El 49% de los consultados en una encuesta realizada en octubre pasado a nivel nacional se manifestó en términos de estar “muy de acuerdo” o “de acuerdo” al responder a la pregunta en relación a la modificación de la Constitución Política del Estado para habilitar a Evo Morales y Alvaro Garcia como candidatos en las elecciones generales a realizarse el diciembre de 2019, mientras que el 43% se pronunció por estar en “desacuerdo” y “muy en desacuerdo”, considerando que recién comienzan las campañas luego que la Asamblea Legislativa y las instancias del Tribunal Constitucional y el Tribunal Electoral han definido el contenido de la interrogante a ser presentada a la ciudadanía boliviana.

Tomando en cuenta que las encuestas son solamente un referente general, sobretodo si están bien realizadas, y que faltan cien días para el referéndum y que las tendencias se irán manifestando en el curso de los próximos meses, el piso inicial de la tendencia parece darle una ventaja para conseguir el respaldo popular a la habilitación de los candidatos oficialistas. Más aún si se toma en cuenta que en anteriores elecciones las encuestas marcaban niveles inferiores a los que daban los resultados finales de la preferencia del voto.

La fortaleza de respaldo a la alternativa del sí, según los datos de IPSOS con una muestra de 1.600 encuestados, se encuentran en las ciudades del eje troncal del país, La Paz con 50%, El Alto con 51% y Santa Cruz con 50%, y en la población rural con un 60%; en tanto que la preferencia por el no se encuentra en las ciudades de Cochabamba con el 64%, Sucre con el 73% y Potosí con el 86%.

El alto porcentaje del no en la ciudad de Potosí está relacionado con el conflicto que se produjo en junio pasado cuando el Comité Cívico Potosinista (COMCIPO) desencadenó un conflicto en demanda de atención a sus reivindicaciones regionales y particularmente la construcción de un aeropuerto en las cercanías de la ciudad y el alto porcentaje del sí en Santa Cruz refleja la importante actividad política y económica, nacional e internacional, que ha tenido esta ciudad en los últimos años.

Hasta ahora las fuerzas políticas y sociales que han tomado posiciones en torno a las alternativas de la consulta son las siguientes: por el Sí el Movimiento al Socialismo (MAS) y los Movimientos Sociales agrupados en el Pacto de Unidad y el Consejo Nacional por el Cambio (CONALCAM), encabezados por la Central Obrera Boliviana (COB) y la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), y por el No Unidad Demócrata (UD) de Rubén Costa, Gobernador de Santa Cruz, Unidad Nacional (UN) del cementero Samuel Doria Medina, Jhonny LLally de COMCIPO, Solidaridad (SOLBO) de Luis Revilla, Alcalde de La Paz, Democracia Cristiana (DC) de Jorge Quiroga y, de manera personal, Carlos Mesa.

Rubén Costa ha manifestado que la coordinación de la campaña por el No estará a cargo de Jhonny Llally, con quién ha coincidido en la perspectiva de avanzar en un proceso federalista en Bolivia, luego que en 2008 fracasó en su intento de generar la división de Bolivia en su intento de impulsar el separatismo apoyado por grupos paramilitares que persiguieron y golpearon a los collas y a policías residentes en Santa Cruz, e inclusive agredieron al Presidente.

*Sociólogo, docente de la UMSA, escribe en publicaciones de Bolivia y América Latina.