Representantes del oficialismo y de la oposición reinstalaron la sesión de Congreso para aprobar en detalle la Ley de Régimen Electoral Transitorio en la madrugada del 13 de abril, luego de que la Corte Nacional Electoral (CNE) confirmó que está en condiciones de elaborar un nuevo Padrón Electoral biométrico para las elecciones generales del 6 de diciembre con una inversión mínima de 35 millones de dólares.

El sábado, el Presidente Evo Morales aceptó que la CNE elabore un nuevo Padrón, principal condición impuesta por la oposición para aprobar una ley electoral que viabilice los comicios presidenciales del 6 de diciembre.

“Celebro que hoy domingo de Pascua, jornada de resurrección, tengamos la posibilidad de resucitar el consenso y el diálogo luego de que el gobierno reconoció que un Padrón confiable es central para garantizar la confianza al ciudadano boliviano al momento de emitir su sufragio”, dijo el jefe de Podemos Jorge Quiroga, principal fuerza opositora en el Congreso.

“Los cercos, los circos, los surcos, las renuncias de cenicientas de medianoche, los juicios, las maniobras arteras y violentas en el Parlamento, las jornadas de dietas son accesorios; el tema de fondo y la ‘madre del cordero‘ era el Padrón, porque si un Padrón esta contaminado y es sucio, no da confianza, nada sirve, ningún presidente, prefecto o alcalde serían legítimos”, comentó Quiroga.

El presidente del Senado Oscar Ortiz (Podemos) consideró muy acertada la decisión del Presidente de reconocer que el nuevo Padrón “recoge un sentimiento ciudadano de elecciones limpias, da seguridad de que nuestro voto va a ser respetado y no manipulado, y además es una medida que va a fortalecer la democracia boliviana”.

El Vicepresidente del país y presidente nato del Congreso Álvaro García Linera reinstaló a las 23:45 del domingo 12 de abril la sesión de Congreso que debe aprobar en detalle el texto de la Ley de Régimen Electoral, y declaró un nuevo cuarto intermedio hasta la 1:30 del 13 de abril para dar más tiempo a la comisión multipartidaria, que hasta la media noche del domingo había logrado consensuar más de 50 artículos de los 80 que contiene la norma.

García Linera declaró anoche que la Ley Electoral sería aprobada en la madrugada de este lunes.

Las condiciones de la CNE

Desde septiembre de 2008, la CNE diseña un nuevo Padrón que identifica a los electores a través de la biometría, es decir la tecnología para captar, medir y analizar las características físicas y del comportamiento humanas con el propósito de autentificación.

El proyecto Euler de identidad electoral concluyó su fase de diseño estratégico que incluye la captura de datos (huellas, fotografía, firma y datos personas) y la extensión de la credencial electoral.

La CNE contó con el apoyo de cinco comisiones de expertos de Canadá, una misión del Instituto Federal Electoral de México, una auditoría del registro electoral realizada por expertos independientes contratados por la OEA, una misión del Departamento de Asuntos Políticos de Naciones Unidas y el análisis de varias misiones de observaciones electoral que participaron en el referéndum constituyente del 25 de enero de 2009.

El año pasado, un vocal de la CNE manifestó al diputado Arturo Murillo que era posible hacer un nuevo padrón electoral biométrico antes de las elecciones de diciembre, recordó Samuel Doria Medina, jefe de Unidad Nacional.

El 7 de abril, vocales de la CNE explicaron a los legisladores que en circunstancias normales y bajo las actuales condiciones legales y procedimentales no era posible contar con un Padrón con tecnología biométrica para las elecciones de diciembre.

El presidente de la CNE José Luis Exeni señaló que se podía hacer un Padrón biométrico desde cero en Buenos Aires, Madrid y Washington, y tal vez en Tarija y Chuquisaca, pero no en todos los departamentos de Bolivia.

“Fue una inconsistencia y una falacia”, observó Tuto, quien aseguró que se podía re empadronar a todos los ciudadanos en 120 días si se facilitaban a la CNE recursos y autorizaciones legales para agilizar trámites y contrataciones.

El 12 de abril, la Sala Plena de la CNE envió una carta a García Linera y al ministro de Autonomías Carlos Romero confirmando que existen posibilidades normativas administrativas y técnico operativas para realizar el Padrón biométrico para las elecciones del 6 de diciembre, incluyendo la gestión del voto de los bolivianos residentes en el extranjero.

Sin embargo, el Organo Electoral precisó que esa tarea está sujeta a condiciones legales, operativas y administrativas imprescindibles.

La CNE recalca que no debería realizarse ningún proceso electoral o referendario antes del 6 de diciembre de 2009, como por ejemplo los referéndums autonómicos propuestos para julio o agosto, los cuales deberían celebrarse de manera conjunta con las elecciones generales.

Además, el organismo electoral exige que los plazos electorales fijados en el Código Electoral para el cierre de inscripción ciudadana, actualización del Padrón y otros plazos conexos deberían ser definidos por el Organo Electoral, precisión que debe incluirse de manera expresa en el Ley de Régimen Electoral Transitorio.

La CNE requiere un marco normativo de excepción que le permita contar con procedimientos y plazos especiales para la contratación y adquisición de bienes y servicios; y un presupuesto suficiente y oportuno estimado en 35 millones de dólares, la mayor parte para adquirir tecnología y equipamiento para la captura biométrica.

La CNE asegura que el país contará con un Padrón biométrico para diciembre de 2009, pero la credencial electoral se extendería en la siguiente gestión. Además, no está prevista la posibilidad de realizar ninguna modalidad de votación electrónica.

Decisiones políticas

El gobierno de Evo Morales se privará de comprar un avión presidencial valuado en 15 millones de dólares para financiar el nuevo Padrón.

Creemos fundamental sostener una reunión con la Sala Plena de la CNE de manera que estemos seguros que la ley contenga todas las disposiciones en materia de procedimientos legales y administrativos y recursos económicos para desarrollar un empadronamiento general, dijo Ortiz.

En su criterio, la ley debe establecer claramente que tanto el Ministerio de Gobierno como la Policía Nacional abran su base de datos a la CNE de tal manera que la información de los certificados de nacimiento coincida con la información de la cédula de identidad y del Padrón Electoral.

La oposición exige que en el empadronamiento participen observadores internacionales de Naciones Unidas o la Unión Europa, y también delegados de partidos, agrupaciones y pueblos indígenas inscritos en el registro de la Corte.

Los opositores tenían previsto lanzar este lunes una campaña simultánea en todo el país para preguntar al pueblo boliviano si quiere un padrón limpio y elecciones limpias, anunció el presidente del Comité pro Santa Cruz Luis Núñez. Se imprimieron libros para recolectar firmas en plazas y calles de ciudades capitales, provincias y municipios.

Se trataba de una iniciativa popular ciudadana por un nuevo Padrón, elecciones limpias y una CNE imparcial que garantice la igualdad de participación de todos los ciudadanos, independientemente de su origen étnico.

La oposición le teme al voto porque además de adolecer de proyecto político, carece de líderes capaces de despertar respaldo popular. Semejante falta de ideas y candidatos los lleva a bloquear la ley electoral requerida para regir los comicios generales del 6 de diciembre, aseguró el ministro de Gobierno Alfredo Rada.

Según Rada, el “programa patético” y la oferta electoral de la derecha son la “ociosidad, el incumplimiento de deberes, la vagancia, la flojera institucionalizada permanente y el odio”.