Cambio climático, cambio de sistema

Carlos F. Toranzos

diciembre 15, 2009Publicado el: 3 min. + -

La historia parece que se repite de una manera burlesca y asombrosa. Los países desarrollados, industrializados y poderosos, quieren ahora hacer aparecer a los países pobres como los culpables, en partes iguales, del calentamiento climático.

Cuando se piensa en solo lo elemental, la generación de basura, los países desarrollados generan más del 75 por ciento de la basura mundial; generan mas gasto energético que los países pobres y consumen mas madera, mas papel y mas de todo que los países en desarrollo. Sin embargo los países ricos quieren que los pobres paguen lo que ellos, al final, son los responsables.

El tema se agudiza cuando se quiere ideologizar el tema del calentamiento climático. Cuando los países ricos, quieren hacernos creer que somos todos responsables del calentamiento terrestre, están aplicando la ley del poderoso. Es su abuso de los recursos el culpable. Si somos culpables lo somos en la medida que tenemos que satisfacer las demandas del mundo capitalista.

Los recursos naturales básicos como el agua, han sido declarados mercancía por tanto susceptible a venta y a la privatización de los recursos. Los bosques y las montañas, los mares y los lagos, son patrimonio de la humanidad no de un sistema que quiere hacernos creer que todos somos igual de culpables.

Copenhague no será ni mucho menos un triunfo de los países más pobres, por tanto los más afectados, si los países ricos no toman en serio la reducción de emisión de monóxido de carbono.

Las cifras que quieren manejar son irrisorias y los plazos que quieren poner para que los países pobres avancen ridículos. No hay intención de poner la crisis del calentamiento en primer plano y verla como una amenaza global donde los perdedores serán los más pobres.La industrialización generó miserias bárbaras, el calentamiento global ya esta creando miserias horripilantes.

El culpable de todo esto no es el desarrollo -entendido como crecimiento tomando en cuenta la fragilidad de la Pachamama- sino el crecimiento que tiene por único fin la generación de ganancias. El sistema capitalista ha demostrado ser el que mata y culpa de sus crímenes a los otros.

Es ahora y no en otra reunión donde se deben dar las soluciones al problema que por primera vez en la historia del planeta, está demostrando ser el más destructor.

Los países en desarrollo necesitan que los ricos depongan su vergonzosa actitud de ser protectores de la vida cuando están realmente matándola con tormentas, con incendios con inundaciones.

Bolivia, con otros países está a la vanguardia de la protección del planeta, pero necesitamos que se tome en serio nuestro horror a lo que quieren acordar los ricos. Los presidentes de más de 100 países firmarán pronto el acuerdo. Es debería se el momento para que Evo Morales hable claro y desenmascare a los que a título de defensores planetarios pactan su destrucción a puerta cerrada.

El equipo boliviano presente en Copenhague ha hecho buen trabajo al denunciar la trampa que querían los ricos hacerla pasar desapercibida.

Atrás