Argentina: La zaga de un fallo fallado

Alberto Buela

diciembre 2, 2008Publicado el: 4 min. + -

Es bueno escribir sobre un tema y tener una opinión disidente al resto, a lo políticamente correcto, y saber que no se está solo en la tarea.

Se me han sumado dos compañeros de ruta: el biólogo Octavio Ortiz de Zárate1 y el prestigioso abogado laboralista Oscar Valdovinos (**2). Sin contar con Julio Godio (***3), pájaro que no es de mi devoción.

Qué dice Ortiz de Zárate que solo existen en Argentina dos organizaciones con "espíritu de permanencia" frente al Estado: la Iglesia y las Organizaciones Sindicales. Un obispo ó un dirigente sindical saben que tratarán con sucesivos presidentes, ministros, secretarios y demás representantes del Estado y saben que ellos permanecerán cuando los otros hayan pasado al crepúsculo.

Que dice Valdovinos (Clarín 24-11-08) que el movimiento sindical argentino respeta la libertad pero favorece la unidad de representación. El fallo de la Corte atenta contra la unidad de representación en la negociación colectiva. Los daños colaterales de esta medida podrían ser gravísimos.

Que dice Godio, el fallo puede derivar en una desorganización política del país.

Y cómo terminan los tres; apelando a la madurez de los trabajadores que ya pudieron sortear las trampas tendidas por las dictaduras del 55 y el 76. Confiando en eso que denomina tan acertadamente Ortiz de Zárate: "espíritu de permanencia de los dirigentes sindicales".

Nosotros no queremos invalidar estas tesis, pero tampoco aceptamos que debamos esperar sin actuar, confiados en una especie de "fuerza de las cosas" según la cual las Organizaciones Sindicales van a superar naturalmente este escollo contra ellas como es el fallo de la Corte.

Acá hay algo más grave, esta medida es una puñalada al corazón mismo del modelo sindical argentino y no una medida más como los fueron el decreto 9.270 de 1956 que derogó la personería gremial y bajo el nombre de "libertad sindical" y de "pluralidad sindical" propuso crear tantos sindicatos por rama o actividad como quisieran los trabajadores. (lo mismo que hoy propone la CTA).

También la ley 22.105 de 1979 de la Dictadura Militar que obró en el mismo sentido. Ni la resolución 250 del ministro Tomada que permitió que ATE hiciera elecciones en las Fuerzas Armadas habiendo ya un sindicato más representativo como PECIFA (personal civil de las fuerzas armadas).

Hoy el tema es gravísimo porque este es un fallo que tiene varios padres: a) los 32 gremios democráticos para los que el peronismo es fascismo sostenedor del ideario de un socialista como el juez Fait, su alegre vocero. b) la OIT y su convenio 87 de "libertad sindical" entendida como la entendió la Revolución Libertadora. c) la patronal gorila que con este fallo va a nombrar ella a los delegados de fábrica y no los sindicatos.

El fallo encarna lo más granado de lo "políticamente correcto", de lo que se debe pensar para llegar a ser "progresista e ilustrado". Por eso Valdovinos sostiene que "la Corte ha obrado con ligereza, actuando más como si se tratara de un ejercicio teórico propio del ámbito académico pero impropio de la responsabilidad de quien encabeza uno de los poderes del Estado". Así, oponerse a este fallo supone ser catalogado de troglodita, reaccionario y, por qué no, fascista. Y este es un sayo que ninguno de los abogados de la CGT se quiere poner, por eso buscan la falsa salida de la "neutralización jurídica del fallo". El fallo es dañino y pernicioso eo ipso, por sí mismo para toda la sociedad en su conjunto.

¿Qué hacer? Fue la pregunta de Lenín. Nosotros creemos que no cabe a las organizaciones sindicales ni replegarse para solo "cuidar la quinta" ni a buscar las chicanas y neutralización jurídica. Acá hay que tomar una medida de fuerza político-social en el momento oportuno (que lo conocerá la conducción de la CGT) hasta conmover las estructuras y la conciencia de los hombres que han posibilitado tomar tan desastrosa medida para la sociedad en su conjunto. Este es un fallo que va lisa y llanamente contra el bien común de la Nación Argentina. Va directamente en contra de la felicidad del pueblo y la grandeza de la Nación. Va contra la idea central del peronismo de construir una Comunidad Organizada.

1 Biólogo colaborador de la CGT

2 Laboralista, fundador del PI, compañero del Che y abogado de la Unión Ferroviaria

3Sociólogo socialista becario desde hace años del Sindicato de Comercio

Atrás