La votación para designar a la nueva Dirección Ejecutiva Nacional de la Confederación de Trabajadores de Educación Urbana de Bolivia (CTEUB) concluyó con la victoria del bloque antioficialista FMU con149 votos frente al BRUD (Alianza PCB – MAS) que logró 124 votos. Con estos resultados, el bloque oficialista, a pesar de todas las maniobras y los millonarios sobornos, ha sido derrotado.

Una vez más la realidad nos golpea de manera dura y nos enseña que, sólo si se hace trabajo en el seno de las bases y se logra controlar políticamente sus federaciones, se puede garantizar al magisterio nacional una dirección revolucionaria, unitaria y consecuente.

En este Congreso, la representación real de URMA llega a 66 delegados (45 La Paz, 10 Cochabamba, 7 Oruro y 4 Chuquisaca), con las federaciones muy próximas (Chuquisaca 5 y Potosí 7) suma 78 delegados titulares. Todos los demás delegados (67 más o menos) pertenecen a otras federaciones que no están bajo nuestro control directo. Se trata de gente de las más dispares posiciones (oportunistas, los que tienen odio a la camarilla, gente que refleja el malestar de sus bases, pinaistas, etc.).

Con todo este conglomerado es muy difícil entenderse, los únicos que han marchado más o menos firmes, desde el fallido Congreso Orgánico de Tupiza, son los de la Federación de Santa Cruz y Andrés Ibáñez debido a su abierto odio a la camarilla estalinista de la Confederación y porque tienen el mandato de sus bases para echarlos de la Confederación.

El bloque con todo este conglomerado de tendencias reflejará inevitablemente una dirección muy heterogénea y hasta contradictoria. Entre ellos encontraremos a gusanos como Pinaya que tratará de negociar con el gobierno a espaldas del Comité Ejecutivo de la CTEUB.

La tarea de la fracción urmista que contará con un ejecutivo por el Occidente será tender un cerco de fuego en torno a los resabios de la camarilla estalinista que sigue incrustada en la nueva dirección; tiene la misión de fiscalizar cada paso que dé esta gente y denunciar públicamente sus traiciones y negociados.

En la perspectiva, se avizora en el horizonte la posibilidad de una gran movilización contra la aplicación de la 070 y sus consecuencias nefastas para la educación y los derechos de los maestros. Esa movilización puede darse en el marco del creciente repudio de los centros urbanos contra el gobierno del MAS que se ha manifestado en el último referéndum de febrero; fácilmente el magisterio puede encabezar una movilización popular hasta sepultar la reforma educativa pachamánica del MAS.

Se debe usar como chaleco de fuerza para limitar los trajines de los traidores la declaración política y el programa de reivindicaciones inmediatas (en materia educativa) aprobadas por el Congreso.

La tercera ronda de votaciones para designar a la nueva Dirección Ejecutiva Nacional de la Confederación concluyó con los siguientes resultados:

El BRUD (oficialista) 124 votos.

El FMU (bloque anti oficialista) 149 votos

BLANCOS 2

NULOS 7

Con estos resultados el bloque oficialista (Alianza PCB –MAS), a pesar de todas las maniobras y los millonarios sobornos, han sido derrotados. Ahora empieza la tarea de depurar la nueva dirección de la CTEUB de los resabios oficialistas y emprender la lucha hasta derrotar la reforma educativa masista.

DECLARACIÓN POLÍTICA DEL XXIV CONGRESO DE LA CTEUB

Riberalta, marzo de 2016

1.- Partimos del principio de que todo Estado, como forma de organización política de un país, tiene un contenido de clase que depende de la forma de propiedad dominante que sirve como sustento de su existencia. En el caso del actual Estado Plurinacional de Bolivia, a título de “economía plural”, se reconoce como vigentes y legales todas las formas de propiedad: la propiedad privada de los medios de producción (grande, mediana y pequeña), la propiedad estatal, la comunitaria y la cooperativa.

La experiencia nos está mostrando que estas formas de propiedad, lejos de tener una relación armónica y complementaria entre ellas, se encuentran en contradicciones insalvables porque la existencia y potenciamiento de unas es a costa del debilitamiento y destrucción de las otras.

En el actual Estado boliviano cobra preeminencia la gran propiedad privada en manos de la empresa privada y de las transnacionales y, por otra parte, la propiedad estatal se encuentra cada vez más subordinada a los inversionistas (transnacionales) que vienen al país en calidad de “socias” del Estado; el actual gobierno boliviano se esmera en crear las condiciones legales que favorezcan las inversiones privadas en el sector de la economía estatal y, en estas condiciones, ha permitido importantes ganancias a las transnacionales, a los empresarios nacionales y a la banca privada.

Por las consideraciones anteriores, llegamos a la conclusión de que el actual Estado, al seguir dependiendo predominantemente de las diferentes formas de la propiedad privada no ha dejado de ser un Estado liberal, cuyo gobierno –y dependiendo de las coyunturas cambiantes- adquiere rasgos estatistas en unos sectores de la economía y privatistas en otros, sobre todo en aquellos donde las transnacionales tienen interés en invertir-.

2.- Como respuesta a la crisis estructural que ya se manifiesta en el país a través de la caída descomunal de precios de los minerales y del petróleo, dos sectores de la economía que significan más del 60 % de los ingresos del país, el actual gobierno en su intento de mantener la estabilidad macroeconómica carga el peso de esta crisis sobre las espaldas de los sectores más pobres por la vía de la universalización de impuestos leoninos, manteniendo sueldos y salarios miserables para los sectores dependientes de un patrón y condenando a la inmensa mayoría de los sectores independientes a condiciones de vida miserables.

3.- Frente a los movimientos reivindicativos legítimos de los diferentes sectores, el gobierno recurre, cada vez más nítidamente, a la violencia estatal para contener a los inconformes. Los trabajadores de la educación hemos sido víctimas de esta política represiva, nuestras movilizaciones han sido sañudamente reprimidas en las calles y se ha desconocido el derecho constitucional que tenemos a la huelga con inflexibles descuentos abusivos que, en muchos casos ha llegado a afectar hasta el 50 % de los miserables sueldos que ganamos.

4.- El otro rasgo común a todos los gobiernos de contenido liberal – burgués es la desenfrenada corrupción en todos los niveles de la administración del Estado. Los casos del Fondo Indígena, los contratos con la CAMC sin licitación internacional, las millonarias adquisiciones con escandalosos sobreprecios, etc., son apenas la punta de ovillo que evidencia que el flagelo de la corrupción está corroyendo los cimientos del Estado.

Se trata de una de las manifestaciones del agotamiento del Estado cuyas causas son de naturaleza estructural. Ninguna medida coyuntural (designación por elección a los administradores de la justicia, incremento del presupuesto para el Poder Judicial, la incorporación de la pena de muerte para los delitos muy graves, etc.) es capaz de parar la escalada de la corrupción. La solución está en la necesidad de una real transformación estructural del Estado, la construcción de un nuevo Estado basado en la propiedad social de los medios de producción y donde la riqueza se distribuya según las necesidades de los componentes de la sociedad, donde el hombre no tenga necesidad de matar para apropiarse de lo ajeno.

Por todas las consideraciones anteriores, los trabajadores de la educación de Bolivia declaramos:

1.- Nuestra lucha permanente por lograr una nueva sociedad construyendo un Estado socialista basado en la propiedad social de los medios de producción.

2.- Por una real nacionalización, sin pago de ningún tipo de indemnización, de todas las empresas productivas hoy en manos de las transnacionales imperialistas y de la gran empresa privada nacional.

3.- Resolver el secular problema de la tierra en el país expropiando los grandes latifundios y entregando las tierras productivas a los campesinos y originarios en forma de propiedad social.

4.- Porque nuestras organizaciones sindicales a todo nivel mantengan su independencia política, sindical y orgánica frente al Estado y los gobiernos de turno. Los sindicatos pierden su esencia, su razón de ser instrumento de defensa de las bases, si terminan identificados con los patrones, en nuestro caso con el Estado con quién estamos trabados en una relación obrero patronal.

Más información:

https://urmablog.wordpress.com/author/urmablog/

https://www.facebook.com/URMA-Uni%C3%B3n-Revolucionaria-de-Maestros-481859528625782/?fref=nf

* El autor es secretario general del Partido Obrero Revolucionario (POR).