Lula y Evo

Isaac Bigio

febrero 16, 2007Publicado el: 1 min. + -

Los dos únicos sindicalistas presidentes de Sudamérica llegaron a un acuerdo acerca de los hidrocarburos. Bolivia ha logrado un aumento de casi $US 150 millones anuales por su gas. Hubiese querido más pero Brasil ha prometido inversiones y ha garantizado ser el mayor inversor petrolero en su país.

Lula ha cedido por intereses geopolíticos. Si mostraba una actitud intransigente hubiese roto con el eje Bolivia-Cuba-Venezuela, creado más problemas con la izquierda que está dentro y fuera de su Partido de los Trabajadores y hubiese colocado a su gobierno más cerca de la oposición centroderechista.

Al transar Brasil se consolida como el principal extractor de gas de Bolivia, impide que Venezuela le serruche el piso en esa plaza, coloca a Lula como el gran dirigente de la región que aspira a una Comunidad Sudamérica de Naciones viable, le da un mensaje a Bolivia y a los nuevos gobiernos ‘socialistas’ de Nicaragua y Ecuador que Brasil no es su enemigo sino un amigo que busca moderarles y presenta a Brasil como el gran mediador que hay entre los ‘anti-imperialistas’ y EEUU.

Atrás