Decenas de contrabandistas atacaron con palos y piedras a una delegación de autoridades de la Aduana Nacional de Bolivia (ANB) y del Ejército en la localidad de Desaguadero para impedir la instalación de oficinas de control en la frontera con Perú.

Luego de la posesión del comandante de un comando conjunto anticontrabando en Desaguadero, general Ramiro de La Fuente, habitantes de la zona atacaron a las autoridades del Alto Mando Militar, de la Superintendencia de Hidrocarburos y del Control Operativo Aduanero, entre ellas el presidente interino de la ANB César López. La turba rompió el parabrisas del vehículo del ministro de Defensa Walker San Miguel.

El gobierno dispuso la militarización de esa frontera que se ha convertido en una zona roja del contrabando, por donde salen a diario del país de manera ilegal miles de litros de diesel, garrafas de gas y alimentos esenciales.

Es un secreto a voces que más de la mitad de la población de Desaguadero vive directa o indirectamente de esta actividad ilícita. Autoridades de la Alcaldía de Desaguadero anunciaron que “no permitirán controles en la frontera”y amenazaron con “enfrentamientos” si es que las autoridades insisten en militarizar la zona.

Las Fuerzas Armadas intentan crear puestos de control en Desaguadero, Yacuiba, Tupiza, Puerto Suárez y Cobija para evitar la exportación ilegal de productos con el apoyo de la Policía, Aduana, Control Operativo Aduanero, alcaldías, Superintendencia de Hidrocarburos, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, los ministerios de Hidrocarburos, Producción y Microempresa y Desarrollo Rural y fuerzas civiles de “control social”.

Cada puesto tendrá “tres anillos de seguridad”, el primero a cargo de la Policía, alcaldías y la Superintendencia de Hidrocarburos. El segundo anillo es responsabilidad del COA y fuerzas militares en zonas fronterizas. El tercer anillo se instalará en las líneas fronterizas bajo responsabilidad de militares y del COA. La misión de estas tres instancias de control es detener a los contrabandistas ydecomisar sus productos.