(ABI).- El portavoz internacional de la demanda marítima y ex presidente boliviano, Carlos Mesa (2003-05), confirmó el lunes que el ex presidente chileno, Ricardo Lagos, ofreció a Bolivia una salida soberana al mar “inmediata” si Perú se avenía a entregar un corredor de 10 kilómetros de costa.

“De modo que el Presidente Lagos me habló a mí de que Chile estaba dispuesto a dar soberanía a Bolivia en territorio que fue antes peruano, si Perú aceptaba esa propuesta de un acceso soberano para Bolivia”, recordó en una entrevista con la estatal Red Patria Nueva.

Mesa rememoró aquella conversación con Lagos en el marco de la Cumbre Iberoamericana, el 14 de noviembre de 2003 en la ciudad de Santa Cruz, al este de Bolivia.

Mesa reveló que Lagos le dijo, palabras más, palabras menos, “‘yo estoy dispuesto a hablar de soberanía inmediatamente si usted consigue de Perú la aceptación de un corredor soberano para Bolivia que pase por lo que fue territorio peruano. Si hay un sí peruano habrá un sí chileno‘”.

El ex mandatario chileno (2000-2006), consideraba que se podría entregar una eventual salida con soberanía a Bolivia con permiso de Perú en el “límite de la Concordia”, a través de un corredor de 10 kilómetros de ancho, entre el territorio boliviano y la costa chilena, al extremo norte de Arica.

Aliado de Bolivia en la guerra del Pacífico sur (1879-93), que implicó el cercenamiento del litoral boliviano a favor de Chile, Perú se ha convertido en un factor para las aspiraciones de reintegración marítima del Palacio.

Bolivia intenta, por la vía judicial internacional, que Chile se siente a negociar de buena fe la cesión de una salida soberana al mar para Bolivia, asunto que concierne a Perú por efecto del tratado secreto o protocolo de Ancón de 1929, complementario al que Lima y Santiago firmaron en 1883, al cabo de la guerra, y que involucra la palabra y acción de Lima en caso que se vean comprometidos -en la eventualidad de una cesión- territorios que antes de 1879 pertenecieron a Perú.

El ex candidato presidencial de Chile, Marco Enríquez Ominami, votado el personaje más prominente de su país en 2014, postuló volver a la fórmula planteada por el dictador Augusto Pinochet, para restaurar la calidad marítima de Bolivia, en una inédita “reunión de 3” países, inclusive Perú.

“Primero una reunión de 3 que no ha habido nunca. Nunca se han juntado, con lápiz y un papel, los 3. Será por algo. Yo propongo, lo voy a proponer (si diera la oportunidad), una reunión en Tacna, Charaña o en Arica”, bajo la fórmula de 1976 establecida por Pinochet, en el célebre ‘Abrazo de Charaña‘ con su par boliviano Hugo Banzer, que implicaba ‘canje territorial‘, planteo al que se opuso Perú. Es decir “Charaña más Perú”, postuló Enríquez Ominami

Bolivia demanda a Chile una salida propia al Océano Pacífico.

El protocolo o Tratado secreto de Ancón, rubricado en 1929 por Lima y Santiago -40 años después de la guerra que dejó enclaustrada a Bolivia y que implicó a los 3 países- prescribe que Chile no podrá ceder a una ‘tercera potencia‘ parte ni todo el territorio que antes de 1879 perteneciera a Perú.

Chile invadió militarmente Bolivia en febrero de 1879 y Perú se implicó en el conflicto por efecto de un tratado de defensa mutua suscripto anteriormente con La Paz.

Lagos asistió en enero de 2006 a la posesión presidencial de Evo Morales en La Paz en un clima de confianza y, en retribución a ese gesto, el mandatario boliviano asistió semanas después a la ceremonia de investidura de Michelle Bachelet.

En 2006 Morales y Bachelet acordaron una agenda de 13 puntos sin exclusiones, que incluyó también el tema marítimo.