UYUNI y LA PAZ – “Por ahora, en general, no habido afectación dura en las 22 áreas nacionales protegidas; lluvias y sequias afectan de manera distinta pero la situación es regularmente estable”, explica el director ejecutivo del Servicio de Areas Protegidas (Sernap), Félix Gonzáles Bernal, antes de recibir a dirigentes de Sur Lipez, Potosí, que lo visitan desde la lejana Reserva Eduardo Avaroa (REA).

Las excepciones negativas son algunos de los más singulares humedales de altura: la cuenca Tajzara en la reserva del Sama, Tarija; y las lagunas de “colores” cerca de la frontera suroeste con Chile: Colorada y Verde, entre las más importantes, desecadas hasta en 70 % por la escasez de lluvias desde hace tres meses.

“No hemos tenido información dramática, salvo laguna Colorada, disminuida de manera importante en su espejo de agua como en Laguna Verde y otras pequeñitas que se han secado, pero que no tienen mayor incidencia”, precisa Gonzáles.

El ex gobernador potosino encabeza el Sernap desde noviembre pasado, casi al comienzo de una de las temporadas más severas del cambio climático (CC) y el calentamiento global que están impactando sobre los recursos hídricos y la población en Bolivia y el mundo.

Intensas precipitaciones pluviales en algunas regiones del país, derivan en inundaciones, heladas, nevadas y granizadas con saldo de 60 mil familias damnificadas, casi 31 mil hectáreas de cultivos dañadas y 16 mil cabezas de ganado perdidas.

Pero en otras, la sequía ha causado la desecación del lago Poopó en Oruro, afectado también por miles de tomas para riego en su fuente principal: el sistema río Desaguadero-lago Titicaca, compartido este último por Bolivia y Perú.

Todas ellas caracterizan al denominado fenómeno meteorológico de “El Niño”, que desde 1997genera con mayor reciedumbre una corriente de agua cálida en la superficie del océano Pacífico, la cual arrebata el comportamiento del clima desde el polo Norte hasta la Antártida.

Su hermana, “la Niña” suele seguirlo con frentes fríos, que recrudecieron los años 2000 y 2010 y que según las previsiones mundiales volverán hacia junio próximo.

“En los Lipez no ha estado lloviendo y tenemos pérdida enorme en la producción de quinua. Afecta también a camélidos: no hay pasto. Y a las lagunas, sobre todo a Colorada, que congrega a 120.000 turistas anualmente”, señala Gonzáles. Extractos de una conversación efectuada a fines de febrero:

­­­–Después de una reunión con la Gobernación potosina y Ministerio de Medioambiente y Agua, se acordó estas semanas que el Sernap realice un estudio de compatibilidad de aguas en la posibilidad de canalizar agua desde el afluente HuayllaJara (distante 7 km). Contratamos una consultora, mandamos muestras a Perú para que emitan un criterio que permita llevar adelante el proyecto. Esperamos informe final hasta el 4 de marzo. Si es compatible se hará el proyecto para conservar la Laguna. Colorada. Bajó sustancialmente, casi es 70 % que hemos perdido del espejo de esta laguna, pero hay la buena noticia que el 18, 23 y 24 de febrero llovió, aumentando un poco el nivel y veremos cuántos centímetros aumentará con lluvias próximas para que no se seque. Igual en Laguna Verde hay este efecto pero damos mayor importancia a Colorada que es la que más atrae a turistas.

¿Paliativo o remediación permanente?

Estamos buscando la solución al problema a enfrentar incluso en los meses siguientes. HuayllaJara es un proyecto real entre las tres instituciones. Esperamos empezar en abril si es que no hubiese problema de compatibilidad. Aunque HuayllaJara es uno de los afluentes, puede que en su trayecto vaya cambiando en cuanto a componentes químicos del agua; todo eso nos dará el estudio, que frente al CC se hace necesario. De todas maneras, llueva más o no llueva, igual vamos a llevar adelante el proyecto desde HuayllaJara hasta laguna Colorada.

¿Otra solución?

–Todavía no se ha hecho ningún trasvase. Otra posibilidad es el río Silala, a 20 km, porque esas aguas están yendo a Chile, están en nuestro territorio y podemos utilizarlas dependiendo de la época. Con lluvias son más de 200 litros/segundo de caudal y en estiaje 120 l/s; cantidad importante con un ducto de 12 pulgadas. Pero eso está sujeto a una determinación del Ministerio y otras instancias porque requiere mayor inversión bombear agua desde la parte baja y luego por gravedad trasladarla hasta laguna Colorada. Es complejo pero viable. Vamos a hacer el estudio, la zona es altamente mineralizada.

No vaya a ser que cambien de color…

–Si, esperemos de que no, que las lagunas de colores “no cambien de colores” ­[como bromeó en Uyuni un técnico). Pero tenemos otros factores que inciden en laguna Colorada. Hay mucho turismo y el polvo que se genera está afectando sobremanera. Con la gobernación de Potosí tenemos un proyecto de empedrado en torno a la laguna, que haya una sola ruta exclusiva y no se genere la cantidad de polvo que se da cuando van movilidades con miles turistas. Por eso es que en la laguna hay una parte que tiene una coloración ploma al inicio y luego en el centro es la coloración roja, por las algas del lugar. Otro problema es que no encontramos agregados como la piedra, que llevaremos de algún lugar cercano para eliminar el problema del polvo que está generando algún tipo de cambio en la laguna Colorada

—Falta de lluvias, sequía en Tajzara… ¿como está la situación en otras reservas?

A nivel nacional es de regular hacia bueno, salvo la REA. Hubo lluvias en el Sajama (entre La Paz y Oruro, también frontera con Chile) y también en el Chaco aunque no con la intensidad que se necesita. Visitamos El Palmar (área natural de manejo integrado, en Chuquisaca): hay buena producción y los ríos están con bastante agua.

¿Y en laguna Concepción y el Pantanal, al oriente?

Ha estado lloviendo, quizá no con regularidad pero no hay riesgo. La afluencia de lluvias ha bajado pero está estable. Igual en Madidi, también en Manuripi y otras áreas. En Torotoro está lloviendo con regularidad. Y no hay riesgo de que el Pantanal pueda secarse. A nivel nacional estamos bien, salvo por lluvias que afectan a la población en sus sembradíos, también granizadas o heladas.

¿Como impacta el CC en las Areas Protegidas?

Especialmente a las partes altas. Sabemos que en los Lipez, el nivel de lluvias es muy bajo, incluso la quinua con seis lluvias normalmente produce, pero lo que si afecta es el granizo y helada, tanto a la flora como a la fauna. Una granizada fuerte puede causar que muchas aves fallezcan con granizos del tamaño de pelotitas de golf. También hubo desaparición de hielos y nevada en varias áreas como el Sajama. Pero la naturaleza es sabia y otra vez ha nevado, de manera que creemos que el CC no ha llegado todavía con ese efecto tan duro como en otros lugares. De todas maneras hay que estar preparados. Por ejemplo, la vicuña puede ser afectada si es que no llueve, hay algunos bofedales que son el centro donde se alimenta y esto podría afectarlas sobremanera, igualmente a otros animales y aves. En el parque Madidi (La Paz), la Estación Biológica del Beni, el parque Pilón Lajas y Manuripi (Pando) hay inundaciones y comunidades han sido trasladadas a otros lugares más altos para evitar enfermedades.

CANCILLER: “HAY QUE EJERCER SOBERANÍA EN EL SILALA”

El manantial del Silala, es un conjunto de ojos de agua subterránea que nace en Bolivia y que por canalizaciones ferrocarrileras de la antigua Railway Co. en el siglo pasado, escurren artificialmente hacia poblaciones ahora chilenas, recordó el canciller David Choquehuanca sobre el eventual trasvase para salvar Laguna Colorada.

“Voy a hacer una declaración política”, precisó esta semana: “Son bolivianas y debemos no sólo sentar soberanía sobre todos nuestros recursos naturales, sino ejercer soberanía sobre ellas porque pertenecen al país”.

Choquehuanca insistió que centenario desvío de las agua del Silala en Potosí es uno de los temas que Chile tiene pendientes e irresueltos con Bolivia, junto con el abuso unilateral del río Lauca en Oruro, además de la histórica demanda marítima y la frecuente afectación del libre tránsito binacional.

En 1908, Bolivia dio una concesión de esas aguas, sin ninguna compensación, para que funcionen locomotoras a vapor que periclitaron en los años 40 y 60, explicó el Canciller respecto de esos recursos hídricos que Chile supone transfronterizos y le corresponderían en 50 %.

“No necesitamos permisos de nadie, si los pidiéramos estaríamos restándonos soberanía”, concluyó sobre el posible trasvase.

A comienzos de febrero, con la sequía golpeando a ambos lados de la frontera, ante denuncias de los pobladores de los Lipez, el gobierno boliviano reclamó ante el Programa Hidrológico de la Unesco que Chile perforó pozos de agua “usando acuíferos bolivianos”.

LA MUERTE ACECHA A 7.500 LLAMAS: YA MURIERON 900

Las hembras abortan. Agonizan la t’ola y los pajonales.

Técnicos del Sernap esperan salvar a la mitad de las 15.650 llamas registradas en la Reserva Eduardo Abaroa, dijo en Uyuni Filemón Flores Nina, corregidor de Quetena Grande, Provincia Sur Lipez, ante el riesgo de mortandad y sequía.

Los niveles bajaron a entre 12 y 20 centímetros respecto de los 30 centímetros promedio, añadió Flores al confirmar la muerte de 900 cabezas de ganando camélido.

Corroboró también las previsiones estatales para salvar a unas 7.500 llamas, llevándoles forraje, además de la declaratoria de emergencia municipal, previa a la de desastre natural, para acceder a recursos económicos, alimento y vituallas destinadas a población humana y animal damnificada por la falta de lluvias.

En ocasión de la entrega de obras de turismo comunitario antes del Carnaval, una Comisión de autoridades visitó Quetena Grande encabezada por el director de la REA, Irineo Berna, tomando en cuenta la preocupación por la sequia que castiga principalmente al ganado camélido, principal actividad económica de esta zona.

“Hay gran cantidad de humedales que se están secando por la falta de agua y el bastante calor de estas semanas. También se están secando las t’olas, los pajonales, esto hace que está disminuyendo la dieta alimenticia del ganado, esto afectará los próximos meses”

Es una “pérdida económica muy considerable, En laguna Verde verificamos un descenso de agua de 100 metros desde la orilla donde siempre permanecía el agua… cien metros ha avanzado hacia adentro, eso va a afectar en el color de las lagunas posteriormente”, sostuvo Flores

.ABORTOS Y MAS MORTANDAD

“Esperamos no correr la suerte del Lago Poopó. Sernap está poniendo de su parte pero esperamos más que todo la ayuda del gobierno central”, sostuvo el corregidor de Quetena Grande.

“Murieron 900 llamas y se espera salvar 7.500 de las 15.000 pero ahora estamos luchando por los que nos queda de ganado, poder paliar su alimento comprando forrajes, la falta de agua afecta producción de pastos nativos; no vamos a poder abastecer, hay bastante aborto en las llamas. Como no tienen buena alimentación las hembritas están abortando, el crecimiento de las crías en el vientre materno no está bien, están abortando”.

Entre las lagunas de la reserva Avaroa destacan en Occidente, además del agonizante Poopó, la Laguna Colorada, sitio mundial Ramsar de humedales importantes, y la Laguna Verde.

Las enormes colonias de anidación de flamencos, extraños paisajes y formaciones eólicas sobre rocas basálticas, altos volcanes, aguas termales y fumarolas son características de la región, aledaña al Salar de Uyuni, la mayor concentración de sal del planeta.

* Versión ampliada del reporte publicado por Página Siete este 4 de marzo, Pags 12-13: http://paginasiete.info/web/visor.aspx)