(ABI).- Bolivia reafirmó el sábado su vocación por la liberación e integración de pueblos y Estados de América Latina y el Caribe, al tiempo de repudiar la geopolítica del chantaje, condicionamiento y división regionales.

“Nosotros promovemos la geopolítica de la integración y no de la invasión ni de la división”, afirmó su presidente Evo Morales en declaraciones a la ABI.

Los dichos del mandatario se registran a días de la llegada del papa Francisco y al cabo de una semana signada por su encuentro con el presidente del Paraguay, Horacio Cartes, con quien firmó un comunicado conjunto de invocación al libre acceso marítimo de los países mediterráneos.

Un día después de que su colega peruano Ollanta Humala señalara que el litigio de Bolivia y Chile por una salida soberana al Océano Pacífico en la Corte Internacional de Justicia en La Haya es un problema que atañe a La Paz y Santiago y dos semanas después de que el mismo líder peruano se pronunciara, por escrito, en contra de mantener invariable el aislamiento boliviano respecto del mar, Morales rechazó políticas interestatales del chantaje y el condicionamiento.

“El Estado Plurinacional de Bolivia tiene, por principio, una política de la liberación, no de la dominación, del chantaje ni del condicionamiento”, afirmó Morales que se aprestaba a recibir a Francisco que entre miércoles y sábado desarrollara una visita pastoral al país andino amazónico, mediterráneo desde 1879, cuando Chile invadió su entonces puerto de Antofagasta y adicionó a su soberanía territorial 400 km lineales de costa boliviana y 120.000 km2 de riquísimos territorios mineros.

Francisco, que visitará 3 de las 4 ciudades más pobladas de Bolivia, donde se encontrará incluso con movimientos sociales y hasta reos, se ha dicho a favor, desde sus tiempos de novicio, de enmendar la mediterraneidad de Bolivia como único factor latente contrario a la integración plena de América Latina y el Caribe.