Después de años de extraordinaria políticas de estímulo en todo el mundo – dirigidas a tirar de la demanda hacia adelante desde el futuro – crecimiento del comercio mundial se ha hundido aún más desde la última vez que nos referimos en febrero al tema. De hecho, año tras año, el crecimiento (interanual) de las exportaciones mundiales se acerca a cero.

Esto sucede incluso con todo “a la venta” y el crecimiento interanual de los precios de las exportaciones hundiéndose profundamente en territorio negativo (línea inferior). Después de unos cuatro años de caída de los precios de las exportaciones, la deflación de los mismos se ha vuelto casi tan intensa como en las simas de la crisis financiera mundial (CFM).

En esencia, la tarta del comercio mundial se está reduciendo. Incapaces de generar un crecimiento interno adecuado, las economías están tratando de apoderarse de un pedazo mayor de ese pastel a través de la devaluación competitiva. Como señalamos anteriormente, esto equivale a la guerra por otros medios, y todo lo que ha ocurrido recientemente es porque le ha llegado a China el turno de devaluar.

Como hemos demostrado, la deuda global ha crecido hasta unos 200 billones de dólares, y los ratios de deuda-PIB han aumentado en todas las principales economías. Estas deudas pueden ser pagadas a lo largo del tiempo bien generando un crecimiento real suficiente para hacerlo o bien deflacionando las deudas, de modo que puedan ser pagadas con una moneda que valga mucho menos.

Pero, como los “años yo-yo” demuestran, el crecimiento del PIB real ha ido desacelerándose durante décadas en las economías más avanzadas. Junto con los años yo-yo, los precios de las exportaciones muestran cada vez tendencias deflacionistas más graves, tanto en las economías avanzadas como en los mercados emergentes.

Dadas las circunstancias, en algún momento, todas las grandes economías tendrán que hacer frente al día del ajuste de cuentas. Aunque este viaje bien puede implicar una carrera para hacerse con una serie de activos “seguros” en el camino hacia su destino, muchas economías están dando vueltas, arrastradas por la corriente, alrededor del desagüe.

La última vez que la deflación del precio de las exportaciones fue esta intensa, el crecimiento del PIB chino no solo era aún más débil que en la actualidad, sino que además todas las economías del G-7 se encontraban en recesión. Es inquietante que la tarta del comercio mundial se esté reduciendo tan rápidamente hoy, sin que ninguna de las economías del G-7 este en recesión. Todavía.

* Economic Cycle Research Institute, fundado por el economista Geoffrey H. Moore (1914-2000), está dirigido actualmente por Lakshman Achuthan y Anirvan Banerji, autores de Beating the Business Cycle: How to Predict and Profit from Turning Points in the Economy. Traducción para www.sinpermiso.info: Gustavo Buster. https://www.businesscycle.com/ecri-news-events/news-details/economic-cycle-research-ecri-a-shrinking-trade-pie.