Hasta organizar una empresa metropolitana que administre el servicio de agua potable y alcantarillado en las ciudades de La Paz y El Alto, el antiguo Servicio Autónomo Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Samapa) será rehabilitado para atender a los usuarios de ambas ciudades en un período de transición que durará aproximadamente tres meses.

Hasta organizar una empresa metropolitana que administre el servicio de agua potable y alcantarillado en las ciudades de La Paz y El Alto, el antiguo Servicio Autónomo Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Samapa) será rehabilitado para atender a los usuarios de ambas ciudades en un período de transición que durará aproximadamente tres meses.

La nueva empresa podría ser una sociedad mixta, es decir con financiamiento privado y público; una cooperativa, o una entidad social con co-gestión obrera. ?Tenemos dos proyectos, pero la finalidad es que sea una empresa con participación ciudadana mayoritaria y con participación municipal y estatal mínimas. Cualquier decisión será consultada a las bases?, declaró Abel Mamani, líder de la Federación de Juntas Vecinales de El Alto. Los alcaldes de La Paz y El Alto, Juan del Granado y José Luis Paredes, respectivamente, y aquellos inversionistas bolivianos que fueron parte de Aguas del Illimani tienen el interés y la voluntad de formar parte de una empresa mixta.

El gobierno ha descartado la posibilidad de manejar el servicio a través de una cooperativa, porque considera que esa forma de administración es ?ineficiente?. A menudo las cooperativas son objeto de ataques del sector privado, en gran parte a causa de la ignorancia de la opinión pública sobre su carácter que las distingue de las demás empresas.

Las cooperativas defienden una concepción de la producción, del trabajo, de la solidaridad y del reparto muy diferentes a los intereses de las empresas mercantilistas. Son entidades económicas que colocan al ser humano -y no a la mercancía- en el centro de sus preocupaciones. Las cooperativas tienen una función social y medioambiental, y su objetivo primordial consiste en servir a todos sus miembros y no la maximización del producto de su capital. Por tanto, están predestinadas a ofrecer a sus miembros más asistencia y más ventajas en términos de precios.

Por lo pronto, se sabe que además de Del Granado y Paredes, conformarán el directorio Samara representantes de las Federaciones de Juntas Vecinales de La Paz y El Alto, el Viceministerio de Saneamiento Básico y la Federación Departamental de Empresarios Privados. Algunos de los objetivos inmediatos de Semapa son la bolivianización de la tarifa, rebajas en el precio de la conexión de agua y alcantarillado domiciliario y pago en cuotas de esas instalaciones durante varios años. Existen planes de expansión de redes de agua en los distritos 7 y 8 de El Alto.

Proveer del servicio de agua potable y alcantarillado a cerca de 200.000 habitantes de El Alto demandará una inversión aproximada de 30 millones de dólares, calcula el Ministerio de Servicios y Obras Públicas. Sólo tres millones de dólares están garantizados por el gobierno de Suecia.