(Masas-POR).- El MAS es el gobierno del show mediático, del derroche electorero, del culto al indígena, del proceso de cambios ornamentales, pero el país sigue sometido al imperialismo como productor de materias primas.

La venta colectiva de Masas nos viene permitiendo la mejor campaña por el NO a la reelección de Evo Morales, llegando de forma directa a personas de los más variados segmentos sociales. Así se van respondiendo las principales dudas y cuestionamientos que expresan distintas personas durante los mítines-venta.

¿Nuestro NO es igual que el NO de la derecha tradicional?

El NO de la derecha tradicional y ex masistas sólo plantea la ALTERNANCIA, es decir, que otro pueda ser presidente y vicepresidente pero en el mismo juego de la política, democracia y Estado burgueses, que sigue siendo dictadura del gran capital, de las transnacionales chupa-sangre en colaboración de gobiernos títeres.

El NO del trotskismo y el pueblo hastiado de la politiquería busca un cambio cualitativo, no sólo de un momentáneo sirviente del capitalismo como lo ha sido Goni y lo es Evo Morales, sino cambiar de raíz la política, el gobierno y Estado burgueses, eso significa, acabar con el modo de producción capitalista y reemplazarlo por el socialista; cambiar la democracia representativa por la democracia directa en base a los órganos de poder del pueblo como lo fue la Asamblea Popular de 1971.

¿Si no es Evo quién tomaría el poder?

La democracia burguesa genera la ilusión de que cambiando individuos en la silla presidencial se cambia el destino del país, así se pretende hacer creer con un “indígena” conduciendo el gobierno burgués ya el país es otro. Pero el poder no se reduce a la silla presidencial, el verdadero poder es el económico, el cual sigue con las transnacionales “socias” y empresarios parásitos con los que Evo colabora hasta para definir el pago del 2do. aguinaldo.

El MAS es el gobierno del show mediático, del derroche electorero, del culto al indígena, del proceso de cambios ornamentales, pero el país sigue sometido al imperialismo como productor de materias primas. La trampa del voto, es tener cinco minutos de libertad para elegir quien será por cinco años nuestro siguiente verdugo y con ese derecho obligado el electorado es expropiado de su soberanía, la cual se transfiere al “representante” quien hace y deshace a nombre del pueblo.

El trotskismo plantea contra la dictadura de la democracia “representativa” burguesa, la democracia de los órganos de poder obrero popular, transformar radicalmente el país en base a la propiedad social construyendo el gobierno de obreros campesinos y clases medias empobrecidas, verdadera democracia para las mayorías (dictadura para la burguesía). Para ello estamos los líderes trotskistas luchando desde el seno de las organizaciones, no necesitamos salvadores sino soldados de la revolución.

Carta abierta al Sr. Vicepresidente Álvaro García Linera

Sr. Vicepresidente: En relación a sus declaraciones con la ya trillada acusación de que el POR y la oposición de la vieja derecha tradicional estarían aliados en contra de su gobierno al propugnar el NO en el referendo para la reelección del presidente Evo Morales nos cabe hacerle notar que:

1. El NO que recibirá su gobierno no es el resultado de la voluntad del POR ni de la oposición de la derecha tradicional sino que será expresión del repudio del pueblo explotado a su gobierno por impostor y corrupto.

2. Su gobierno es una impostura que proclama un “proceso de cambio” al socialismo encorchetado del brazo de sus “socias” transnacionales a las que ofrecen todas las garantías e incentivos para que venga a invertir y saquear nuestros recursos naturales, de la oligarquía terrateniente y de los empresarios privados.

3. El POR ha demostrado en sus 80 años de vida fidelidad total a la lucha de los oprimidos y explotados de nuestro país sin hacer la menor concesión a las corrientes reformistas que acaban inevitablemente sirviendo los intereses de los explotadores, y por ello constituye la reserva moral del pueblo explotado.

Detrás del repudio popular que se expresará en el NO, no viene el retorno de la vieja derecha que fue expulsada del poder por las masas insurrectas, sino la perspectiva de un amanecer revolucionario. El fin de los gobiernos burgueses, el advenimiento de un gobierno genuino de obreros, campesinos y masas empobrecidas de las ciudades. Ese futuro que asoma en el horizonte no provendrá de las urnas que sólo sirven para reciclar dictaduras burguesas, será producto de la revolución bajo la dirección política del proletariado organizado en su propio partido, el POR.

Por ello, nos ratificamos en señalar a los explotados de nuestro país: NO mil veces NO al gobierno impostor y corrupto; NO mil veces NO a la vieja derecha tradicional repudiada y expulsada del poder por el pueblo insurrecto; NO más gobiernos burgueses serviles al imperialismo.