El evento sindical más importante del movimiento obrero boliviano, aislado en el valle chicheño, se realizó a espaldas de las bases. Los delegados fueron cuidadosamente seleccionados en eventos sectoriales previos igualmente cupulares. Sin embargo, a pesar del control que el oficialismo ejerció sobre la mayoría, varios sectores asumieron actitudes críticas y se rebelaron de manera subterránea (sin manifestarse frontalmente) contra las maniobras de la burocracia.

Otro de los aspectos notorios fueron las contradicciones que existen entre los sectores, por ejemplo, entre fabriles y mineros. Los primeros cuestionan la condición de vanguardia del sector minero con el argumento de que éstos se han olvidado de los demás sectores explotados que, satisfechos por los salarios altos que han percibido durante los últimos seis años, se han mantenido al margen de las luchas que los demás sectores han librado para mejorar sus condiciones de vida y de trabajo. El otro factor visible es que el gobierno ha usado como grupos de choque a los campesinos, las bartolinas, los petroleros y constructores que, desde el principio se han encargado a hostigar a las tendencias opositoras, principalmente al trotskismo.

En este ambiente se ha realizado el trabajo de la comisión política, la más importante del Congreso. Se presentaron diez documentos, la mayoría de ellos de clara filiación oficialista que tienen como planteamiento común la defensa del “proceso de cambio” contra la arremetida interna e internacional de la derecha. Sin embargo, ninguno de ellos tiene la osadía de plantear el voto por SI para la reelección de Evo Morales y García Linera. El documento minero, aprobado en el último Congreso de la FSTMB, expresa con mayor claridad el pensamiento del oficialismo. Durante el debate, los otros documentos oficialistas van cediendo terreno al de los mineros, probablemente por instrucciones “de arriba”.

Entre las tendencias opositoras (un documento a nombre de los administrativos de la UMSA, de clara filiación del PT, otro de los trabajadores de la UMSA, muy afín al documento de la Brigada Sindical Revolucionaria y finalmente el documento de la Brigada Sindical Revolucionaria, de nítida orientación trotskista) todas tienen en común una acerba crítica al oficialismo. El documento trotskista tiene la característica de fundamentar teóricamente la naturaleza de la crisis estructural del capitalismo; la situación latinoamericana frente a la crisis, se explica la derrota del peronismo en la Argentina y del chavismo en Venezuela como consecuencia del fracaso de la postura subjetiva del Socialismo de Siglo XXI; explica por qué el gobierno del MAS es un gobierno burgués y reaccionario; enjuicia duramente el papel contrarrevolucionario de la burocracia sindical, reivindicando la condición de vanguardia del movimiento proletario y termina con una plataforma de lucha que representa los intereses de todos los sectores oprimidos y explotados del país.

Durante el debate que dura más o menos unas diez horas, rápidamente polarizan el documento minero y el de la BSR. El oficialismo, carente de toda fundamentación para defender su documento, recurre a diatribas contra el trotskismo argumentando que, por su posición crítica al gobierno, se convierte en instrumento de la derecha; desde sus sectores más agresivos (petroleros y campesinos), llegan al extremo de amenazar de muerte a los compañeros de la Brigada.

En este ambiente de aplastante control burocrático del oficialismo, sin embargo se percibe un marcado malestar en los delegados de base que, secretamente, en conversaciones personales, denuncian que “todo ya está cocinado por los dirigentes y los operadores del gobierno que se encuentran en Tupiza. La fracción trotskista hace circular profusamente su documento político y cuatro números del K’arasimi (el que habla sin pelos en la lengua), además de la Tesis de Pulacayo y la Tesis del IV Congreso de la COB. Todos estos documentos son materialmente arrebatados de las manos de los compañeros encargados de la venta. Sorprende la avidez que tienen los delegados de base por leer la prensa revolucionaria.

De esta manera, un puñado de trotskistas con el apoyo secreto de cientos de delegados de base inconformes que son víctimas de la presión burocrática del oficialismo que utiliza mecanismos inmorales (desde el control de los viáticos, pasajes, etc.) y del malestar reinante en sus propias bases, ha cumplido el trabajo de mantener en alto el programa revolucionario y llamar al proletariado (particularmente al minero) a cumplir su obligación de conducir a los explotados de este país por el camino de la revolución. El tono del debate se podrá apreciar en los K’arasimis que se publican a continuación.

EL OFICIALISMO EMPIEZA CON UNA VERGONZOSA MANIOBRA

(TUPIZA, 28 DE SEPTIEMBRE DE 2015).- Los estatutos son claros, en un evento nacional como es el congreso orgánico, lo primero que debe hacer la reunión preparatoria es elegir a la comisión de poderes que tiene la delicada labor de extender las credenciales a los delegados titulares y suplentes. Sin ninguna justificación, los dirigentes de la confederación han pretendido imponer a dedo a los miembros de la comisión de poderes y, al constatar la rebelión de los delegados, han pretendido someter a votación para determinar si se debe elegir a esta comisión.

Hay que recordarle a la camarilla oficialista de la confederación que los estatutos han sido hechos para respetarlos. Una sesión preparatoria no puede votar algo que contradiga a este instrumento normativo. Los mismos estatutos dicen que para modificar su contenido debe un congreso ordinario votar por dos tercios.

Lo que buscan el gobierno y sus sirvientes: LIQUIDAR DEFINITIVAMENTE LA INDEPENDENCIA SINDICAL DEL MAGISTERIO

Es un hecho incuestionable que nuestras organizaciones sindicales (COB, confederaciones nacionales de todos los sectores, muchas federaciones de base, etc.), han sido convertidas en instrumentos dóciles del gobierno, al extremo de incorporarlas a la CONALCAM, un organismo abiertamente oficialista que ahora propugna la reelección de Evo Morales y de García Linera hasta el 2025.

Evo Morales, sin tapujos y en reiteradas ocasiones, ha señalado que la independencia política de las organizaciones sindicales es una antigualla porque considera que ahora el gobierno del MAS es la representación de todo el país y no puede haber ninguna organización independiente de él. Es la confesión de una abierta tendencia fascista en los gobernantes masistas y que no toleran ninguna organización diferente, mucho menos crítica, al régimen oficialista.

Bajo esta línea de amarrar oficialmente a la CTEUB y a las federaciones departamentales de los trabajadores de educación urbana de Bolivia, pretenderán en este congreso orgánico modificar la declaración de principios de los Estatutos vigentes eliminando el principio de la independencia sindical y política de nuestras organizaciones.

Estamos frente a un gobierno que desarrolla una política abiertamente pro empresarial y pro imperialista al servicio de las transnacionales que, a título de “economía plural” defiende a muerte la gran propiedad privada de los medios de producción, hoy en manos de las transnacionales y de la clase dominante nativa. Por esta razón está lejos de representar los intereses de los oprimidos y explotados de este país, impone un régimen de sueldos de hambre para salvaguardar los intereses del Estado y de los empresarios, impone una reforma educativa anticientífica y retrógrada, aplica una despiadada política de flexibilización laboral en el magisterio duplicando y triplicando el trabajo del maestro sin reconocerle su derecho a una mayor remuneración, etc.

La tarea del Congreso Orgánico es ratificar la independencia política de nuestras organizaciones sindicales para defender nuestros derechos que a diario son conculcados, tal es el caso del Reglamento del Escalafón que ya ha sido suprimido del sector de educación técnica superior, con la complicidad de los actuales dirigentes de la Confederación.

BUSCAN ACENTUAR UNA POLÍTICA REPRESIVA PARA ACABAR CON LA DEMOCRACIA SINDICAL Y TODA FORMA DE OPOSICION

Los sectores oficialistas (el mal llamado Partido Comunista y los militantes del MAS) han venido a este congreso con el mandato de hacer un estatuto que liquide la democracia sindical, introduciendo mecanismos que burlen la voluntad de las bases y permita la reelección indefinida de los agentes del gobierno. Tienen el mandato de hacer del Consejo Nacional de Disciplina Sindical un organismo mucho más represivo de lo que ahora es, tener en su manos los mecanismos que les permita falsificar cínicamente procesos y descabezar a aquellas federaciones que realizan lucha frontal contra un gobierno que acentúa su política anti docente y anti educativa.

Todo lo que denunciamos es coherente con la política general que el gobierno desarrolla y que ha terminado asimilando a su estructura a los dirigentes sindicales, domesticándolos con prebendas y cargos en el aparato estatal.

La reelección de los actuales gobernantes para su perpetuación en el poder, exige acabar con toda forma de oposición en el país y el magisterio no puede ser una excepción.

A las delegaciones de base de los diferentes distritos presentes les convocamos a no comprometerse con esta política criminal de los dirigentes oficialistas. Ahora, más que nunca, necesitamos consolidar y fortalecer nuestras organizaciones de base para hacer frente a un gobierno que cada día se muestra más autoritario. ¿No perciben, por ejemplo, que la administración escolar es más vertical que nunca? ¿Acaso ustedes mismos no están sufriendo la prepotencia y el abuso de las autoridades educativas a todo nivel? La consigna que ha lanzado el gobierno es que el maestro debe ser atiborrado de obligaciones de tal modo que no tenga tiempo para pensar en sus derechos y acudir a sus organizaciones sindicales. Todo esto con la complicidad de los dirigentes nacionales y de muchas federaciones departamentales.

LAS MANIOBRAS IRRESPONSABLES DE LOS DIRIGENTES DE LA CONFEDERACIÓN EMPANTANAN EL CONGRESO

Con la finalidad de controlar la calificación de las credenciales y, a través de este mecanismo, falsificar la acreditación de delegados titulares, los dirigentes nacionales han persistido en nombrar a dedo a los miembros de la comisión de poderes, maniobra que ha merecido el repudio de la mayoría de los asistentes. No se descarta la posibilidad de que los dirigentes, por su impotencia de controlar el congreso, puedan disolverla.

EL DOCUMENTO POLÍTICO DE LA FSTMB REFLEJA EL PENSAMIENTO DEL GOBIERNO

Este documento, con todos sus errores y ambigüedades teóricas, es el que mejor expresa los postulados centrales que el gobierno maneja para engatusar al país y eludir su postura frente a la crisis estructural del capitalismo que, inevitablemente, terminará arrastrando al país por el carácter mundial de la economía del que somos parte. La suerte que está corriendo la minería, por ejemplo, es consecuencia de la caída del precio de los minerales en el mercado mundial, cuyos efectos ya empiezan a traducirse en cierre de minas, desocupación, más hambre y miseria no sólo para el sector minero sino también en el resto de la economía nacional.

A continuación pasaremos a comentar, punto por punto, lo que consideramos que son falacias deliberadas que encubren ideas reaccionarias que conducen a la capitulación frente al Estado burgués y a la clase dominante:

I.- NO HAY NINGUNA CARACTERIZACIÓN CIENTÍFICA DE LA ACTUAL CRISIS ESTRUCTURAL DEL CAPITALISMO

En este punto de la caracterización de la naturaleza del sistema social capitalista el documento está a siglo luz de retraso con referencia a anteriores documentos fundamentales del movimiento obrero boliviano. La Tesis de Pulacayo, la del IV Congreso de la COB y todos los documentos aprobados tanto en los congresos de la FSTMB como de la COB analizan con precisión la naturaleza del capitalismo. Se dice que es un sistema social que surge como consecuencia del desarrollo de las fuerzas productivas que determina una forma especial de relaciones de producción entre el proletariado (clase desposeída de toda forma de propiedad de los medios de producción) vendiendo su fuerza de trabajo al dueño de la gran propiedad privada (Burguesía) a cambio del salario. En esta relación, la burguesía exprime al trabajador la plusvalía, cuya acumulación es la fuente del crecimiento del capital. Todo este proceso se realiza con arreglo a leyes objetivas que no dependen de la buena o mala voluntad de sus protagonistas.

También en esos documentos se explica la naturaleza de sus crisis cíclicas (que se producen cada cierto tiempo y cada vez de manera más profunda) como consecuencia de la subordinación de la capacidad productora de las fuerza de trabajo y de las máquinas al interés de ganancia del capitalista. Se dice que se trata de crisis de sobreproducción que no encuentra los mercados necesarios para absorber las mercancías; debido a este fenómeno, los capitalistas cierran fábricas, despiden obreros, en suma, destruyen una parte de las fuerzas productivas para evitar grandes pérdidas. De esta manera, en el capitalismo, se carga todo el peso de la crisis sobre las espaldas de los trabajadores con la finalidad de proteger los intereses del patrón.

Este análisis está ausente y, en más de las dos primeras páginas del documento, se limita a describir no las causas sino los efectos de la crisis. Lo grave es que, en esta descripción, parte de posturas absolutamente subjetivas como si todo se debiera a la maldad y la “angurria” de los capitalistas. Esta concepción, lejos de ser revolucionaria pareciera el lamento de los curas en el púlpito anatemizando el lado maligno de los seres humanos como producto del pecado original.

II.- LA SITUACIÓN DE AMÉRICA LATINA

Empieza haciendo una descripción de las riquezas de la región para concluir que ésta es la causa de por qué el imperialismo y sus lacayos (derechas tradicionales) no están dispuestos a perder el control de esas riquezas y, como existen “gobiernos progresistas, socialistas, democráticos, que han luchado por la justicia, por la defensa de la patria, por los recursos naturales, y por el bienestar de nuestro pueblo”, también están interesados en derribarlos. La conspiración está dirigida por el imperialismo y la derecha avanza peligrosamente al punto de poder truncar la revolución bolivariana en Venezuela. Esta parte del documento termina diciendo que, lo que buscan el imperialismo y sus sirvientes, es cercar al gobierno patriota y antiimperialista de Evo Morales, llama a los bolivianos a alinearse detrás del gobierno y del proceso de cambio.

Ausencia del análisis del fracaso del Socialismo del Siglo XXI

No hay un análisis serio de por qué el peronismo ha sido derrotado electoralmente por una corriente de derecha y por qué Maduro ha sufrido un revés electoral en Venezuela.

El problema es que la teoría del Socialismo del Siglo XXI ha mostrado ser inviable a esta altura del desarrollo del capitalismo. Esta postura subjetivista plantea, al igual que todas las corrientes nacionalistas de contenido burgués, la posibilidad del desarrollo de los países atrasados en el marco del capitalismo, olvidando que el imperialismo se torna en un obstáculo para este desarrollo.

El peronismo y el chavismo no han podido desarrollar sus países y no han logrado satisfacer las necesidades más elementales de sus pueblos condenados a imparables procesos inflacionarios que provocaron situaciones dramáticas de hambre, miseria, desocupación, etc. Esta es la razón de por qué la clase media Argentina se ha volcado contra el peronismo y la gran mayoría de la población venezolana contra el chavismo.

El hecho que los hambrientos hubieran votado por derechistas no quiere decir éstos se hubiera derechizado. Cuando comprueben en su carne que el nuevo gobierno también es incapaz de resolver sus problemas también se volcarán contra él.

Chantaje a los explotados con el fantasma de la derecha

El documento usa el “cucu” de la derecha para chantajear a los trabajadores y a toda la población para que se sumen al SI a la re reelección de Evo Morales y García Linera. ¿De qué derecha hablan? ¿De esa que ha sido derrotada y que ahora sólo existen como fantasmas en los medios publicitarios sin base social alguna? Los tuto Quiroga, Doria Medina, Rubén Costas, etc., son los mejores jefes de campaña del MAS, el presidente Morales debiera sentirse feliz por la presencia formal de esta gente en la arena electoral.

¿Dónde está la base social de la vieja derecha (los agro – industriales del Oriente, los empresarios privados, los banqueros, etc.)? ¿Acaso, ahora, no se han pasado al MAS porque es la mejor garantía para seguir enriqueciéndose en el país?

Todo esto es la evidencia de por qué en Bolivia existe una nueva derecha real que es el gobierno del MAS porque defiende la propiedad privada de los medios de producción y garantiza a la empresa privada y a las trasnacionales imperialistas las mejores oportunidades para seguir engordando y robando al país, no en vano han sido consideradas “socias” del gobierno y del “proceso de cambio”.

* El autor es secretario general del Partido Obrero Revolucionario (POR).