Los afiliados a la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz) fueron acusados de elevar artificialmente el precio de la carne vacuna, en tanto que la privatizada Planta industrializadota de Leche (PIL) subió el precio del litro de leche natural en 50 centavos. La Central Obrera Boliviana (COB) prepara movilizaciones nacionales para reclamar por el incremento del costo de vida que golpea sobre todo a los sectores sociales más empobrecidos.

El secretario general de los carniceros de Santa Cruz Hernán Román acusó al presidente del Comité Cívico de Santa Cruz Branko Marinkovic de ser responsable directo del incremento en el precio de la carne. “Los que tienen ganado son los grandes ganaderos que están (afiliados a) Fegasacruz: Rubén Costas, Monasterios, Branko Marinkovic. El jueves Marinkovic vendió su ganado de Tres Cruces al precio más alto, entonces ¿quiénes se benefician de esto?”, cuestionó Román.

La Asociación de Comercializadores de Carne paralizará actividades por 24 horas este miércoles en protesta por las actitudes asumidas por Fegasacruz. El presidente de la Asociación de Comercializadores de Carne (ADECCA) Héctor Jiménez anunció que mañana no se venderá carne en los mercados cruceños, en protesta por el incremento en los precios. “Para nosotros existen las reses, pero están siendo ocultadas por los ganaderos. Nosotros no vamos a prestarnos al juego de los ganaderos”. Los dirigentes de Fegasacruz rechazaron las denuncias de los comercializadores, aseguraron que no están politizando el tema e insistieron en que no hay carne debido a los fenómenos climatológicos.

Román y otros dirigentes de los comercializadores como Hernán Sotomayor solicitaron al gobierno que importe de carne de res y ganado en pie para ser faeneado.

La ministra de Desarrollo Rural Susana Rivero informó que el gabinete analizará el miércoles la propuesta del gremio. “Hemos estado reuniéndonos con las asociaciones de carniceros de Santa Cruz y La Paz y ellos argumentan que no hay desabastecimiento en este momento, que se trata de una especulación y presión política de este sector articulado a la problemática agraria. Sin embargo, estamos haciendo todo un estudio que va a ser presentado al señor Presidente en el gabinete este miércoles”, dijo la autoridad.

Arce afirmó que el gobierno no importará carne pero, aseguró que no existen normas que prohíban que el sector privado pueda hacerlo.

Por su parte, el ministro de Hacienda Luis Arce afirmó que el gobierno no importará carne, pero aseguró que no existen normas que prohíban que el sector privado pueda hacerlo.

Se encarecen los alimentos

En los mercados populares de La Paz están mas caros el aceite, las verduras y también los productos importados. Subió el precio de los productos lácteos de la PIL: el litro de leche natural de 3,70 bolivianos a 4,20 bolivianos, mientras que el precio del yogurt se elevó de 8,50 a 9 bolivianos.

Según el gobierno, los precios de los productos de la canasta familia están estables. Al margen de la supuesta especulación de los ganaderos del oriente, “la buena noticia es que los precios de los productos como la cebolla y la papa, que en los pasados meses eran altos por la época, ahora bajaron”, aseguró Arce.

El Ministro de Hacienda convocó a los medios de comunicación y a los analistas económicos para hablar con moderación para evitar mayores presiones inflacionarias. “Llamo a los medios y a los analistas para que favorezcamos a los productores nacionales evitando hablar de este tema que tiene una carga especulativa grande y que incita al agio. Los carniceros, por ejemplo, denunciaron quienes son los que están especulando con los precios; entonces es un llamado para que nos pongamos la mano al pecho y defendamos el bolsillo de los bolivianos”, dijo.Por otro lado, el Ministerio de Producción y Microempresa anunció que ya se encuentra en el país gran parte del lote de la harina importada de Argentina por el gobierno para ser vendida directamente a los panificadores a 150 bolivianos el quintal, con lo que el precio del pan debería volver a su precio normal.La Central Obrera Boliviana, a la cabeza de su máximo dirigente Pedro Montes, afirmó que el alza en algunos precios de productos de la canasta familiar afecta a los sectores más vulnerables de todo el país. Montes anunció movilizaciones a nivel nacional que se centrarían en la sede de gobierno para que las autoridades tomen en cuenta el pliego petitorio de la COB y se combata de alguna manera la inflación.