Senadores opositores le temen al voto masista en Argentina y España

Bolivianos residentes en el extranjero no votarán en el referéndum del 25 de enero

Redacción Bolpress

diciembre 5, 2008Publicado el: 3 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Los partidos políticos de oposición que controlan la Cámara de Senadores bloquearon durante varios meses el proyecto de Ley del voto de bolivianos residentes en el extranjero, y postergaron su tratamiento hasta la próxima legislatura. Los compatriotas migrantes no podrán votar en el referéndum constitucional del 25 de enero, y no se garantiza su participación en las elecciones generales de diciembre de 2009.

Tras ser aprobado en la Cámara de Diputados en abril, el proyecto de Ley del voto en el extranjero fue remitido a la Cámara de Senadores y se trancó en la Comisión de Constitución. Según la Constitución Política del Estado (CPE), la Cámara revisora tenía 20 días para tratar el proyecto, plazo que venció en mayo.

El oficialismo presentó un informe de minoría a la Comisión de Constitución y Régimen Electoral del Senado el 8 de septiembre, pero esa instancia no le dio el tratamiento correspondiente en los plazos estipulados y ni siquiera remitió el documento al Comité Electoral del Senado.

La oposición vetó el proyecto de ley con el argumento de que los consulados y las embajadas no son capaces de ejercer un control electoral confiable. El presidente del Senado Óscar Ortiz (Podemos) dijo que la prioridad era "recuperar la confianza en nuestro sistema electoral interno y desarrollar un sistema que nos permita tener la confianza de que los votos en el exterior no sean manipulados por el gobierno".

El senador Roger Pinto (Podemos) comentó que primero debía perfeccionarse el manejo del Padrón Electoral en el extranjero, la forma de votación y el conteo de los votos, ya que dejar este trabajo "en manos de cónsules y embajadores que pertenecen al oficialismo no tiene ningún sentido".

"Al MAS le interesa apurar la votación internacional, sobre todo por España y el norte de Argentina; pero se debe tomar en cuenta a todos los inmigrantes y no sólo a las facciones que apoyan al oficialismo", declaró Pinto.

El Congreso amplió de 90 a 120 las sesiones de la presente legislatura para atender asuntos pendientes, entre ellos la ley del voto de compatriotas en el exterior. Sin embargo, hace algunas semanas oficialistas y opositores desestimaron su aprobación debido al poco tiempo que queda para preparar el primer proceso eleccionario en el extranjero.

No vamos a mentirles (a los migrantes), sería hacerles guardar falsas esperanzas; ya se ha emitido un cronograma electoral y no se puede realizar ninguna alteración más. Por eso, aunque hagamos el esfuerzo, no pueden emitir su voto el 25 de enero; lo podrán hacer en las elecciones de diciembre del 2009", dijo el senador Félix Rojas (MAS) hace dos semanas.

Pinto recordó que las leyes no son retroactivas, y por tanto es poco probable la aplicación del proyecto de ley en el referéndum del 25 de enero de 2009.

Muchos bolivianos residentes en el exterior llegaron a la sede de gobierno y tomaron medidas drásticas exigiendo la aprobación de la Ley. En algún momento, 40 personas instalaron piquetes de huelga de hambre en Buenos Aires y Arica. Otro grupo ayunó en un sindicato fabril de La Paz, y se comentó que residentes en Uruguay, Brasil y Alemania asumieron medidas similares.

"Negarnos el derecho constitucional al voto es discriminación y eso es inaceptable en un estado democrático", reclamaron en reiteradas oportunidades las comunidades de bolivianos residentes en varios países de América y Europa.

Atrás