www.bolpress.com Posts

Evo en la prensa argentina

Ramón Rocha Monroy

Publicado el: agosto 12, 2008 3 min.

Tras la jornada de paz de este 10 de agosto, Gerardo Morales, periodista argentino, dice: "El ejemplo de Evo Morales permite reflexionar aún más. La América latina toda está alcanzando la madurez cívica y, consecuentemente, sus dirigentes la responsabilidad que ello implica en la conducción de los Estados.Quien habiendo ganado convoca al diálogo, habilita la superación del conflicto. Esta es la tónica de las numerosas opiniones argentinas sobre Bolivia.

Luis Bruschtein dice: "Las amenazas del movimiento autonomista que se opone a Evo Morales, de partir por la mitad a Bolivia, solamente podrían concretarse con la complicidad de Argentina y Brasil. Aunque tengan el respaldo de los Estados Unidos, los departamentos rebeldes no tienen destino autárquico sin el guiño de sus vecinos, que son los principales consumidores del petróleo y el gas que producen. Cualquier ruptura o salida violenta del conflicto en Bolivia sería desestabilizante para sus vecinos. (…) A nadie le conviene que Bolivia se divida, pero sí que se vaya Evo. Por eso, lo más probable es que los autonomistas no se independicen, sino que se queden para bloquear, obstaculizar e impedir."

Carlos Raimundi dice: "El discurso de Evo fue sostenido por el respaldo popular, pero al mismo tiempo fue convocante. No desde la debilidad, sino desde el triunfo, desde la legitimidad. En cambio, el discurso de Rubén Costas, el líder de Santa Cruz, fue absolutamente golpista, insultante, racista, impedido de toda capacidad de diálogo y con vocación de aplicar los estatutos autónomos mañana mismo." Y añade: "Evo está muy sostenido por el 60 por ciento pero muy repelido por el 40 por ciento, que ostenta mucho poder. Por eso vi alegría pero no vi euforia, porque se sabe que el enemigo es muy fuerte. Evo tiene que extraer algo de ese sector para poder construir hegemonía porque si no no le va alcanzar."

Patricio Echegaray, secretario general del Partido Comunista dice que como el gobierno de Evo "es parte de un proceso latinoamericano, se fortalece todo ese proceso. Desde ese punto de vista hay que pensar que el golpe a las derechas bolivianas es un golpe también a las derechas argentinas y venezolanas."

Otras crónicas del diario Página 12 destacan que "Evo maneja ahora un Estado que por primera vez no es deficitario, gracias a unas nacionalizaciones que ya nadie discute en un planeta donde los precios de los hidrocarburos se fueron a las nubes. La disputa es ahora por la renta que generan. Con esa caja pública, Evo tiene una formidable herramienta para impulsar cambios que democraticen a una de las sociedades más desiguales e injustas."

"Es paradójico: se opusieron a las nacionalizaciones, pero están haciendo huelgas de hambre para reclamar una cuota de la renta petrolera que se obtuvo gracias a ellas", dice Brustchein, refiriéndose a la conducta del Prefecto Rubén Costas.

La prensa argentina destaca una declaración del ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana: "Los prefectos con su proyecto autonómico y el gobierno con la nueva Constitución tenemos que construir ese pacto de unidad nacional".

Atrás