Corrupción en la política

Rodolfo Faggioni

febrero 2, 2009Publicado el: 3 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

La corrupción política es un fenómeno que existe en todas las sociedades del mundo, y que se hacia todas las direcciones del planeta habitado por los bípedos implumes.

Naturalmente no prolifera en todas partes con la misma intensidad y no siempre este desvastante fenómeno se presenta del mismo modo.

Ninguna organización política es inmune de este “cáncer social”. La corrupción no tiene color, símbolo o bandera. Se anida en los lugares más impensables e interesa desde el más desconocido empleado municipal, al más “iluminado” ministro de la república.

Entre estos países donde la corrupción es mayor, se encuentran casi todos los países africanos y muchos latinoamericanos, esto significa que la corrupción imperversa entre los países del Tercer Mundo.

En la clasificación mundial de los países donde la corrupción es mayor, Bolivia se encuentra en el lugar n° 102 entre los 180 países del mundo, según la autorable agencia no gubernamental Trasparency International, en otras palabras, delante de Bolivia hay 78 países donde la vida política y administrativa es menos corrompida.

Dado que en estos últimos tiempos la corrupción política boliviana está aumentando, no es difícil que dentro de poco nos encontremos entre los últimos países del mundo corrompido, junto a Somalia que ocupa el último lugar en la clasificación mundial.

Cierto es, que si se continúa de este paso, mejor dicho, si los hombres y las mujeres que nos representan en las administraciones gobernativas continúan en el afán de la corrupción para un beneficio personal, las personas honestas se sentirán frustadas e impotentes ante el dilagar de este fenómeno antisocial. La gente percibe que la corrupción es visible en las diferentes instituciones públicas del aparato gubernamental y advierte que por lo general los actos de corrupción quedan en la absoluta impunidad y encubrimiento.

Las grandes expectativas que los bolivianos habían depositado en el nuevo gobierno, se están viendo frustadas por la proliferación de actos de corrupción que se están verificando es estos últimos tiempos.

No obstante que la Convención Interamericana contra la corrupción haya constituído un compromiso internacional para promocionar el buen gobierno y el sistema más amplio de cooperación contra la impunidad firmada en Caracas el 29 de marzo de 1996, la corrupción en muchos países latinoamericanos continúa.

Atrás