Gianni Infantino, un italo-suizo, ex-secretario de la UEFA (Unión de Federaciones de Fútbol Europea), ha sido elegido Presidente de la FIFA (Federatíon International Football Association). Infantino por años ha sido el número “2” de Michel Platini y a un cierto momento, este hombre que no ha brillado en nada, se ha encontrado en el lugar correcto y en el momento adecuado, para ser elegido Presidente y sucesor de Joseph Blatter por el Congreso Extraordinario de la FIFA, a pesar de que sus probabilidades eran adversas.

Esta elección puede sorprender en las proporciones pero no en la lógica de una negociación en que se ha visto muy activo el expresidente Blatter, tanto es cierto que no ha tardado mucho en felicitar a su sucesor con un abrazo casi mortal

Ahora hay que ver si Infantino, como ha declarado inmediatamente después de su elección, será llamado a dar una señal positiva de discontinuidad del “duo Baltter-Platini”.

Será muy difícil en un mundo donde el poder reside en el dinero, tantísimo dinero, que haciendo un cálculo aproximativo, comparándolo con el próximo Mundial de Rio de Janeiro, la FIFA ganará cien vece más de lo realizado en el mundial alemán

Estos campeonatos mundiales de fútbol tienen una historia particular de maxi-sobornos a partir del Campeonato jugado en Alemania en 2006, luego se pasó a la edición sudafricana 2010, para terminar en las futuras: la rusa 2018 y sobretodo la de Qatar que se jugará en 2022.

Esto de los campeonatos mundiales de fútbol es una máquina que está hecha para ganar dinero y sobre la distribución de todos estos millones de dólares no se sabe mucho. Todo dependerá de la cantidad de letras de cambio que los partidarios de Infantino han firmado antes o durante el congreso.

Ahora que las botellas de champán han sido abiertas, para Infantino comienza el verdadero desafio. Mucho más difícil del que acaba de ganar