La compañía india Jindall Steel and Power se adjudicó hoy la explotación del yacimiento de hierro del Mutún por 40 años, con una oferta de inversión inicial de entre 2.300 y 2.500 millones de dólares. Aunque todavía no se conocen los detalles financieros del emprendimiento mixto, se calcula que el Estado podría recibir ganancias de hasta 160 millones de dólares anuales.

Se estima que el Mutún posee reservas de al menos 40 mil millones de toneladas de hierro. Jindall produciría anualmente 1,5 millones de toneladas de hierro esponja y 1,4 millones de toneladas de acero laminado.

Jindall tendrá el control del proyecto sólo en los primeros 20 años y luego deberá compartir responsabilidades con el Estado. La Empresa Siderúrgica del Mutún es la entidad que representa al Estado boliviano en el emprendimiento y no la Corporación Minera de Bolivia (Comibol).

El proyecto implica el desarrollo de ferrominería (producción de concentrados finos, gruesos y pelets de hierro), la reducción del concentrado a hierro esponja y briquetas, y la creación de una industria siderúrgica que acere y lamine. Los inversionistas están obligados a utilizar gas natural en la reducción del hierro.

La licitación del yacimiento fue postergada en dos oportunidades porque no estaba garantizada la participación del Estado en la fase de industrialización sino solamente en la etapa de producción de arrabio, un paso previo a la siderurgia.

Jindal era la única compañía en carrera luego de que Mittal Steel, también controlada por capitales indios, fuera descalificada en la fase de presentación de propuestas y la argentina Siderar desistiera de presentar oferta. Jindall Steel calificó con 86 puntos en las áreas legal y financiera.

Para la industrialización del hierro, Jindal financiará también un ramal del gasoducto Bolivia-Brasil, y la construcción de una vía férrea hasta el río Paraguay para facilitar la exportación de acero a través de la hidrovía Paraguay-Paraná.

La propuesta técnica y financiera de la firma india es razonable, según el gobierno, pues permitirá creará 10 mil empleos directos y 30 mil indirectos.

Evo cumple

“Ya no sólo tendremos ingresos produciendo y exportando materias primas, sino también produciendo ‘pellets‘ y acero con la madre de las industrias, la siderurgia (…) en otras palabras empezamos la industria siderúrgica y este es un aporte importante al país, al Estado y a la región”, dijo el ministro de Planificación del Desarrollo Carlos Villegas en la sede de la Cainco en Santa Cruz.

“El proyecto del Mutún estuvo dormido por más de 50 años, pasaron muchos gobiernos que dijeron tener una visión nacional, y ese proyecto siguió durmiendo, ahora llegó un gobierno de movimientos populares, de pueblos indígenas y ese gobierno cumple con el Mutún”, agregó la autoridad.

Emocionado, el representante legal de Jindal y cónsul general indio en Bolivia Arving Sharma anunció que la India y Bolivia se unen para llevar adelante un gran proyecto.

La gente todavía festeja en las calles de Puerto Suárez y Puerto Quijarro, poblaciones ubicadas en la frontera con Brasil y cercanas al rico yacimiento, que será industrializado de forma gradual.