Se ha muerto Mercedes Sosa. Llego de la selva, y lo primero que me entero es que la gorda falleció. Se me encogió el alma: sentí -y se le dije a alguno- que ahora -que ahora, o sea: cuando estamos librando la batalla decisiva por la autodeterminación de Nuestra América-, siento que perdemos un símbolo, un baluarte, un ícono.

Nos quedamos más solos, y más afónicos, para enfrentar a los enemigos de siempre.

Lo que representó/a la Sosa lo juzgarán los que se dedican a eso: para mí, la Señora Mercedes Sosa fue y siempre será la compañera de tantas noches de fiebre por defender y hermanar a la Patria Grande, por defenderla y hermanarla siempre desde aquí, desde donde escribo, desde Bolivia.

Mercedes Sosa es un símbolo y un baluarte de la América que busca redimirse.

De lo que lucha. De lo que no se rinde.Estaré/mos más solo/sPero no me voy a rendir. No nos rendiremos.Llevaré/mos siempre en el alma su Luna tucumana.Y hasta la victoria siempre.Descansa en paz, Mercedes.Descansa en paz, Compañera, Hermana, Amiga, Mercedes Sosa.