Con base en una “actualización” no óptimamente comunicada, que deriva en una elevación de la base imponible, regirán mayores valores de construcción y de avalúo de terreno, si el Concejo aprueba una ley impulsada por el Alcalde. Más recaudaciones, pero sin total capacidad de gasto. El alza del monto imponible a transferencias y gravámenes de inmuebles elevaría costo de servicios y productos en la ciudad sede de gobierno.

Habiendo tributado, por ejemplo, en Callampaya-Cementerio Central de la ciudad de La Paz, o en la calle Inca-San Sebastián, o quizá en Següencoma Bajo; y siendo el 2014 calculado en Bs. 1.466 cada metro cuadrado (m2) del valor unitario de su terreno, alístese para el 2015: de aprobarse el pedido del Alcalde, este monto casi se triplicará subiendo, actualizado, a Bs. 4.447, según una legislación que el Ejecutivo municipal de La Paz impulsa en el Concejo.

Lo mismo: si su departamento en propiedad horizontal califica como “bueno”, de los 1.144 Bs en que estaba calculado el valor de cada m2 de construcción el 2014, el monto proyectado por el municipio para el 2015– será de 3.471, de acuerdo a las tablas de pago proyectadas oficialmente por el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz (GAMLP), que empezaron sorprender a muchos vecinos una semana antes de la Navidad, mientras altos funcionarios negaban un “impuestazo” derivado de la elevación de montos actualizados a pagar.

Para el caso de una vivienda unifamiliar de carácter “muy económica o marginal” que pagaba 46 Bs, la “actualización” será a 140 Bs. es decir del 304. % superior al promedio de 303 % aplicable a la generalidad de los casos.

El proyecto de ley municipal remitido el pasado 9 de diciembre por el Ejecutivo al Legislativo municipal, que ha comenzado su tratamiento con probable sanción en enero próximo si se impone el criterio del Ejecutivo, plantea actualizar la “valuación zonal” para la gestión tributaria 2015, ajustando asimismo las tablas de “valores de terreno y de construcción” a fin de recaudar mayores tributos, confirmaron fuentes oficiales que cedieron una copia del proyecto.

Los nuevos montos son proyectados por el Municipio en las “tablas de valores (actualizadas) a ser aplicadas para la gestión 2015”, establece en su página 15 el legajo de 230 páginas, remitido a los concejales. De aprobarse, las modificaciones y aumentos comenzarán a regir una gestión después, dada la disposición de que, por ejemplo las obligaciones de 2014 se paguen el 2015 y así sucesivamente. El proyecto no especifica si habrá pagos y cobros retroactivos a 2011.

Para persuadir sobre su plan, el Alcalde estima con base en estudios del municipio pero no independientes de él, que hay una brecha “considerable” entre el valor de mercado y la base imponible de los bienes inmuebles.

Esta base imponible es utilizada para el cobro del impuesto municipal a las Transferencias onerosas de inmuebles (IMTO) y el que grava la propiedad de los Bienes Inmuebles (IMPBI

Arguye el Ejecutivo que la capacidad económica del contribuyente se ha incrementado porque el salario mínimo nacional registró una variación del 414 %, y porque el Índice de Precios al Consumidor, que mide la inflación, varió también en un 208% aproximadamente.

El alza de la base imponible –y no de la alícuota que por impuesto de Transferencia, por ejemplo, continúa en 3 %– significaría elevar las cargas hasta en un 303 %, pero esta información no ha sido suficientemente publicitada por el Ejecutivo, contrariamente a sus advertencias en medios sobre las consecuencias del “perdonazo” penden sobre los presuntos deudores.

El Municipio paceño, uno de los más poderosos del país con presupuestos promedio de 210 millones de dólares anuales en los últimos seis años (no 300MM$us como se estimó de manera inicial), pero que alega escasez de fondos precisamente para recaudar más tributos, ha ejecutado hasta este 22 de diciembre del presente 165 MM$us (devengados) de los 237 millones que tiene en su crédito vigente y los 202 MM$us aprobados para esta gestión.

Le queda por eso un saldo de 72 MM$us equivalentes a más de 500 millones de bolivianos sin ejecutar al momento según el registro SIGMA del Ministerio de Economía al 22-dic-2015.

La ley planteada antes de la Navidad por la gestión del alcalde Luis Revilla, mediante su ex interino Isaac Fernández, se aplicará tanto al tipo de vivienda unifamiliar como al de propiedad horizontal, en sus diversas características: desde el tope “lujoso residencial” hasta el extremo inferior de “muy económica y marginal”.

El pedido del Alcalde, si el Concejo le da la luz verde con la mayoría oficialista municipal en la ciudad de La Paz, que define sus decisiones más importantes, se constituirá en una virtual triplicación de tributos por inmuebles y el consiguiente alza del valor catastral que al final derivará en que se eleve el pago del impuesto por transacciones de inmuebles y el tributo anual por los mismos, de acuerdo a la ley en tratamiento, que los concejales mantienen en ascuas al haberla considerado inicialmente .

Por ejemplo, el propietario de una vivienda unifamiliar promedio con actual base imponible de 360 mil bolivianos el 2015, vería elevado este monto a 692 mil bolivianos pagando un impuesto de transferencia por venta, ya no de Bs. 10.800 sino de Bs 20.760 aproximadamente, como muestra la Tabla Avalúo construcciones 2015, que forma parte del proyecto legislativo del alcalde Luis Revilla, comparado con la tabla vigente al 2014, no divulgada con el proyecto de ley ni publicitada por los medios comunicacionales del Ejecutivo..

De la misma forma, el valor unitario de la vivienda citada como ejemplo anterior, entraría en alza: de los actuales Bs 761 a 2.309 en el tipo “bueno”; mientras que para propiedad horizontal, en la misma categoría de “buena” tendría que erogar de Bs. 1.144 a Bs. 3.741: a mayor valor, mayor carga tributaria en el caso de transferencia (venta, etc.).

En el caso de los “valores unitarios de terreno”, si el inmueble tiene código 1-5 aplicable a zonas como otras del Centro, el monto subirá de Bs 949 a Bs. 2.879.