¡Se dijo! Existen posibilidades de esta posibilidad. Evidentemente con un fuerte agradecimiento a Enrique García, economista que apoyó siempre a Bolivia en esa institución. Porque el LIBOR comenzará a subir y vale la pena hacer ganar a nuestros ahorristas, lo que la banca comercial privada no les paga, tanta es la abundancia de sus disponibilidades (no prefiere, no sabe prestar), y hacerlo desde las ventanillas del Banco Central de Bolivia.

Un somero análisis de la situación de las Reservas Internacionales del BCB nos induce a unos USD 8.500 millones redondos con un casi 100% de las inversiones realizadas a corto plazo para disminuir riesgos, sin que esto afecte enormemente las tasas de interés. Están bajo la responsabilidad de David Espinoza, su Gerente de Operaciones Internacionales. Lo hizo muy bien antes de mayo 2006 con USD 1.600 millones y mejor aún después durante la Presidencia de Raúl Garrón de dos años y medio, cuando sobrepasó los USD 7.000 millones. Mereció su confianza, porque simplemente se trataba de un profesional economista de primera y de vasta experiencia en lo que devino su especialidad, basado en el principio básico de que el BCB no es una banca de inversión y sobretodo debe buscar seguridad, así como preservación del capital. Evidentemente, bienvenida la rentabilidad, pero sin arriesgar lo que es primero. De estos USD 8.500, unos USD 1.000 millones son oro y un 20% de Euros, USD 1.500 millones comprados a partir de finales del 2008 para diversificar sus monedas fuertes y al mismo tiempo el riesgo cambiario internacional, cuando el Euro llegó a UDS 1,30, pasando por USD 1,50 y ahora a USD 1,20. Claro que por el lado del oro hubo una satisfactoria compensación. Principio mismo de la diversificación.

Durante la crisis del sub prime, quedó claro en mi artículo del 15 de octubre 2008 como para sugerir que el BCB no precipite la compra de Euros porque definitivamente el dólar estadounidenses estaba “Quebrado Temporalmente”. Es demasiada la capacidad productiva y de productividad de los Estados Unidos, además de sus rápidas reacciones que obligan a morder la bala a quienes lo tengan que hacer, mientras los europeos son más lentos. Es decir, no correspondía hacerse de Euros, salvo aquellos muy necesarios para una mínima diversificación. Los Estados Unidos pudieron estar “quebrados” pero nunca pobres. Lo primero es temporalmente, lo segundo es eterno para la mayoría de los que lo son. Hoy Bolivia tiene una Deuda Externa de USD 2.500 millones de los cuales USD 1.000 millones a la CAF a un 2% sobre LIBOR, que dos años antes llegó a costar hasta ¡6% sobre LIBOR! Por el lado de su Deuda Interna, adeuda USD 3.200 millones, de los cuales USD 1.800 millones son a las AFP´s y USD 1.200 por OMA´s etc. debidamente respaldadas. Es decir el país tiene amplio margen de maniobra y podría pagar la deuda de la CAF con intereses, los que aumentarán, y de este modo favorecer a nuestros ahorristas internos.