(ABI).- El procurador del Estado, Héctor Arce, señaló el lunes por la noche que Bolivia demostrará con todos los elementos científicos ante la Corte de Justicia (CIJ) de La Haya (Holanda) que no existe ningún río Silala, sino que se trata de aguas que provienen de un manantial.

“Con todos los elementos científicos a ser probados ante los 16 jueces del más alto tribunal del mundo demostraremos que no hay ningún río. Bolivia no es un país que busque el conflicto, no es un país que busque los procesos, pero lamentablemente nuestro vecino Chile, me refiero a la actitud de sus gobiernos más que a la actitud de su pueblo, los gobiernos chilenos siempre han tenido una actitud dilatoria, una actitud engañosa, una actitud poco responsable a Bolivia”, dijo.

Arce explicó que los bofedales del Quetena son manantiales de aguas fósiles que llevan en las profundidades de la tierra más de 10 mil años, y que al ser aguas fósiles, por un proceso natural de descongelamiento, van emergiendo y se convierten en bofedales que le corresponden a Bolivia, conforme al Derecho Internacional.

Asimismo, dijo que Chile hizo un reconocimiento sobre la propiedad de las aguas en 1908 cuando la empresa chilena de Ferrocarriles solicitó a la Prefectura del Departamento de Potosí, la licencia para utilizar la concesión del manantial Silala para llenar los calderos de las locomotoras a vapor que operaron hasta la década de los ‘70.

Por otro lado, el Procurador señaló que Bolivia siempre mantendrá el diálogo abierto, porque es un país de paz, con una ‘profunda vocación de diálogo y de concertación‘.

El gobierno de Bolivia mostrará el martes a la prensa internacional el sistema artificial de acueductos que conducen sin contraprestación alguna hace casi 110 años el agua de los manantiales del Silala, en el sudoeste boliviano, a varias poblaciones de Chile, inclusive el emporio de Chuquicamata, la mina de cobre a tajo abierto más grande del mundo.

Morales anunció que llevará a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya el pleito para que Chile se avenga a pagar, incluso con efecto retroactivo, por un recurso que en los hechos importa sin retribución de ninguna especie, bajo el argumento que se trata de un curso sucesivo de agua que comparten ambos países.

El anuncio de un nuevo juicio ante la CIJ, es paralelo al que Bolivia radicó en 2013 a Chile para que sus autoridades se avengan a una negociación con efecto vinculante y plazo perentorio que termine con la condición mediterránea de 137 años del país andino amazónico, pareció encrespar a las autoridades de La Moneda.

La presidenta Michelle Bachelet dijo el lunes que su país va a contrademandar para reguardar sus intereses si Bolivia consolida la demanda por los derechos del Silala ante la CIJ.