El valor de las exportaciones disminuyó casi 630 millones de dólares hasta abril (29%). El volumen exportado (5,1 millones de toneladas) cayó 24%, informó el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) en base a datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

La caída de casi 24% del volumen exportado explica en gran parte por qué el valor de las ventas disminuyó en 29% hasta abril (de 2.151 a 1.524 millones de dólares respecto a igual lapso de 2008). Si hasta abril la baja en el volumen incidió más que el “efecto-precio” en la caída de las exportaciones, lo peor aún estaría por venir si se profundiza más la crisis.

El valor de las ventas bolivianas cayó tanto por la baja de precios como por los menores volúmenes de exportación casi en todos los renglones.

La venta de hidrocarburos declinó 27% respecto al primer cuatrimestre de 2008, con una merma de 355 millones de dólares. El volumen de minerales exportados se incrementó 11%, pero su valor disminuyó en 157 millones de dólares.

El volumen de las exportaciones no tradicionales se redujo 17%: soya y derivados (-128.000 toneladas), maderas (-7.800 toneladas), azúcar (-7.600 toneladas); cueros (-1.400 toneladas) y otros (-20.000 toneladas). Amortiguaron la caída global la expansión del volumen exportado de girasol y joyería.

Según el IBCE, los exportadores bolivianos enfrentan literalmente una “tormenta perfecta”: no pueden colocar más volúmenes por la recesión; el proteccionismo abierto (salvaguardias) o disfrazado (trabas paraarancelarias) cierra los mercados; hay “vallas invisibles” por las devaluaciones en el exterior, mientras Bolivia mantiene “anclado” su tipo de cambio; pérdida de mercados preferenciales (ATPDEA) y ausencia de reales alternativas; restricciones (prohibiciones y cupos) en Bolivia para exportar alimentos.

Los productos no tradicionales que sufrieron la mayor disminución en sus volúmenes exportados fueron la torta de soya, con una caída 122 mil toneladas; azúcar refinada (8.000 toneladas); madera aserrada (6.000), alcohol etílico (6); aceite en bruto de soya (5); plátanos frescos (2,5); grano de soya (2); aceite refinado de soya (2); y, cueros y pieles curtidos de bovino (1.000), entre otros.