(ABI).- El vicepresidente Álvaro García Linera dijo el viernes, en la ciudad de La Paz, que la jerarquía de la Iglesia Católica necesita una “renovación” para no estar distanciada del pueblo y de los más humildes.

“Ha habido antes y sigue habiendo hoy una jerarquía muy distanciada de la Iglesia de base, muy distanciada de la realidad boliviana, y claro y merece y requiere de una renovación”, explicó en conferencia de prensa.

De esa manera, el segundo al mando salió al frente de las críticas que hicieron los obispos de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) quienes advirtieron que en el país hay un vacío de líderes “auténticos, veraces y honestos”, por lo que plantearon la formación de nuevos liderazgos que respeten el poder y la voz del pueblo, y que administren honradamente los bienes del Estado.

El Vicepresidente aseguró que a la Iglesia Católica le falta construir líderes que tengan la capacidad de unir el país.

Dijo que la jerarquía de la Iglesia Católica tiene más cercanía con el oropel, con la liturgia, pero tiene distanciamiento con la sencillez y la humildad del pueblo católico boliviano.

“Uno no puede involucrarse es una institución privada pero está claro que tiene que haber una renovación sustancial de ciertas jerarquías de los mandos superiores, es en el ámbito de la Iglesia Católica que ha tenido un distanciamiento de los humildes y de los pobres”, insistió.

García Linera indicó que ese distanciamiento generó “fricciones” y “enfrentamientos” al interior de la propia jerarquía de la Iglesia.

“Uno de los grandes problemas no de la Iglesia Católica de base donde hay espíritu humanista, universalista, hermoso, brillante y radiante, que nos educa a todos, pero en la cierta jerarquía especialmente de la Iglesia boliviana, ha habido antes y sigue habiendo hoy una jerarquía muy distanciada de la Iglesia de base”, complementó.