Terminado el “referendum” que ha decretado la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, seguramente empezarán las heridas que este plebiscito ha producido a la tradición británica y a su histórico aplommb.

Las facciones rivales se han enfrentado de manera cruda, y vulgar en nombre de la mentira. El “oscar” de esta vulgaridad ha ido al ex-alcalde de Londres, separatista orgulloso, que decía en sus comicios que Gran Bretraña pagaba medio millón de esterlinas al día para poder ser parte integrante de la Unión Europea. Nada más falso.

Del mismo modo, en ese clima grosero, han circulado mentiras muy peligrosas como la del “líder” del partido UKIP que en enormes pancartas mostraba una mutitud de refugiados en camino hacia Gran Bretaña con la inscripción “breaking point”. Era una fotografia de refugiados sirios que marchaban hacia Alemania y no hacia la isla británica. Con esa pancarta desafortunada y falsa, ese político inglés, en su campaña electoral, ha incitado a la población al odio y al miedo.

Pocas horas después de la exposición de ese cartel en ciudades importantes del Reino Unido, una jóven diputada “laburista” ha sido asesinada por un fanático de inspiración “nazista”.

El “Premier” inglés para no perder su silla ha sido el “autor” de este “referendum” que ha puesto a un país profundamete dividido, gente de ciudad y gente del campo, obreros marginales y xenófobos, cabezas duras de Essex y de Gales y sobretodo nostálgicos del imperio. Todos juntos han tenido a un gobierno y a la misma potente City de Londres bajo un control estricto durante tres meses, no obstante hubiese negociado con Bruselas otros “privilegios” confirmando su situación de “niña viciada” de Europa como la definió el “London Review of Books”.

Algún intelectual “antieuropeista” ha evocado el “cisma anglicano” como un Brexit “anti litteram”olvidando que el monarca Tudor no gobernava en Escocia, que hoy en día no quiere ser gobernada por Londres y pide su completa independencia.

Esta es una de las últimas incógnitas de este llamado “brexit” que está llevando la Unión una completa desunión.