Miercoles 23 de abril del 2014
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Internacional >> Resto del mundo
Actualizado el 2010-11-08 a horas: 18:05:09

África: La cuenca del Zambeze

Rafael de la Morena Santana *

(Prensa Latina).- Los ríos, venas del planeta, llevan la vida en sus aguas, como el Zambeze, que con sus dos mil 574 kilómetros de largo es el cuarto más importante de África después del Nilo, el Congo y el Níger. Igualmente ocupa el puesto 26 entre los más extensos del mundo y es una de las 59 cuencas compartidas entre varios países del continente.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

Nace en una ciénaga, en el Noroeste de Zambia, región de colinas onduladas y boscosas dominado por el Monte Caomba, a mil 524 metros sobre el nivel del mar, cerca de la línea divisoria con la Cuenca del Congo, zona bien definida de tierras altas que cae abruptamente de Norte a Sur, y en línea de Este a Oeste.

Estas elevaciones separan el Zambeze del Lualaba, rama principal del Congo Superior. Su cuenca hidrográfica tiene una superficie de un millón 390 mil kilómetros cuadrados, la decimosexta cuenca primaria mayor del mundo.

En su recorrido el Zambeze atraviesa el Este de Angola y el Oeste de Zambia, roza Namibia, constituye el sector Nororiental de la frontera con Botswana y la totalidad del límite entre Zambia y Zimbabwe, y después sigue por Mozambique hasta el Océano Índico.

El curso superior corre por sabanas en altiplanicies, fluye al Suroeste y luego gira al Sur. Algunos kilómetros antes de Kakengi se ensancha y después inicia una serie de rápidos hasta las Cataratas Chavuma, en una hendidura rocosa.

El primero de sus grandes afluentes es el río Kabompo, en Zambia; más adelante tiene lugar la confluencia con el Lungwebungu y pasa por un valle de arbustos, tachonado de palmeras. La vegetación densa se limita a una franja de 500 metros de frondosa selva que bordea el tramo inicial del Zambeze.

La altura del río en Kakengi, corriente abajo, es de mil 100 metros; desde este punto hasta las Cataratas Victoria, el nivel de la cuenca es uniforme, bajando solo 180 metros.

Tras la confluencia con el Lungwebungu, el paisaje se hace llano y se inunda durante la estación lluviosa; después el Luanginga se reúne con el Zambeze, cerca de la ciudad de Lealui, una de las capitales del pueblo lozi, que habita la región semiautónoma de Barotseland, en Zambia.

A partir de allí, el río se vuelve al Sureste; por el Este recibe pequeños afluentes, por el Oeste está su confluencia con el río Cuando o Chone, mientras más adelante las Cataratas Ngonye y los rápidos siguientes interrumpen la navegación.

El río bordea la Franja de Caprivi, que forma un estrecho saliente en la parte más oriental de Namibia: su existencia se debe a la época colonial ya que fue añadida al África del Suroeste germana para permitir el acceso del Imperio Alemán al Zambeze.

En esa región el río es ancho, poco profundo y fluye con lentitud, dirigido al Este, en tanto al terminar la llanura, en la frontera entre Zimbabwe y Zambia, salva un gran desnivel, en el cual se precipitan las espectaculares Cataratas Victoria, en lengua indígena Mosi-Oa-Tunya, "el humo que atruena".

Al entrar en el curso medio, separa muros perpendiculares de basalto de entre 20 y 60 metros y colinas de 250 metros; incrementa su velocidad en este desfiladero y su corriente es interrumpida por arrecifes y por decenas de kilómetros aparece una sucesión de rápidos.

Mientras recorre esta distancia, el río desciende 250 metros y forma el Lago Kariba, tras la construcción en 1959 de uno de los mayores embalses creados por el hombre para producir energía hidroeléctrica.

El Kafue y el Luangwa se le incorporan por el Noroeste, y el Zambeze se adentra en Mozambique, donde se construyó la Presa Cahora Bassa en 1974, a partir de la cual comienzan los 650 kilómetros del curso inferior, navegables desde la ciudad de Tete.

Al atravesar un ancho valle, el cauce se ensancha pero en el Desfiladero de Lupata se confina entre colinas; aquí tiene 200 metros de ancho pero enseguida se amplía, llega hasta cuatro kilómetros; el lecho es arenoso, y sus riberas son bajas y bordeadas de juncos.

A unos 160 kilómetros del mar, el Zambeze corta el Rift Valley y recibe del Norte las aguas del Lago Malawi, a través del río Shire.

Luego se bifurca en varias ramas y forma un amplio delta a orillas del canal de Mozambique. Cada una de sus bocas Milambe, Kongone, Luabo y Timbwe es interrumpida por una barrera arenosa.

Una rama más al Norte, llamada la boca Chinde, tiene una profundidad mínima durante la marea baja de dos metros en la entrada y cuatro metros hacia el interior, y es la utilizada para la navegación vinculada al Océano Indico.

El misionero y explorador escocés David Livingstone descubrió el Zambeze para Europa en 1851, cuando viajaba en compañía de su mujer e hijos; en otra expedición, en 1855, tuvo la asombrosa visión de las cataratas que llamó de Victoria, en honor a la reina de Inglaterra.

Fue explorado por los portugueses Serpa Pinto y Silva Porto en esa década y luego por Brito Capello y Roberto Ivens, que mapificaron la red hidrográfica; para las culturas indígenas, siempre ha sido fuente de vida, la mayor parte del Imperio Mwene Mutada de los shona y su capital Gran Zimbabwe estaba en el área de la cuenca.

Los ecosistemas de este sistema hídrico están cubiertos de selvas y bosques tropicales con vegetación de sabana como baobabs, palmeras y cocoteros, que son el hábitat de innumerables representantes de la fauna territorial. Abundan las especies de antílopes, como el curioso rafícero, simios, aves, felinos, reptiles, rinocerontes y elefantes.

Esta exuberante biodiversidad, así como la calidad de vida de millones de personas que viven en la cuenca, está amenazada por las ambiciones de las potencias, la caza furtiva, la tala indiscriminada, las incorrectas prácticas agrícolas y el sobrepastoreo, que aceleran la erosión del suelo.

El aumento de la temperatura global incrementa la evaporación, baja el caudal de los afluentes, disminuye la humedad, a los ríos de la cuenca arriban más sedimentos y además, residuales de la creciente minería de carbón, hierro, oro y cobre.

Los gobiernos de los países ribereños del Zambeze han hecho suyos los alertas de los ecologistas y ya emprenden acciones de reforestación en la cuenca, se aplican proyectos de nuevas técnicas agropecuarias y las medidas contra la caza ilegal son muy severas.

Han establecido una serie de Parques Nacionales como los de Kafué, Lunga Occidental, Liuwa, Sioma Ngweze, Luangwa, Kasungu y Chizarira, entre otros que abarcan casi la mitad del área de la cuenca. Además, por sus valores y la protección priorizada que le dan Zimbabwe y Zambia, las Cataratas Victoria fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1989.

Los estados con territorios en el sistema fluvial aúnan esfuerzos, han firmado y ratificado acuerdos internacionales sobre biodiversidad, cambio climático, desertización, especies en peligro de extinción, modificación ambiental, derecho marítimo, vertidos peligrosos, conservación de la vida marina y los humedales, todos participan en el Convenio Africano para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales.

A la vanguardia están Zambia y Zimbabwe; allí emplean la gestión de la fauna silvestre como enfoque económico para la utilización sostenible de los recursos, incluso se compromete a la población local en el manejo de los parques nacionales, las reservas de biosfera y los refugios de la fauna.

Estas zonas protegidas generan grandes ingresos turísticos y una buena parte de lo recaudado queda en las comunidades.

Tales políticas nacionalistas impiden el saqueo de las riquezas naturales por las compañías extranjeras: salvar los ecosistemas es un beneficio y un aporte invaluable al medio ambiente en África.

Todo esto en aras del desarrollo sostenible, para que las generaciones por venir puedan subir a lo alto de las Sierras de Chamoara y Gorongosa en Mozambique y contemplar la belleza del paisaje sin par del río Zambeze y su delta, allí donde la naturaleza se manifiesta en todo su esplendor.

* El autor es especialista de la Delegación de La Habana del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA). Colaborador de Prensa Latina.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



9 + 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 7

min.

... a fondo

García Linera y la república etnocida

Andrés Solíz Rada

García Linera y la República (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

García Linera y la república etnocida

Andrés Solíz Rada

García Linera y la República etnocidaÁlvaro García Linera (AGL), en folleto titulado “Identidad (...)

Ley Minera del MAS: privatista y anti-indígena

Carlos Arze Vargas *

La Ley Minera ratifica la preeminencia de la actividad minera sobre otras actividades productivas como la agricultura, por lo que sus (...)

El mundo del K‘aqchiu

Raúl Prada Alcoreza

K‘aq es el sonido al picar la piedra; por onomatopeya se llamó a estos picadores de la roca k‘aqchirus, a su actividad (...)

Trabajo infantil, una dolorosa herida también en Latinoamérica

Cira Rodríguez y Leovani García Olivares *

La Habana, Bogotá, Santiago de Chile, Quito y Brasilia (PL).- La existencia de 168 millones de niños víctimas del (...)

la frase

El Presidente Evo es la resurrección del pueblo indígena, el Presidente Evo es como Cristo resucitado…

Álvaro García Linera, Vicepresidente de Bolivia

Por quién votará en las elecciones de 2014

  • Evo Morales Ayma
  • Juan del Granado
  • Samuel Doria Medina
  • Rubén Costas
  • Nuevo Partido de la COB
  • Votaré blanco o nulo

Encuesta vigente desde el 01-07-2013

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014

OraculoUmaLuna