Cerco alteño al Presidente

octubre 11, 2003Publicado el: 4 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

La tensión se mantiene Cerco alteño al Presidente Edgar Ramos AndradeEspecial de Agencia de Noticias SDI El Alto.- El aeropuerto internacional y la empresa Electropaz son de las pocas empresas e instituciones grandes que aún prestan servicios en El Alto en medio de una nula actividad económica general.

La tensión se mantiene

Cerco alteño al Presidente

Edgar Ramos Andrade Especial de Agencia de Noticias SDI

El Alto.- El aeropuerto internacional y la empresa Electropaz son de las pocas empresas e instituciones grandes que aún prestan servicios en El Alto en medio de una nula actividad económica general.

El segundo aeropuerto de Bolivia es el único medio de transporte público que funciona en el área metropolitana paceña hacia el interior y exterior. Flotas, buses y la carga están paralizadas hace cuatro días. Obviamente hay una millonaria pérdida no cuantificada aún.

Es más, la carga internacional ni siquiera puede salir por avión, por sus elevados costos aunque el principal motivo es que esa carga ni siquiera puede llegar al aeropuerto metropolitano. Los bloqueos son cumplidos de manera rígida.

Por otro lado, Electropaz, distribuidora de energía eléctrica, subsidiaria de la española Iberdrola, así como el propio aeropuerto, están "cercadas" y existen varios antecedentes y hechos recientes sobre intentos de asalto a empresas con capital extranjero.

Hace ocho meses (el 12 y 13 febrero) cuando el gobierno nacional perdió el control del país, grupos de exaltados alternos incendiaron y saquearon las oficinas de Electropaz y de Aguas del Illimani que estaban ubicadas en la Ceja y cercanías. Por ahora, las instalaciones de ambas empresas están virtualmente desprotegidas.

Ni qué decir de otras pequeñas y medianas empresas que tienen sus plantas de funcionamiento y almacenaje en El Alto: fábricas de colchones, depósitos de materiales de construcción, provisión de una infinidad de bienes y servicios.

El comercio está virtualmente paralizado. Incluso, la famosa "Feria 16 de julio" ubicada en populoso barrio del mismo nombre, no fue instalada el jueves último. Los cálculos más conservadores señalan que cada jueves y domingo (días de feria) 40.000 comerciantes de todo tipo de mercadería se concentran para un movimiento que se calcula en millones de dólares.

Alteños, paceños y gente que viene del interior se vio afectada por la suspensión de la feria, que casi nunca dejaba de funcionar...

Desabastecimiento de combustibles

Al margen de ello, por ahora no hay salida ni llegada de mercadería desde y hacia el área metropolitana. Van cuatro días de bloqueo continuo pero ya anteriormente esa mercadería (nacional y de ultramar) se vio impedida salir o ingresar por los anteriores bloqueos.

Ya el viernes 10 al mediodía comenzó a notarse el cierre de varias estaciones de servicio. Ya no había gasolina, combustible que debe ser trasladado desde las plantas de almacenamiento de Senkata, en El Alto.

Un anunciado "operativo" de traslado de 38 cisternas con combustible desde Senkata a La Paz, la noche del viernes 10 y madrugada del sábado 11 no fue tal y el desabastecimiento era peor... ¿Qué puede pasar con el transporte de carga y de pasajeros, solo en La Paz, si esto continua?

¿Y el problema del gas?

Pero ni aún así existen explicaciones racionales o al menos entendibles de parte del gobierno. El presidente Sánchez de Lozada hizo una explicación del problema actual mediante un discurso empresarial: No hay contrato; por lo tanto no puede haber conflicto por algo que no existe.

Pero lo que no dijo el aún primer mandatario es que existen avanzadas (casi finiquitadas) negociaciones de las empresas petroleras del consorcio Pacific LNG con los compradores de EEUU y con los distribuidores del gas boliviano. Está fuera de duda el que serán las empresas las que decidan precios, mercados, y todo lo relativo al movimiento económico generado por el gas. Bolivia solo será un receptor de míseras regalías e impuestos...

Es más, se conoce que Goni, como accionista mayoritario de la Compañía Minera del Sur (Comsur) es socio de varias empresas chilenas, entre ellas la mina de cobre "La Escondida", junto al IFC-Banco Mundial (sí, aquel que nos presta a altos intereses y nos tiene colgados cada fin de mes, cuando de pagar intereses se trata).

En esta situación es coherente seguir diciendo que lo que se debe discutir son las condiciones del reparto de los míseros ingresos por la venta empresarial extranjera del gas boliviano? Es como cuando un pequeño empresario es tentado por un capitalista que a cambio, le pide 82 de cada 100 dólares de ingreso por concepto de ganancias. Como alguien diría, negocio de negros para Bolivia.

Atrás