El Presidente Evo Morales envió cartas a 27 jefes de Estado europeos y al Presidente de la Comisión Europea recordando que las bases de negociación de un acuerdo de asociación entre la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y la Unión Europea (UE) son el Diálogo político, la Cooperación y el respeto de un Comercio justo para los pueblos.

Este año se inician negociaciones del Acuerdo de Asociación entre ambos bloques. El acercamiento entre ambos continentes comenzó formalmente en abril de 2006 durante una cumbre de Presidentes de América Latina y Europa. Se supone que el acuerdo subordinaría los aspectos comerciales a las necesidades de desarrollo de las naciones andinas, pero la UE parece estar más interesada en negociar un Tratado de Libre Comercio (TLC) común y corriente que incluye la liberalización de los servicios públicos, las compras estatales y el paulatino retiro del Estado de la actividad económica.

A principios de este mes se conoció que la Comisión de la UE recomendó al Consejo de la UE que negocie con los países andinos el “más alto grado de liberalización comercial, incluyendo una amplia liberalización de los servicios y las inversiones”.

Si bien las directrices de la UE hablan de cooperación política y ayudas para reducir la pobreza, su objetivo último es la liberalización progresiva y recíproca y el establecimiento gradual de un área de libre comercio “ambiciosa, comprensiva y equilibrada” entre las dos regiones en un plazo no mayor a diez años.

Estas directrices de la UE tienen todos los componentes de un TLC cualquiera incluyendo los temas llamados “temas de Singapur” que fueron rechazados por la mayoría de los países en desarrollo en la Ronda de Doha: siguen hablando de cronogramas para la liberación de mercados y de disciplinas comerciales: instrumentos de defensa y facilitación del comercio, medidas sanitarias y fitosanitarias, asuntos aduaneros, servicios, inversiones, movimiento de capital, compras del estado y propiedad intelectual, entre otros puntos.

El Presidente de Bolivia preside la CAN por un año y en esa condición se dirigió a sus pares de Europa para dejar en claro que los países andinos están buscando un acuerdo de asociación más que un tratado de libre comercio común y corriente. “Por encima del comercio está el tema del medioambiente y el planeta tierra, por encima de la plata está la vida, la humanidad”, Morales en sus misivas.

Es bueno que las naciones de Europa reconozcan las asimetrías económicas de los países, añadió el Presidente, quien espera que la Unión Europea fortalezca los procesos de cambio en Bolivia como la nacionalización de los hidrocarburos, que no busca expulsar a la empresas.

Para la primera semana de marzo está prevista una reunión de representantes de la CAN y la UE en la ciudad de La Paz, Bolivia, para definir los términos de la negociación de un acuerdo de asociación económica regional. En la oportunidad, Morales aprovechará para pedir que se reconozca las diferencias existentes entre ambos bloques para que de manera conjunta se “apueste por un comercio que permita resolver y frenar la profundización de esas asimetrías entre pueblos, entre estados y entre familias”.