Pando y Beni en la coyuntura

Ramón Rocha Monroy

mayo 2, 2008Publicado el: 3 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Los profesores de colegio no nos enseñan las consecuencias de la victoria de Ingavi, en 1841, que acabó con la vida del general peruano Agustín Gamarra y con sus pretensiones de anexar al Perú nuestro territorio. La verdad, acabo de enterarme gracias a la lectura de un libro juicioso y muy bien informado sobre la cuestión de límites entre Cochabamba y Beni, escrito por mi buen amigo José de la Fuente.

El Perú tomó represalias y nos cerró el puerto de Arica, el único que operaba para Bolivia, pues el uso de Cobija era impracticable por la distancia y la ruina en que se encontraban sus instalaciones. Argentina y el Paraguay también nos cerraron sus fronteras y Bolivia quedó totalmente enclaustrada. Entonces el Presidente José Ballivián vio en la salida al Atlántico por la Cuenca del Amazonas la única posibilidad de proyectar el país al mundo y por eso creó el Departamento del Beni. Desde entonces, el desarrollo de Pando y Beni ha estado crecientemente ligado a la suerte del Departamento de La Paz. Así lo confirma la construcción de tramos costosísimos como el de Cocapata-Santa Bárbara, el transporte aéreo de carga que une las zonas ganaderas con El Alto y el activo intercambio comercial y humano entre los tres departamentos.

Pocos perciben que dos tercios del territorio paceño pertenecen a la Amazonía, y que esos dos tercios, junto a los territorios de Pando y Beni conforman una sola región con recursos naturales similares, cuenca fluvial compartida y un destino común.

El movimiento autonómico tiene un rigor lógico que hoy nadie discute y es un arma contundente para el centralismo y una base firme para proyectar el país hacia el futuro. Pero nada justifica plantear esta demanda irrenunciable en términos inaceptables, provocando el enfrentamiento entre departamentos unidos por un destino común.

Estas son razones suficientes para entender que la llamada "media luna" es una construcción artificial proveniente de un mapa electoral de las elecciones de 2005, pues no corresponde a los reales intereses regionales de los departamentos involucrados. La ligazón orgánica entre Pando, Beni y La Paz es mucho mayor que la ligazón hipotética entre Pando, Beni y Santa Cruz. ¿Por qué, entonces, plantear la autonomía en términos de enfrentamiento cuando se puede conciliar esa reivindicación legítima atendiendo sobre todo a la comunidad de intereses de la vasta región norte de la República?

Pando y Beni enfrentados con La Paz no es un proyecto promisor. Con Cochabamba el caso es diferente, pues la zona interdepartamental en extremo accidentada no permitió hasta hoy la construcción de una carretera que una el valle con las llanuras benianas.

Este es un llamado a la cordura, a la serenidad, a enfriar al cabeza antes de precipitar uno o varios referendos que complicarán la situación del norte de Bolivia, en lugar de reflexionar con paciencia y reforzar el destino común que los tres departamentos del norte construyeron desde 1841.

Atrás