Martes 2 de septiembre del 2014
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Periodismo ciudadano
Actualizado el 2010-06-17 a horas: 20:11:15

Entretelones de los preparativos en la embajada boliviana en Washington

Cómo se cocinó el fiasco de la cumbre sobre cambio climático de Tiquipaya

Hugo Horacio del Granado

Empecé a trabajar en la Embajada de Bolivia en Washington DC a partir de enero de 2010, después de las elecciones de diciembre de 2009 en las que ganó el MAS con mi voto. Me llamó la atención inicialmente la absoluta ausencia de indígenas dentro de la estructura de la Embajada, de miembros de los llamados movimientos sociales y, sobre todo, de gente de izquierda. Algunos de los diplomáticos son incluso anónimos derechistas, un ejemplo que se me viene a la mente es el del consejero político don Javier Espinoza Pabón, antiguo miembro de la banda fascista setentera “Los Marqueses”.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Más sorprendente todavía fue que entre mis primeras tareas en la Embajada del Estado Plurinacional estaba infiltrar organizaciones eminentemente indígenas y de izquierda que se estaban formando en el área de Washington DC. Estas organizaciones fueron movilizadas por miembros de la Embajada y el Consulado durante las elecciones de diciembre para aumentar el exiguo caudal electoral del MAS en los Estados Unidos, pero cuando pasó el periodo electoral las autoridades de la Embajada tenían como objetivo principal boicotear sus actividades, aislarlas y, en lo posible, destruirlas.

Sin embargo, la actividad que se me asignó luego y que me dejó verdaderamente atónito, actividad que fue por demás aleccionadora, fue la organización de la Conferencia de los Pueblos sobre Cambio Climático que se llevó a cabo entre el 20 y el 22 de abril del presente año en Cochabamba, Bolivia. Cuando me informaron sobre la idea de la misma a principios de enero quedé perplejo pues el Gobierno boliviano y, sobre todo el Presidente Morales, no tenían nada en común con la defensa del medio ambiente. Evo Morales puede ser, les dije, muchas cosas pero ¿ecologista? La defensa de la hoja de coca y la defensa del medio ambiente son mutuamente incompatibles, incluso excluyentes.

Una de las cosas más curiosas fue que el personal de la Embajada no estaba preparado para organizar semejante mamotreto, la conferencia más grande jamás organizada en territorio nacional. Es más, el personal de la Embajada jamás se interesó en entender términos básicos relacionados con la problemática del cambio climático. Hasta el día de hoy recuerdo los calores que pasaron los funcionarios de la Embajada al no poder responder a preguntas elementales de activistas y expertos en el tema. Ante mis cuestionamientos insistentes sobre los verdaderos motivos de la Conferencia, la única respuesta que recibí fue un silencio que poco a poco y, debido más que todo al cansancio causado por la magnitud de la tarea organizativa, cedió, finalmente, al rumor de que Pablo Solón, el Embajador de Bolivia ante la ONU, estaba, después del fracaso de su candidatura a la Secretaria General de la UNASUR, tras de una posición permanente en las Naciones Unidas; y organizar un evento de la magnitud de esta Conferencia convenía a sus aspiraciones burocráticas. Aspiraciones que coincidían con las aspiraciones de figuración mundial de Evo Morales. Alineamiento de aspiraciones personales que se hacía digno de un festejo mayor a llevarse a cabo en Cochabamba. La cuenta correría a cargo del Tesoro General de la Nación de Bolivia.

La primera tarea era no adentrarse en el tema ni familiarizarse con la terminología y la temática sino más bien invitar a gente a la Conferencia de Cochabamba. Mi idea era la de invitar a destacados profesionales del área para, por lo menos, tener una discusión significativa en las faldas del Tunari. Entonces, empecé a recolectar de publicaciones especializadas, direcciones de académicos y artistas comprometidos con la causa (fui yo el que consiguió, por ejemplo, la dirección de James Cameron quien jamás respondió a la misma aunque su nombre fue usado por un esbirro gubernamental para darle prestigio a una conferencia carente de asistentes representativos) sin embargo, nadie respondía a las invitaciones enviadas. Una dolorosa y total indiferencia fue la respuesta a nuestra avalancha de invitaciones. El olfato de la gente genuinamente preocupada por temas ambientalistas en los Estados Unidos les impedía aceptar la invitación boliviana. Muchos de los potenciales invitados que contacté esgrimían diversas razones para su negativa, entre las más benignas, que el evento de Cochabamba era un encuentro no vinculante que debilitaría la fuerza que se estaba alistando para la próxima cumbre vinculante de la ONU en Cancún.

Fue entonces que la desesperación empezó a cundir entre los diplomáticos de la avenida Massachusetts. Nadie dentro la Embajada compartía mi preocupación, la de invitar a gente destacada en el campo del cambio climático para que se discutan temas relevantes. No. La principal preocupación, y aquí cito textualmente a Erika Dueñas Loayza embajadora a.i. de Bolivia en los Estados Unidos, era que los mandamases “me vean llegar a Cochabamba con un avión lleno de gente…". Y eso fue lo que finalmente sucedió. Se invitó a algunas decenas activistas y "expertos" norteamericanos insolventes allegados a la Embajada y se le pidió ayuda al gobierno de Venezuela para pagar por su traslado a Cochabamba. Finalmente fue la CITGO, empresa estatal venezolana afincada en los Estados Unidos, la que pagó los boletos aéreos, que fueron adquiridos de AEROSUR, para que por lo menos un centenar y medio de pasajeros norteamericanos viajen a Tiquipaya a discutir, entre humeantes silpanchos, la problemática medioambiental. Pero la intervención de Venezuela no se limitó al pago de los boletos aéreos de los ignotos expertos ambientalistas sino que, también, fue la mismísima Embajada de Venezuela la que en los Estados Unidos gastó miles de dólares en la promoción de la cumbre de Tiquipaya dentro del "Imperio". No fue pues sorprendente entonces para mí ver al final de la conferencia que el único Presidente en asistir fuese Hugo Chávez. El Comandante tenía que, como dicen los americanos, “poner la boca” (o más bien el discurso en este caso) donde su dinero estaba invertido.

Me pregunto ahora que terminó la Conferencia y que el Presidente Morales viajó a la ONU a entregar personalmente los resultados de la misma, ¿qué seriedad puede tener el documento preparado en Cochabamba cuando la idea de su realización estuvo inspirada por aspiraciones burocráticas de sus principales organizadores? También me pregunto ¿qué calidad pueden tener documentos de trabajo redactados por ignotos expertos insolventes de todo el mundo? Vamos, sin ir tan lejos, ¿qué seriedad pueden tener los resultados de una conferencia financiada en parte por Hugo Chávez? Y finalmente, ¿hacia dónde está marchando un gobierno en el que la principal ocupación de los funcionarios tiene como única guía la satisfacción de los caprichos de sus superiores?

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 + 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 6

min.

... a fondo

CSUTCB, máxima instancia superior de las rebeliones

Felipe Quispe Huanca *

La Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), como una organización de esencia y presencia de las naciones “indias”, cumple 35 años de vida revolucionaria. Ha sido una instancia superior, generó y regeneró las movilizaciones de los labriegos del agro y las ciudades, como una organización sindical ha (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

¿Será Argentina la primera en abandonar al sistema quebrado?

Dennis Small *

En un veredicto escrito por el idiota juez aristotélico Antonin Scalia, el 16 de junio la Corte Suprema de los Estados Unidos se (...)

Explorar El Capital

La actual crisis del capitalismo ha coincidido con un renovado interés en El Capital de Marx. La revista británica Socialist (...)

Capitalismo, violencia y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

De Libia a Venezuela pasando por Siria y México, Ucrania, Afganistan o Irak... en lo que va de la década actual hemos (...)

G77 + China: Elementos críticos para el debate

Carlos C. Peñaranda Pinto y C. Ernesto Peñaranda Sánchez

El grupo de los 77 es presentado como la organización intergubernamental más grande de los países en vías de (...)

la frase

Juan Evo Morales Ayma no ganará las próximas elecciones, pero las comprará, (ya) las está comprando…

Semanario Aquí

Por quién votará en las elecciones de 2014

  • Evo Morales Ayma
  • Juan del Granado
  • Samuel Doria Medina
  • Rubén Costas
  • Nuevo Partido de la COB
  • Votaré blanco o nulo

Encuesta vigente desde el 01-07-2013

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014

OraculoUmaLuna