Hasta hace algún tiempo atrás, no era raro ver en la City de Londres a elegantes caballeros, banqueros y hombres de negocio con el bombín en la cabeza, el paraguas en la mano derecha y una copia dl Financial Times en el bolsillo. Muchas cosas han cambiado en la capital inglesa, hoy casi nadie lleva puesto el bombín, el paraguas se a vuelto un objeto incómodo y la mayoría de los bancos se han transferido a Canary Wharf, la nueva City a orillas del Támesis.

Pero una característica del matutino color salmón se ha mantenido constante, la lectura en las primeras horas de la mañana del Financial Times, el primer diario financiero de Europa. Ahora ese “icono” de Londres ha sido vendido a los japoneses del imperio mediático Nikkei por 844 millones de libras en efectivo (1.200 millones de Euros),

Propietario del Financial Times desde hace más de 60 años, era el inglés Pearson, líder mundial en el campo de la editoría escolar y científica. Su circulación total está sobre las 730 mil copias diaria de los cuales más de medio millón de suscripciones digitales.

El actual Director Ejecutivo ha declarado “estamos orgullosos que el Financial Times pueda continuar su éxito periodístico y comercial, en un sector marcado por el crecimiento explosivo de redes sociales y plataformas móviles y sobretodo que forme parte de una compañía de información global y digital como la Nikkei que tiene una larga tradición de calidad y de imparcialidad que controla diarios, revistas y televisiones, y estamos seguros de que continuerá con esta su tradición”.

Aunque no totalmente inesperada la noticia de la venta a los japoneses de Nkkei, ha sido recibida con sorpresa y algo de preocupación en el mundo financiero de la City de Londres y en la grande redacción del Financial Times.