Al cabo del primer año del inicio de sus operaciones, la Superintendencia Tributaria recibió en todo el país 389 casos de impugnación de parte de los contribuyentes por un valor de 682,5 millones de bolivianos. De ese total, 60% ‑unos 407 millones- fueron atendidos por la oficina de Santa Cruz en un plazo promedio de 45 días, informó Jorge Zogbi Nogales, superintendente tributario regional en Santa Cruz.

?En un año hemos alcanzado importantes logros; lo primordial es haber dotado a la población de una institución especializada y técnicamente preparada para resolver casos de forma independiente, gratuita, transparente, rápida y eficiente las controversias que se presentan entre la administración tributaria y el contribuyente, en el marco de la ley y apegados al principio de igualdad jurídica entre las partes?, sostuvo Zogbi durante la presentación del ?Balance de resultados de 2004?.

La Superintendencia Tributaria fue creada el 2 de agosto de 2003 al amparo del nuevo Código Tributario, la Ley 2492, pero sus puertas fueron abiertas el 5 de enero del año pasado. La entidad está compuesta por un Superintendente General con sede en La Paz, cuatro superintendencias regionales validadas para conocer y resolver controversias, y cinco intendencia departamentales dependientes de las regionales. La de Santa Cruz tiene tuición sobre las intendencias de Beni y Pando.

Creada como una institución especializada en materia tributaria, la Superintendencia se encarga de conocer y resolver de forma autónoma las controversias entre los contribuyentes y las entidades recaudadoras de tributos, entre ellas el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), la Aduana Nacional (ANB), las alcaldías y las universidades públicas.

El trabajo de la Súper en números

De los 164 Recursos de Alzada presentados ante la Superintendencia Tributaria de Santa Cruz, fueron admitidos 125 casos por un valor de 269,2 millones de bolivianos, de los cuales el 72% corresponde impugnaciones contra el SIN, 28% contra la Aduana y ninguna contra alcaldías.

Al cierre de 2004, se resolvieron 73 Recursos de Alzada. De ellos, 29 casos (40%) corresponden a pronunciamientos que confirmaron las resoluciones de la administración tributaria, 5% a revocatorias parciales, y 8% revocatorias. Casi la mitad de los casos, el 47%, fueron anulados. ?Se devolvió para que vuelva a reiniciarse el proceso desde el punto en el que la administración tributaria habría vulnerado algún derecho del contribuyente?, explicó el superintendente Zogbi.

De los 125 casos admitidos, 37 corresponde a recursos de alzada presentados por empresas petroleras, impugnando un valor de120,7 millones de bolivianos. Otro sector importante que recurrió a esta instancia es el de servicios con 40 casos y un valor impugnado de 87,6 millones de bolivianos. Hasta las puertas de la Superintendencia llegaron también 18 reclamos del sector industrial, reclamando actos definitivos por 51 millones de bolivianos. Del mismo modo, 22 personas naturales también interpusieron recursos por valor de 1,03 millones de bolivianos.

El funcionario hizo notar que el promedio de resolución de los casos se produjo en 45 días, un periodo de tiempo significativamente inferior, siendo que en los procesos contencioso-tributarios por la vía judicial un litigio podía extenderse por un promedio de ocho a nueve años.

Los niveles de eficiencia registrados en el primer año de operaciones de la Superintendencia Tributaria, se ejecutaron con un presupuesto austero, indicó el superintendente regional.

El Código Tributario establece que como entidad autónoma la Superintendencia Tributaria tiene a disposición de hasta el 1% del total de las recaudaciones tributarias, que en el caso de la gestión 2004 ascendían a un derecho de 93,1 millones de bolivianos. Pero en el marco de austeridad que rige en el país sólo se solicitaron 32,5 millones de bolivianos a nivel nacional, de los cuales 31,6 millones fueron cedidos por el Tesoro General de la Nación y 863.102 por la cooperación externa.

El presupuesto ejecutado a nivel de toda la Superintendencia alcanzó a 26,3 millones de bolivianos para fines de 2004. ?Mantener la Superintendencia Tributaria Regional Santa Cruz costó 5,3 millones de bolivianos para atender recursos de alzada por 407 millones, impugnando a las entidades recaudadoras de tributos?, agregó Zogbi.

Pese al poco tiempo desde el inicio de operaciones, Zogbi indicó que 2004 fue año de consolidación de la Superintendencia Tributaria Regional Santa Cruz, por cuanto la entidad obtuvo el apoyo de los gobiernos de Japón, la CAF y el BM, quienes coadyuvaron en la provisión de modernas oficinas y con equipamiento de última tecnología, además de la incorporación de personal con experiencia en materia tributaria, la aplicación de continuos programas de capacitación y el desarrollo de campañas de difusión.