El fiscal general de la República Mario Uribe, instruyó al fiscal de Distrito de Potosí, Sandro Fuertes Miranda, disponer de oficio la investigación penal por los hechos ocurridos en la comunidad de Saca Saca del Municipio de Uncía.

“En conocimiento por los medios de comunicación, de los hechos ocurridos en la comunidad de Saca Saca del Municipio de Uncía, que pueden configurar delitos, corresponde la intervención del Ministerio Público, en consecuencia, con la facultad otorgada por los Arts. 3, 6, 14, incs. 1), 2), 3) y 9), 33 y 36 Incs. 2) y 7) de la Ley Orgánica del Ministerio Público, se instruye a su autoridad, para que en estricto cumplimiento a sus atribuciones legales, ante la noticia fehaciente de haberse cometido hechos de connotación penal, disponga de oficio el inicio de investigación penal en contra del autor o autores, conforme al Art. 289 del Código de Procedimiento Penal, y disponga que una comisión de Fiscales de Materia proceda la averiguación de los hechos”, dice el instructivo.

El documento recuerda que el Ministerio Público por por mandato del artículo 225 de la Constitución, tiene como atribución constitucional defender la legalidad, los intereses generales de la sociedad y ejercer la acción penal pública de acuerdo con los principios de legalidad, oportunidad, objetividad, responsabilidad, autonomía, unidad y jerarquía.

Además recuerda que por mandato de las leyes vigentes este órgano constitucional “tiene la obligación de promover la acción de penal pública toda vez que tenga conocimiento fehaciente de un hecho punible, observando estrictamente el principio de probidad, cual lo exige el Art. 8 del mismo cuerpo legal; y, en el ejercicio de sus funciones tiene que actuar dentro del marco de la legalidad, preservando el respeto a los derechos humanos conforme lo determina el Art. 14 inc. 9 de la ley referida”.

El domingo cuatro policías fueron secuestrados y linchados por campesinos de la región de Uncía al confundirlos con ladrones. Sus cadáveres hasta ahora no fueron recuperados.

Un cabildo abierto de campesinos de la región declaró a la zona como un territorio libre.