(ABI).- Una violenta movilización de los transportistas sindicalizados de La Paz demandó el jueves el incremento de tarifas, ante el rechazo de la Alcaldía de presentar el estudio de costos que debe definir la nueva escala de pasajes.

El secretario ejecutivo de la Federación Primero de Mayo, Rubén Sánchez, dijo: “nosotros queremos decir que la federación no está buscando más que esta tarifa (un incremento de 0,50 bolivianos) no hay intereses personales, ya basta, queremos que nos entregue los resultados del estudio el alcalde Revilla”.

Desde tempranas horas los choferes sindicalizados se movilizaron en diferentes puntos de la ciudad, para concentrarse previa a la marcha que realizarían hasta predios de la Alcaldía, lugares donde; sin embargo, procedieron a bloquear e impedir la circulación de coches particulares y de sus propios colegas que querían trabajar.

Aproximadamente a las 10 de la mañana los transportistas se apostaron en puertas de la Alcaldía paceña, que estaba custodiada por efectivos policiales y guardias municipales, para exigir una reunión al alcalde Revilla.

Con petardos en mano, gritaban estribillos en contra del ejecutivo edil, y le exigían que presente el estudio técnico para establecer una nueva tarifa del transporte público.

Al mediodía se concentraron en la plaza San Francisco para realizar un cabildo, en el que determinaron a partir del viernes incrementar las tarifas en 0,50 centavos.

“Las determinaciones a las que hemos llegado a este cabildo es que, primero se ha ratificado el incremento de 0,50 centavos en todas las modalidades, también se ha rechazado en este cabildo no pagar las boletas de infracción emitidas desde diciembre del 2015”, dijo el dirigente.

Aclaró que a partir del viernes trabajarán de manera normal, pero aplicando el incremento de 0,50 centavos.

Durante la media jornada se evidenciaron agresiones de choferes que acataron radiotaxis, como sucedido en Villa San Antonio Alto, donde fue agredido un chofer y su hija fue quien salió en su auxilio para evitar que lo golpeen.

Por su parte, el secretario municipal de Movilidad, Ramiro Burgos, aclaró que el incremento de las tarifas corresponde a un “paquete” de cuatro aspectos: estudio de costos para las tarifas, que ya está concluido, una nueva ley de rutas y recorridos, que se encuentra en el Concejo Municipal, y lo que quedaría pendiente es el registro de vehículos y la mejora de la calidad del servicio.

“Lo que dice Rubén Sánchez es una verdad a medias, él tenía que entregarnos el 100 por ciento de sus sindicatos afiliados a su federación hasta el 28 de diciembre, estamos a 7 de enero y faltan todavía por entregar cinco sindicatos, quien no ha incumplido el compromiso no es el municipio son los choferes”, aclaró.