(ABI).- El presidente Evo Morales aseguró el lunes que los opositores en Bolivia tienen que ser “ciegos” y “sordos” para no advertir las transformaciones que se verifican en el país, y recordó que sólo critican sin proponer nada.

“Tienen que ser ciegos para no ver, sordos para no oír, cómo está cambiando nuestro país. La oposición sólo critica, NO propone nada”, escribió en su cuenta de Twitter: @evoespueblo.

El Jefe de Estado reiteró que, pese a la crisis económica internacional, Bolivia sigue repuntando en los índices de crecimiento económico en la región, por lo que consideró que para garantizar ese comportamiento debe ampliarse el mercado interno.

“Pese a crisis económica internacional, Bolivia es primer país en crecimiento económico de Sudamérica. La tarea es ampliar mercado interno”, sostuvo en la red social.

Indicó que gracias a las políticas implementadas desde su primera gestión “los sueños históricos de desarrollo en cada departamento se cumplen”.

El sábado, opositores al Gobierno criticaron el informe que brindó Morales, a propósito del 191 aniversario de la independencia de Bolivia, y afirmaron que la bonanza en el país “terminó”.

En una improvisada conferencia de prensa, en La Paz, el expresidente, Jorge Tuto Quiroga (2001-2002), dijo que en diez años del Gobierno de Morales “la democracia retrocedió”, porque el Movimiento Al Socialismo (MAS) “se farreó” los recursos generados por el gas natural.

En tanto, el jefe de la opositora Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, lamentó que en el discurso de Morales no se haya anunciado un plan anticrisis y se pregone la inversión, “lo que significa más endeudamiento”.

El presidente Evo Morales reafirmó el lunes que Bolivia no está en crisis económica, pese a la baja del precio internacional del petróleo y la sequía que afecta, principalmente, a regiones del oriente del país.

“Bolivia no está en crisis”

“Quiero decirles nuevamente que Bolivia, quiero reafirmar, no está en crisis económica”, indicó. Morales explicó que si Bolivia estuviera sumida en una crisis económica, como opositores pretenden hacer ver, se habría eliminado el pago de los bonos y rentas sociales, y no se registraría crecimiento económico como se evidencia en la actualidad.

“Si hubiera crisis económica no hubiera el crecimiento económico, pese un pequeño cambio del primer trimestre a mayor de este año, Bolivia sigue siendo el primero en crecimiento económico en Sudamérica”, mencionó.

El jefe de Estado justificó la salud de la economía boliviana por las inversiones y el trabajo conjunto del Gobierno nacional y los gobiernos subnacionales, a quienes demandó seguir con esa tarea y actitud para consolidar el crecimiento económico de Bolivia.

El 6 de agosto, en Tarija, el Presidente presentó un cuadro de la situación real de la economía de Bolivia, promisorio pese a las depresiones en indicadores clave propios de la recesión precipitada en la región por la baja en el precio del petróleo, las exportaciones y los desórdenes climáticos.

En 2006 el PIB de Bolivia creció 4,8%; en 2007 al menos 4,56%; en 2008 subió 6,15%; en 2009 se incrementó 3,36%; en 2010 al menos 4,13%; en 2011llegó a 5,2%; en 2012 a 5,12%; en 2013 a 6,8%; en 2014 a 5,46%; y en 2015 la expansión de la economía llegó a 4,85%.

Morales cuestionó que se pretenda posicionar en la opinión pública, mediante voces de “supuestos” analistas que el tema de la demanda marítima y la defensa del Silala se manejan con fines políticos como si en 2005 o 2009 se los habría utilizado para ganar esas elecciones.

“Acaso para ganar en 2005 usamos el mar o el Silala, ¿en 2009 estuvimos con Silala? y cuando se presentan temas internos y externos bajo gestión decidimos política interna y externa, personalmente no tengo cálculos políticos ni interese económicos”, dijo.

El Presidente aseveró que Bolivia cuenta con la Agenda Patriótica y el Plan de Desarrollo Económico y Social que marcan las políticas a futuro, para convertir al país en un polo de desarrollo de la región.

Aseguró que Bolivia está preparada para enfrentar la sequía, situación climática que sumada a la crisis internacional demuestran -sustentó- que no es tan acertado depender del mercado externo, por lo que más esperanzador es ampliar el mercado interno “que es más seguro”, aunque se complementa con los países vecinos.