11E: Habla Sergio Antelo

Ramón Rocha Monroy

enero 5, 2008Publicado el: 3 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

El arquitecto Sergio Antelo es activo militante de Nación Camba. Lo entrevistamos entre cerca de 100 protagonistas y comentaristas del 11 de enero. Es interesante conocer su opinión que figura en el documental sobre el 11E y el libro ¡NUNCA MÁS! A UN AÑO DEL 11 DE ENERO, que publicaremos en unos días. ¡Atenti!

"Reyes Villa entendió que el mensaje autonomista podía ser un mensaje interesante, era necesario para él, desde el punto de vista político, encontrar aliados fuera del marco andino; y los aliados estaban precisamente en la Media Luna. Y él apeló, por supuesto, al discurso autonomista porque buscaba, aunque sea declamatoriamente, un referéndum autonómico; una demostración palmaria de que él podía asumir una posición favorable a la autonomía, donde por supuesto él sería beneficiado.

"Yo no soy partidario de él, ni mucho menos, pero la posición de Manfred, desde el punto de vista geopolítico, desequilibraba los factores de poder en Bolivia, porque si en este singular momento hay cuatro departamentos declaradamente autonómicos y se apegaba un quinto, entonces se haría un 5 a 4, y eso desequilibraba por supuesto los factores de poder y podía provocar a su vez una reacción en cadena en los otros departamentos que debilitaría la posición gubernamental frente a las autonomías y frente a su propia debilidad política.

"El gobierno entendió que la única forma de silenciar a Reyes Villa seria a través de la acción de masas. Ninguna novedad, porque es una viejísima practica sindical que viene del antiguo troskismo minero y se manifiesta de una forma virulenta, irracional, porque el sindicalismo no apela a la racionalidad, sino apela a la emocionalidad. Se apeló a la emocionalidad, y entonces se sataniza el concepto autonomista, se lo liga a Reyes Villa a la causa autonomista y él le agrega un lapsus al hablar de la independencia de Santa Cruz. El gobierno utilizó de una forma salvaje, el lapsus línguae de Reyes Villa y lo quiso capitalizar a su favor recurriendo a las organizaciones cocaleras.

"Aquí aparece la vieja tesis marxista de la lucha de clases, porque quienes han reaccionado en contra de la movilización cocalera, eran de la nueva burguesía boliviana. Ha reaccionado una clase media empobrecida y marginalizada desde el punto de vista económico y desde el punto de vista político. En las calles de Cochabamba se enfrenta una clase media con el sector cocalero apoyado directamente, logística y económicamente por el gobierno con distintos actores políticos. Porque habían senadores y concejales conocidos que demostraban la intervención directa del gobierno. Ellos exacerbaron a su gente asociando el tema autonómico con la región cruceña y afloraron entonces las viejas contradicciones que existen en este país, porque el gobierno supo manejar el discurso racial. Una prueba de ello es el asesinato del joven Urresti, que fue sacrificado públicamente porque lo confundieron con un camba.

Atrás