(ABI).- El director de Radio Bio Bio de Chile, Tomas Mosciatti, consideró el lunes que el gobierno chileno de Michel Bachelet no se quiere dar cuenta que Bolivia le gana “por goleada” en la demanda marítima boliviana, radicada desde 2013 en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, por una salida soberana al mar.

“Derrota tras derrota, acto tras acto, simpatía tras simpatía, eso es lo que está ocurriendo a favor de Bolivia y Perú no cumpliendo en parte el fallo de La Haya. El Gobierno no se da cuenta o no tiene tiempo para darse cuenta o no quiere darse cuenta que Bolivia nos está ganando por goleada”, remarcó a la Red Patria Nueva.

Mosciatti dijo que Chile perdió influencia en la comunidad internacional, porque está aislado en el diferendo que enfrenta contra Bolivia.

“Este aislamiento nos ha hecho perder muchísimo poder e influencia en los países vecinos. No es una novedad decir que Ecuador, un tradicional aliado de Chile, ya no lo es tanto ya no es amigo de nuestro país, que se ha alejado los últimos años”, sustentó.

Puso como ejemplo la reciente visita del canciller boliviano David Choquehuanca a Chile, invitado por organizaciones sociales.

Explicó que desde La Moneda remarcaron que la visita del jefe de la diplomacia boliviana tenía un propósito propagandístico, posición que a su juicio no tuvieron respaldo, ni siquiera de los chilenos.

“Declaraciones de poca consistencia en las reacciones chilenas, salvo unas declaraciones que parecen más bien declaraciones futbolísticas”, puntualizó.

En 1825, Bolivia nació a la vida independiente con una costa de aproximadamente 400 kilómetros sobre el océano Pacífico. 54 años después, en 1879, Chile invadió y ocupó por la fuerza el territorio del departamento de Litoral, desde entonces privó al país de un acceso soberano al mar y de un territorio de al menos 120.000 kilómetros cuadrados.

En 2013, Bolivia sentó a Chile ante La Haya, en busca de un “diálogo sincero” para resolver la demanda marítima boliviana.

Chile había objetado en 2014 la competencia de la CIJ para conocer la demanda marítima boliviana, y después de 14 meses, ese tribunal internacional rechazó ese recurso interpuesto por La Moneda.