirán más casas en terrenos inundables.

Pese a las referencias de un fenómeno imprevisible e inevitable, se cuestiona que el Plan de prevención de riesgos no funcionara, sobre todo, después de los 53 muertos reportados por la tempestad Xynthia, al oeste del país.

Según asociaciones ecologistas de Var, el riesgo de inundaciones era conocido por las autoridades. En el diario local Var Matin se publicó que unas 243 mil personas vivían en zonas inseguras.

El fin de semana pasado miles de personas ayudaron en las labores de reconstrucción de este territorio, en el que cayeron más de 300 milímetros de agua entre el martes y el miércoles últimos.

La intensidad de los aguaceros provocó severas inundaciones y el agua subió primero a 50 centímetros, luego a 60 y llegó a tener una altura de dos metros en Draguignan.

La mayoría de las víctimas, sorprendidas por la subida de las aguas, murieron ahogadas en sus casas o en sus autos y otros fallecieron al ser golpeados por objetos que flotaban, de acuerdo a los reportes oficiales.

Sigue lloviendo en Asia

Amplias zonas del sur de China continúan hoy enfrentadas a las consecuencias de intensas lluvias, inundaciones y desprendimientos de tierra que causaron 175 muertos y enormes daños materiales.

De acuerdo con informaciones procedentes de esa región que citan a fuentes oficiales, en la provincia de Jiangxi, el río Fuhe se desbordó y sus aguas se apoderaron de áreas de la ciudad de Fuzhou, sin que se reporten víctimas hasta el momento.

Según se precisó, en la sección de Changkai, el dique cedió a las 18:30 hora local la víspera, situación que amenazaba la seguridad y propiedades de unas 100 mil personas. La abertura en esa barrera se amplió a 400 metros a las 07:00 hora local de este martes, señaló la oficina provincial para el Control de Inundaciones y Respuesta a Sequías.

Más de dos mil soldados e igual cifra de civiles fueron movilizados para las labores de rescate y asistencia a los damnificados. Las autoridades establecieron 17 centros provisionales de alojamiento en estadios y escuelas para socorrer a las víctimas de las inundaciones.

En la provincia de Fujian, funcionarios locales dijeron que esa última adversidad y los desprendimientos de tierra asociados a ella luego de intensas lluvias causaron 76 muertos y 79 desaparecidos.

Se estima que las inundaciones, las peores en 100 años en algunas zonas de ese territorio, afectaron a dos millones 650 mil personas y destruyeron 44 mil 200 viviendas, mientras los evacuados suman más de 527 mil.

A las 175 muertes registradas hasta las 08:00 hora local la víspera por estos fenómenos en 10 provincias y regiones del sur del país, se añaden 107 desaparecidos, de acuerdo con estadísticas oficiales.

En Africa, al menos 11 personas, entre ellas cuatro niños, murieron en Ghana como consecuencia de torrenciales lluvias e inundaciones en el sur de este país africano, informó hoy la Organización Nacional de Gestión de Desastres (NADMO).

Los fallecidos se localizan en las localidades de Tema, Ashaiman y Kpone, al oeste de Accra, indicó el representante de NADMO, Kofi Portuphy.

En las demarcaciones de Tema y Ashaima -detalló- las precipitaciones provocaron el desborde de un dique y el agua destruyó numerosas viviendas.

Según la fuente, familiares de las víctimas proceden a la identificación de los cuerpos exánimes, en tanto unidades militares y la Cruz Roja realizan operaciones de rescate y ayuda a los damnificados por el aluvión.

También se reportaron grandes inundaciones en las regiones de Eastern, Central y Volta, donde existen comunidades aisladas.

Medios de prensa señalaron que las autoridades ghanesas temen que aumente el balance final de víctimas, debido al empeoramiento de las condiciones meteorológicas en el país.

Ghana sufre cada año torrenciales aguaceros, sin embargo organismos meteorológicos afirmaron que las últimas lluvias fueron las más intensas en la historia de este país de África occidental.

Togo, Estado africano vecino de Ghana, también sufre los embates de persistentes lluvias e inundaciones.

Impactos en América del Sur

Según datos del Centro para la Investigación sobre la Epide­miología de los Desastres (CRED por su sigla en inglés), Sudamérica sufrió entre 2008 y lo que va de 2010 un total de 55 eventos extremos: 33 inundaciones, 8 aludes, 7 sequías y 5 tormentas extremas. Los registros totalizan 1.152fallecidosycasi7millones de afectados.

Las lluvias fueron intensas en varios países. Los impactos más serios se observaron en Perú, seguido por Brasil y Colombia. Uruguay, luego de la intensa sequía, que se prolongó durante casi todo el 2009, fue azotado en no­viembre por intensas lluvias que dejaron cerca de 5.000 personas damnificadas.

El costo de los desastres naturales ocurridos en América del sur en 2009 supera los 10 mil millones de dólares, por encima del promedio de los años anteriores, según el informe Tendencias en ambiente y desarrollo en América del Sur, publicado por el Centro Latino Americano de Ecología Social (CLAES) de Montevideo en 2010.