“Billary” en bajada

Isaac Bigio

febrero 25, 2008Publicado el: 4 min. + -

La pareja Bill y Hillary Clinton conforman un tenaz y sólido equipo (que algunos denomiman “Billary”), el cual busca hacer algo inédito en la historia norteamericana. El quiere ser el primer ex mandatario que vuelva a la Casa Blanca, aunque esta vez creando el puesto de “primer varón”, y ella es la primera ex primera dama que postula a la Presidencia.

Bill viene interviniendo con todo en la campaña anhelando transferir sus votos hacia su esposa. Con ello no sigue la tradición de que un ex presidente debe mantener distancias ante la candidatura de un familiar. Al atacar a Obama de ser una “fábula” y jugar con la carta racial, él impactó en muchos hispanos y blancos, pero también ha enajenado a varios de ellos y, sobre todo, a afro-americanos quienes antes le saludaron como “el primer presidente negro”.Obama ha buscado convertirse en una víctima de un “juego sucio” y eso ha inclinado a su favor a los Kennedy, con lo que la batalla Barack-Hillary se ha tornado también en una entre las dos grandes dinastías del Partido Demócrata.El hecho que en febrero todas las últimas 11 contiendas internas del Partido Demócrata hayan sido ganadas por Obama les afecta mucho a los Clinton. El nivel de sus derrotas es significativo: Obama usualmente ha triunfado doblando el número de sufragios por Clinton. El abogado afroamericano, además, es el candidato que más Estados, votos y dinero ha conseguido dentro de todos los partidos. A pesar de sus éxitos “Billary” solo está a un 5% de votos por debajo de él para la Convención Demócrata.Los Clinton no son fáciles de aceptar una derrota y ellos aguardan sus baterías para las votaciones del 4 de Marzo, especialmente en 2 grandes estados: Ohio y Texas. Tanto los Clinton como Obama saben que es difícil que ambos lleguen al número mínimo de delegados que se requiera para que sean proclamados antes del congreso partidario, por lo que ambos deberán cortejar al quinto de las delegaciones que son asignadas a los líderes demócratas.La pugna se viene poniendo muy duro y podría tornarse más “sucia” si es que los abogados de los Clinton buscan hacer validar los votos de Michigan y La Florida, donde nadie hizo campaña pues las normas partidarias anularon las internas, pero en las cuales Hillary ganó.Mientras Obama hace hincapié en que él representa la renovación, una actitud consistente de constante oposición a invadir Iraq, una posibilidad de ligarse a los votantes que no son tradicionales del partido y un nuevo tipo de liderazgo distinto a la “co-presidencia” de los Clinton, “Billary” replican que ellos ofrecen responsabilidad, experiencia y hechos antes que promesas. Guerra Santa Aplastar a los terroristas pro guerra santa islámica es el caballo de batalla con el que McCain quiere ganar las presidenciales de EEUU. Paradójicamente, él está logrando ser el candidato oficial republicano gracias a la “guerra santa” dentro del ala religiosa de su partido. La derecha cristiana, si bien le cuestiona a McCain por haber hecho concesiones a los demócratas, no ha podido hacer una cruzada común contra él. El ex pastor bautista Huckabee saboteó al ex obispo mormón Romney (para los evangelistas los mormones son una de sus mayores competencias) y este último en represalia se retiró y endosó a McCain buscando que el veterano de Vietnam no invite a Huckabee a ser su vicepresidente.

Mientras McCain, gracias a ello, ya ganó la guerra interna de su partido, ahora se beneficia de que sus contrincantes demócratas agudizan su combate interno. Mucho más le favorecerá si éste continúa hasta la convención demócrata (que se dará diez semanas antes de las elecciones) y si éste se avinagra con maniobras y acusaciones entre ambos bandos.

Atrás