Nuevos Kosovos

Isaac Bigio

agosto 13, 2008Publicado el: 3 min. + -

La ONU reconoció la independencia de las 23 repúblicas que antes formaron parte de las federaciones socialistas de Checoeslovaquia, Yugoeslavia y la URSS. Sin embargo, dudaba en aceptar la soberanía de algunas regiones internas que estas repúblicas hubiesen tenido.

Una vez que se ha reconocido la separación de la provincia de Kosovo ante Serbia, entonces se abre la posibilidad legal para que otras naciones que ejercen una independencia de facto busquen entrar a la ONU. Estos son los casos de las repúblicas pro-rusas de Transdniestria en Moldavia y de Abjasia y Osetia del Sur en Georgia.

Washington aceptó la independencia de Kosovo porque quería minar a su rival serbio y porque ésta quiere entrar a la UE. Sin embargo, no puede aceptar dividir a países amigos como Moldavia y, especialmente, Georgia.

Rusia se erige como el gran protector de esas tres repúblicas, aunque en su propio territorio ha reprimido brutalmente a Chechenia cuando ésta declaró su soberanía. La autodeterminación nacional es un principio que proclaman Bush y Putin pero que ambos supeditan a sus ambiciones.

George y Georgia

Tras la desintegración de la Unión Soviética casi todos los gobiernos de Europa oriental han girado hacia la Unión Europea y hacia la OTAN. Las excepciones han sido Serbia, Bielorrusia y Rusia, quienes, si bien han restablecido el capitalismo, aún quieren mantener un rumbo distinto al que preconizan Washington o Berlín. Serbia ha quedado más aislada después que recientemente Montenegro y Kosovo se le han separado buscando entrar en la euro-zona. Rusia ha venido viendo como sus antiguas dependencias ex soviéticas a su oeste (como Lituania, Letonia, Estonia, Moldavia y Ucrania) giran en torno a la UE.

El presidente de Georgia Saakashvili, por su parte, se ha convertido en el mayor hincha de George Bush en el Cáucaso. A Rusia le inconforma ello y que hoy este país sea el puente por el que pasa un ducto que conecta los hidrocarburos del Mar Caspio con el Mediterráneo sin pasar por su territorio y rompiendo el monopolio gasífero ruso hacia Europa. Para contrarrestar el avance de EEUU en su entorno, Moscú ampara a dos regiones separatistas de Georgia (Osetia del Sur y Abjasia). Estas dos, al igual que Transdniestria en Moldava, son repúblicas independientes de facto, aunque la ONU no les reconozca. Ahora que Occidente acepta la soberanía de Kosovo, Rusia quisiera pedir que estas naciones también tengan el derecho a la autodeterminación.

En Serbia George Bush impulsó la escisión de Kosovo, mientras que en Georgia hace lo opuesto. El hoy es incapaz de enviar tropas a socorrer a su aliado, pero necesita evitar que èl sea derrocado y que la ofensiva militar rusa sea 'contenida' sin que escale más.

Atrás