(1) Hoy 25-2-05 a las 00:40 en ruta 5 km 71 Lujan a bordo de una harley davison se cae o lo chocan y lo aplasta un rodado a norberto pappo el carpo napolitano y los ángeles lo llevan a donde corresponda

tenía 54 de edad familia gringa del barrio de la paternal

Abuelos de la nada los gatos la pesadaconexión nro 5 manal pappos blues riffbb king peter green motor head austria inglaterra eeuu

murió un blusero un rocker en su ley

a escuchar tren de las 16 sucio y desprolijo desconfío adonde esta la libertad

hombre suburbano slide blues susy cadillac mi vieja blues de santa fe…………

lo demás es mucho mas de lo mismo

los putos no se mueren y no entienden y joden

en casa hay un cartel que dice acá no entra nadie

y me río de todos los maestros que no se ríen de si

niesztche eterno retorno

blues llora pero sigue hay que escuchar

porque para los negros el sonido es todo

pablo:

era el rock y el blues

sin política sin estética sin toda esta gilada latina folclórica tecno

combatido despreciado por ser duro

no era entretenimiento era un rocker

igual ahora tenia respeto y prestigio no estrella

no supo managear su carrera

habia sacado un buen disco ultimo con el corcho

y habia tocado en Cosquin rock con blues y duro

con charly tocó desconfío y con botabogo su ladero eterno

su pasión el rock y los fierros y luchaba por el autentico rock y blues

no el de la cultura o contracultura

lo perdimos por el podía dar esa batalla

no la porquería que se escucha todo afano y pose falso barrio

es irremplazable como perón napoleón lenin zappa elvis

no hay sucesor

se murió el rock argentino

sólo saltitos pose de malos latinos comprometidos que van a punta del este

mezclás pero rock y blues

bb. king se le murió un hijo

tenía contratos gira con bb.king y aceptado

por los negros de Los Ángeles con uno de ellos

en eso lugares donde las nenas van con una 45en el corpiño

estaba bien no bebía ni fumaba esta con su hijo y su novia

con su perro su escopeta su quinta y su moto

encontró el destino pero dios lo reclamó

quedan los putos mentales, mala suerte

es visceral

(2)

Se que para muchos, la noticia tardará en volverse digerible porque no sólo murió, se mató o mataron a quien en vida fue bautizado con el nombre de Norberto Napolitano sino que, nadie dude, se fue el paladín, el héroe ?en las buenas y en las malas- de las páginas más brillantes de la historia del blues y el rock and roll en Argentina.

¡Se murió ?el carpo?, carajo! Se fue ese ídolo de los días y las noches de vino y rosas donde su guitarra y su desenfado le pusieron la música a nuestro propio desenfado y nuestras ganas de ser nosotros mismos. Será por eso que al enterarme de la noticia, sentí como si se hubiera muerto alguien de la familia; ese hermano mayor ?blusero a morir, rocanrolero de una sola pieza- que te traía los discos para que los escuches, arrojaba los vinilos de los Beatles bien lejos y te decía: ?dejá de escuchar mariconadas? y te enchufaba BB King o John Lee Hooker en el cerebro y te cambiaba la vida; en todo caso: te cambiaba la perspectiva de tu vida. Porque el blues y el RNR son eso: la vida y la muerte, su apuesta en sangre, en vértigo, en vacío: todo o nada.

Por eso, sólo por eso, entiendo la bronca de mi amigo Ricardo Labanca, la misma que cuando se murió Zappa o Stevie Ray Vaughan: habiendo tanta mierda en eso que es el mercado de la música, ¿por qué justo ellos? Me tranquiliza saber que Pappo ya estará donde ?como corresponda, los ángeles lo lleven? (Labanca dixit) y, todos juntos, con Hendrix y con George Harrison, y todos los violeros que ya abandonaron este lado, estén celebrando la primer ?fiesta cervezal? del Carpo en la galaxia del rock and roll para siempre.

Hoy a las 00:40 AM, se fue Pappo montado en su Harley Davison, 54 pirulos, atropellado o que en el kilómetro 71 de la ruta nacional número 5, cerca de Luján, Argentina. Murió como había vivido: a mil por hora, electrizado por un solo riff, sin concederse tregua ni exigir recompensa de ningún tipo. Era el mejor guitarrista de blues local y su música puede describirse con dos palabras: una aplanadora.

Lo que resta es respirar bien hondo y subir el volumen de ?Sucio y desprolijo?: Pappo murió en su ley y, por eso mismo, como aúllan por ahí y por todos lados: El rock and roll no puede morir, el rock and roll no morirá jamás?

La Paz, 25 de Febrero de 2005, 13:00