El gobierno prevé pagar al menos 50 millones de dólares en indemnizaciones a las empresas generadoras de electricidad Guaracachi, Corani y Valle Hermoso estatizadas el 1 de mayo mediante Decreto Supremo 494, sin contar el pago a la Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica Cochabamba (Elfec).

El gobierno negoció durante ocho meses con el grupo francés GDF Suez (que controlaba Corani a través de su filial Inversiones Ecoenergy Bolivia); con la británica Rurelec PCL que administraba Guaracachi y con The Bolivian Generatings Group a cargo de Valle Hermoso, el traspaso de sus acciones a la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), sin alcanzar resultados positivos, informó el Vicepresidente Álvaro García Linera.

García Linera reveló que las transnacionales pedían al Estado el doble y hasta el triple del valor de su paquete accionario. “Las empresas no pueden decir que hubo una actitud unilateral y una acción desprevenida. Hubo casi un año de negociaciones muy intensas, con propuestas concretas del gobierno y como no se pudo avanzar se tuvo que tomar una medida que está en nuestra Constitución”, explicó. (ABI)

El ministro de Hidrocarburos y Energía Fernando Vincenti convocó a los accionistas de las empresas a iniciar negociaciones amigables para traspasar sus acciones a ENDE.

Los ejecutivos de ENDE y de la Cooperativa de Teléfonos de Cochabamba (COMTECO), dueña del paquete mayoritario de de Elfec, iniciaron negociaciones para la transferencia de las acciones al Estado. “COMTECO no cuestiona ni objeta la política de Gobierno establecida en el DS 0494. CMTECO centrará sus acciones en la restitución a favor de los socios del valor de la inversión en ELFEC”, anunció la telefónica.

Según los Tratados para la Promoción y Protección de Inversiones suscritos por Bolivia con Francia e Inglaterra, el gobierno tiene seis meses de plazo para negociar con las empresas antes de recurrir a un arbitraje internacional en el Centro Internacional de Arreglos de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), al que Bolivia renunció en 2007, en la Cámara de Comercio Internacional o en un Tribunal Ad Hoc de la Comisión para el Derecho Mercantil Internacional de Naciones Unidas.

El gobierno británico criticó la estatización de las empresas eléctricas, mientras que Francia apoyó la medida, siempre y cuando se indemnice al grupo GDF-Suez y a su filial Inversiones Econergy Bolivia SA. “Francia respeta el derecho soberano del Estado boliviano de garantizar el control directo de sus recursos naturales, pero espera que la nacionalización sea acompañada de una indemnización rápida y adecuada”, declaró el gobierno francés en un comunicado.

Rurelec dice que habría invertido 110 millones de dólares en Bolivia, mientras que Guaracachi calcula que el valor en libros de sus acciones ascendería a más de 70 millones de dólares.

La ministra de Planificación del Desarrollo Viviana Caro prometió que el gobierno boliviano indemnizará a las empresas perjudicadas y que pagará un precio justo por las acciones, luego de que una firma autorizada haga una revisión contable de su patrimonio y valorice sus inversiones.

“Nosotros teníamos una información contable de aproximadamente 50 millones de dólares, sujeto a revisión”, estimó la ministra Caro, y recordó que un crédito de 1.000 millones de dólares otorgado por el Banco Central de Bolivia (BCB) podría cubrir ese gasto.

El Presupuesto General de la Nación 2010 consigna el crédito del BCB para financiar la instalación de plantas generadoras e hidroeléctricas. Ahora esos fondos podrían ser utilizados “como inversión en acciones”, es decir en la compra de las acciones de las eléctricas, comentó Caro.