1.- Debe estar claro que el proceso que impulsa el gobierno del MAS para aprobar los Estatutos Autonómicos en La Paz, Oruro, Potosí y Cochabamba, está en consonancia con el proceso autonomista impulsada por los neoliberales, cuyo único objetivo es potenciar al Estado Capitalista Boliviano, dando ciertas facultades a las élites regionales (autonomías departamentales, regionales e indígenas). Con estas reformas estatales, la burguesía boliviana, intentaba cerrar los reclamos regionales frente al desigual desarrollo de Bolivia, y el surgimiento de zonas económicas fuertes y alejadas de la sede de gobierno (Santa Cruz), donde se explota el gas y el petróleo (Tarija, Chuquisaca)

2.- Este proceso de “descentralización”, coincide con los reclamos de los pueblos indígenas, que a estas alturas han abandonado en sus vertientes más radicales, el pedido de autogobierno y formación de nuevos estados nacionales, por las famosas autonomías indígenas y regionales. El pedido de la formación del Kollasuyu ha dado paso a la municipalización de estos reclamos, a la formación de municipios indígenas o al intento en algunos caso de autonomías regionales. El indigenismo clásico y el indianismo, han terminado potenciando y fortaleciendo al estado capitalista, en el intento de administrar pequeños presupuestos en el marco de los “objetivos” que se traza el gobierno central, han quedado reducidos en las pugnas por el control del municipio (al que folklóricamente ahora le han aumentado el apelativo de indígena).

3.- El llamado, “golpe cívico prefectural”, que enfrento a un sector de la burguesía agroexportadora con el gobierno de Evo Morales, fue una contradicción dentro de las filas burguesas, la derrota que sufrió esta fracción burguesa, con su aventura separatista y la masacre que propicio en Porvenir, no cerro la reivindicación autonomista. El MAS, y su proyecto luego de lograr acuerdos con esta fracción de la burguesía opositora, profundiza ahora las reformas al estado. (Estado plurinacional es meramente un apelativo sin significancia). El gobierno es el MAS interesado en que este 20 de diciembre gane el Si en el referéndum autonomista.

4.- Los estatutos autonómicos que serán votados este 20 de septiembre, tienen un nudo central, son el intento del MAS por aplicar a nivel departamental, los elementos de la Constitución del Estado Plurinacional, son en algunos casos una mala copia de esta constitución derechista y pactada entre el MAS y las oligarquías locales. Bajo ninguna óptica, garantiza el acceso a una salud y educación para todos (no está garantizado la gratuidad de estos servicios, borraron este concepto de la Constitución y de los estatutos que se votaran), a lo sumo se convertirá como ya lo han señalado varios analistas, en burocracias que necesitaran de fuentes de ingresos y para eso han sido facultados para crear nuevos impuestos, a nivel departamental.

5.- El MAS, ha tomado como una de las tareas fundamentales, el imponer estos estatutos, no le interesa como se señala que habrá poca afluencia de votantes, que de entrada la Corte Suprema Electoral (“renovada”) haya tenido que imponer maniobras para impedir el ejercicio de la libertad de expresión (se regimentó de manera mañuda y al estilo neoliberal, la posibilidad de que existan voces disidentes contra la aprobación). El propio gobierno le ha dado un carácter plebiscitario a estas elecciones. Antesala del referéndum re re electoral de Evo Morales (que por desesperación proyectan sea de manera inmediata, diciembre o enero del 2016). Peligrosamente, frente a la tendencia de superación de este populismo de patas cortas en las ciudades, el gobierno propicia en estos Estatutos, el sobredimensionamiento de la presencia del área rural ( en la asamblea legislativa departamental), error dado que el impulso del desenvolvimiento capitalista siempre tiene como eje las ciudad (principales o intermedias).

6.- Por los medios, estas elecciones del 20 de septiembre, serán la antesala a lo que los propios derechistas del MAS han definido como la madre de todas la batallas, el intento para perpetuar una o dos gestiones MAS a Evo Morales Aima. Saben muy bien que existe una tendencia marcada entre las y los trabajadores del Occidente del país que cansados de la corrupción de este gobierno (FONDIOC, barcazas china, clanes familiares, etc), que han comprobado en su experiencia el carácter pro capitalista y anti indígena del MAS (son diez años en el ejercicio del poder). Que frente a la crisis capitalista, como lo hizo en su momento Victor Paz Estensoro, pide a los bolivianos ajustarse los cinturones. Que en ese panorama, el régimen nacionalista ha entrado en un proceso de agotamiento político.

7.- En este panorama, para las y los trabajadores, está más urgente potenciar una alternativa política revolucionaria. Un Partido de los Trabajadores, con carácter revolucionario. Y de manera contundente este 20 de septiembre, votar NO, a los estatutos derechistas del MAS. Las voces, que propugnan un voto blanco o nulo, solo muestran el apego y subordinación a la legalidad burguesa por algunas corrientes políticas caducas.

El Partido de los Trabajadores, del Departamento de La Paz, llamamos a votar este 20 de septiembre, con un contundente No.

Por el Partido de los Trabajadores (La Paz)