La Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB); la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qollasuyu (CONAMAQ), la Federación de Mujeres Campesinas de Bolivia Bartolina Sisa (FMCBBS) y la Confederación Sindical de Colonizadores de Bolivia (CSCB) pidieron al Presidente Evo Morales “no dejarse engañar” por el discurso mercantilista sobre la producción de biocombustibles, y hacer que Bolivia sea el primer país que diga NO a estos energéticos obtenidos de la biomasa vegetal. “Debemos sumarnos a la lucha de los compañeros indígenas originarios campesinos y colonizadores del mundo entero en contra de modelos mercantilistas que fomentan el hambre, la esclavitud y el deterioro de nuestra madre tierra”, indican estas organizaciones.

RESOLUCIÓN

Las organizaciones presentes en el Foro Nacional “Día Internacional de los Pueblos Indígenas: reafirmación de nuestros derechos y nuestra identidad”, reunidos el 9 de agosto del 2007 en la ciudad de La Paz, expresamos nuestra profunda preocupación por el contexto nacional e internacional en torno a los biocombustibles.

CONSIDERANDO:

Que, la introducción de los biocombustibles es fomentar el latifundio y consecuentemente permitir que los latifundistas, terratenientes continúen apropiándose de grandes extensiones de tierras, impidiendo el proceso de la Revolución Agraria y la Ley de Reconducción Comunitaria de la Reforma Agraria, que busca garantizar la dotación de tierras para indígenas originarios campesinos y colonizadores.

Que, las cosechas de productos agrícolas para biocombustibles acapararán nuestras mejores tierras, nuestros recursos hídricos y nuestra mano de obra de trabajo, entrando a competir con los espacios donde producimos alimentos, atentando contra la soberanía alimentaria que repercute en el abastecimiento del mercado interno y, por lo tanto, contra la política alimentaria que está impulsando el compañero Evo Morales.

Que, los biocombustibles son un atentado directo contra nuestros modelos de producción familiar y comunitaria desintegrando a nuestras familias, atentan contra nuestras formas de comercialización y consumo alimentario equilibrados con el medio ambiente, impulsando la contaminación del medio ambiente, deforestación, la erosión de tierras y otros; por lo que son un peligro para lograr “vivir bien” y nuestra autodeterminación como pueblos indígenas originarios campesinos y colonizadores con identidad.

Que, el “Proyecto de Ley de Promoción y Regulación de las actividades relacionadas con la Producción de Biodiesel” es totalmente neoliberal y no le da a los indígenas originarios campesinos ningún incentivo ni beneficio más que el de la consulta. Muy por el contrario, abre la posibilidad de dejar al pequeño productor indígena originario campesino no solamente fuera de la industrialización y comercialización, sino también fuera de la producción de materia prima, con lo cual quedarían convertidos únicamente en pongos.

POR TANTO:

Las organizaciones sociales indígenas originarias campesinas y de colonizadores de Bolivia:

RESUELVEN:

1. Rechazamos contundentemente todo mecanismo que consolide la apropiación indebida y tenencia de tierras para los latifundistas, que trate de impedir el proceso de la Ley de Reconducción Comunitaria de Tierras.

2. Apoyamos y demandamos urgentemente la constitución y consolidación de una Política Nacional de Soberanía Alimentaria que respete nuestra identidad de pueblos indígenas originarios campesinos y colonizadores, que garantice el abastecimiento del mercado interno con alimentos que contribuyan al “vivir bien” y que impida la importación de alimentos transgénicos, poco saludables a nuestro país.

3.- Demandamos a nuestro gobierno que preside el hermano Evo Morales a no dejarse engañar por el discurso mercantilista sobre la producción de biocombustibles, y se declare a Bolivia el primer país en decir NO a los biocombustibles obtenidos de la biomasa vegetal sumándonos a la lucha de los compañeros indígenas originarios campesinos y colonizadores del mundo entero en contra de modelos mercantilistas que fomentan el hambre, la esclavitud y el deterioro de nuestra madre tierra.

4.- Rechazamos el “Proyecto de Ley de Promoción y Regulación de las actividades relacionadas con la Producción de Biodiesel” y exigimos la inmediata anulación y paralización del referido proyecto que atenta contra la soberanía alimentaria, la biodiversidad y la identidad.

Firman

Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB)

Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB)

Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qollasuyu (CONAMAQ)

Federación de Mujeres Campesinas de Bolivia Bartolina Sisa (FMCBBS)

Confederación Sindical de Colonizadores de Bolivia (CSCB)